Alianza opositora: un hecho, ¿será?

22/01/2010

¿Por qué el PRI de Durango no lanzó la convocatoria para elegir a su candidato a gobernador el pasado 15 de enero y la postergó hasta febrero?

Dos razones fundamentales obligaron a los priistas a posponer la tan esperada convocatoria: la primera obedece a coyunturas de la política nacional y la segunda circunstancias locales; la inicial es por la inminencia que las dos dirigencias nacionales del PRD y PAN para ponerse de acuerdo para hace alianza en los estados de Durango, Puebla, Oaxaca e Hidalgo.

Cesar Nava líder nacional panista acaba de declarar que “la negociación más avanzada para lanzar un candidato común con el PRD es en Durango”  y dejó ver que será en la reunión extraordinaria del Comité Ejecutivo Nacional de su partido que se realizará el próximo lunes donde se aprobará.

Hortensia Aragón, secretaria general del partido del sol azteca a nivel nacional, reveló –hoy también- que la Comisión Política Nacional del PRD aprobó buscar alianzas que incluyan al PAN en los estados mencionados.

La segunda razón para aplazar la citada convocatoria fue la factible salida de José Rosas Aispuro del PRI, el expresidente municipal de Durango recientemente se justificó diciendo que “yo no me estoy saliendo, ellos me están sacando con las actitudes” refiriéndose a la dirigencia priista estatal. Rosas Aispuro a mediados de semana se entrevistó con Beatriz Paredes y se rumoró –a la fecha no hay confirmación- que lo había recibido el presidente Felipe Calderón en su despacho para “amarrar” la posible alianza. Lo que es cierto, es su acercamiento con la dirigencia nacional azul.

A todo esto hay que agregarle que el llamado Frente Ciudadano –cada vez más afanoso- no ha escatimado esfuerzos en invocar al “güero” Aispuro. Que con la incorporación de 20 asociaciones de la sociedad civil, de acuerdo a sus declaraciones, le pone más “sabor al caldo”.

Las cosas se le han complicado al gobernador. Necesita tiempo para manejar la estrategia. Una convocatoria el 15 de enero no más hubiera apresurado la salida de Aispuro de las filas y engrosado las fuerzas de la oposición. La estrategia de Ismael estará dirigida a “dividir para vencer” y así asegurar el terreno ganado durante su gestión que es poner a su gallo: Herrera Caldera. O compra a Aispuro o lo debilita, no hay más.

Muy inquietas están las aguas de la política en Durango.

La historia nos dice que la alternancia en el poder en los estados de la república donde se ha presentado ha sido de beneficio para los mismos. Son, hoy, entidades prosperas y pujantes. Pero en el caso de Durango, la oposición, si quiere ser una opción seria, deberá postular a un candidato con visión de estadista que convenza a la clase pensante, un reto grande y difícil.

Deja tu comentario

Loading...

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio