‘Chuletita’ fulmina a Ronaldinho

29/05/2015

Javier Orozco, de Santos, anota cuatro goles en el partido de ida de la final de la Liga mexicana (5-0)

Les llaman guerreros y esta noche han demostrado por qué. El club Santos salió a buscar sangre y propinó un golpe fulminante al Querétaro de Ronaldinho en el partido de ida de la final de la Liga Mx. Una inolvidable actuación de Javier Chuletita Orozco, que anotó cuatro de los cinco goles, puso una losa prácticamente imposible de levantar sobre los Gallos Blancos, que soñaba con la historia al llegar por primera vez a una final. El partido de vuelta será jugado sobre el césped queretano el domingo.

Ha sido un partido entretenido, jugado con soltura, de ida y vuelta. De esos que escasean en el fútbol mexicano. Ambos jugaron como lo que son, dos equipos que no tenían nada que perder. Santos se coló a la final después de haber quedado en el octavo puesto de la tabla general. Con autoridad eliminó en una postemporada casi perfecta a Tigres, el líder de la Liga y a Chivas de Guadalajara.

La gran estrella de la noche fue el delantero mexicano de 27 años Javier Orozco. Chuletita hizo suya el área de Querétaro en cuatro ocasiones. La primera gracias a la asistencia del caboverdiano Djanny Tavares. La segunda, gracias a las fallas defensivas de los Gallos, que le permitieron rematar con la cabeza una jugada a balón parado. La tercera por méritos propios al patear con autoridad un centro. Y la cuarta fue una repetición, por puro placer, del gol que abrió el marcador y que enseñó a Chuletita lo que anotar cuatro goles en un partido por primera vez en sus diez años de carrera. El argentino Diego González metió el quinto.

Ronaldinho, la estrella de Querétaro, un equipo que ha hecho nombre a golpe de chequera, observó la primera parte del encuentro desde el banquillo. Esa era la única parte del campo que el astro brasileño había visto en los últimos encuentros después de hacer un berrinche y abandonar el estadio en el medio tiempo en la serie contra el Pachuca tras ser relevado.

Víctor Manuel Vucetich, el técnico del Querétaro, conocido por sus eficaces estrategias de cabeza fría apostó por la desesperada y envió a Dinho a ver qué podía rescatar de lo que quedaba sobre el terreno del Estadio Corona. Pero fue muy tarde, el exbarcelonista trató de infundir energía a un equipo que ya estaba sobre la lona.

Agustín Marchesín, el arquero de Santos, ha sido el responsable de que Querétaro no haya recortado distancias. El portero argentino, que es considerado la mejor contratación del torneo, tuvo otra excelente actuación. Un manotazo sobre la línea que desvió un remate de Yasser Corona en el primer tiempo siguió manteniendo su portería sin goles en 377 minutos. La marca se acerca a un récord vigente desde hace trece años.

La Liga mexicana suele ser una ruleta rusa que acostumbra a las sorpresas. Es un fútbol flexible que no cree en la meritocracia sino en la suerte y en las grandes actuaciones. En esta ocasión, la soñada noche de Orozco convierte en un molesto trámite el partido de vuelta. El Querétaro deberá dejar el terreno del talento para incursionar en el de lo imposible. El tercer título de Santos será recordado como el de Chuletita.

El País

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio