Conoce el daño ecológico detrás del NAIM

4/06/2020

El ex presidente Enrique Peña Nieto prometió que el Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco sería moderno y, sobre todo, autosustentable, significando esto un increíble mejoramiento de la salud ecológica de la región, sin embargo, sin una manifestación de impacto ambiental y con el fin de obtener materiales pétreos para la construcción del NAIM se decidió explotar los cerros cercanos y crear minas a cielo abierto para extraer este material.

NAIM

Estas minas han causado no sólo un gran daño ecológico, sino también un daño a la salud de la población de la zona e incluso daño al patrimonio cultural, existe evidencia de que algunas de estas minas se asentaron sobre centros ceremoniales con dictámenes por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, fueron 205 bancos pétreos, de los cuales, más de la mitad actuaron de manera ilegal.

El suelo de Texcoco es altamente fangoso y para construir las pistas era necesario extraer una gran cantidad de lodo y en su lugar rellenarlo con material basáltico y tezontle, traído de estas minas a cielo abierto, a esto se le llama asentamiento acelerado, una técnica que consiste en comprimir el suelo para sacar la mayor cantidad de agua posible para, de esta manera, acelerar el asentamiento de la tierra.

José Antonio Ortega, Dr. en Ingeniería Ambiental fue parte del equipo que desarrollo el estudio de impacto ambiental y el estudio técnico justificativo para cambio de uso de suelo para el NAIM y él detalla que en ninguno de los estudios que se realizaron se garantizaba que el suelo de Texcoco dejara de hundirse, lo que se buscaba era que se hundiera de forma controlada y de manera conjunta, significando esto, por supuesto, un gran gasto en mantenimiento permanente.

Para realizar este procedimiento de asentamiento acelerado, la cantidad de tezontle necesario era monumental, aproximadamente se traían 5000 camiones diarios de este material para las obras del NAIM, resultando esto en un grave daño al ambiente y a la comunidad de Texcoco.

AIFA y su plan medio ambiental

El Aeropuerto Felipe Ángeles ha recibido la acreditación LEED (Leadership in Energy & Environmental Desing), esta sólo se les da a las construcciones que demuestran que han realizado los ajustes necesarios para ahorrar de manera significativa energía eléctrica, calorífica, agua, manejo de desechos y el uso de materiales amigables con el medio ambiente.

En Santa Lucía el suelo firme se encuentra a sólo 4 metros de profundidad, esto garantiza que las pistas tendrán un sustento mucho más fuerte, de hecho, según los ingenieros militares, estas pistas necesitarán mantenimiento después de 20 años de uso.

Dentro de las instalaciones del AIFA se construirán pozos de infiltración y galerías filtrantes para captar el agua pluvial e inyectarla al subsuelo en un estrato permeable, el objetivo es mantener los mantos acuíferos de la región y contribuir a la recarga de los mismos, también serán tratadas dentro del mismo aeropuerto las aguas negras y grises que se generen en el AIFA y serán reutilizadas con motivos de riego.

El Aeropuerto Santa Lucía tendrá una granja fotovoltaica remota de 28,000 m2, así como una planta de cogeneración eléctrica con gas natural, esto garantizará que se cumpla con el objetivo del Plan Nacional de Desarrollo, ya que se generarán 3,990,000 KWh/mes, lo cual representará el 45% de la demanda de electricidad para el AIFA.

Estas son sólo algunas de las medidas medio ambientales que se están implementando y aunque el AIFA significará un impacto ambiental, este no será tan drástico como el que representaría la construcción del NAIM.

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio