Desorden por Stress Electoral

21/06/2018

En estos tiempos en que la personalidad de nuestros contemporáneos es tan vulnerable, debido a la fragilidad de su estructura moral, a la conducta avalórica con que se maneja la sociedad moderna en que hasta un mínimo conflicto en la esfera mental hace trastorno en la personalidad, recuerdo una encuesta que no ha sido publicitada de los tres debates recientes, particularmente el último que fue considerado como el más bajo y agresivo desde que se tenga registro de esta actividad electoral, los sentimientos que allí están son ansiedad, impotencia, rabia y desconfianza; caldo de cultivo curiosamente necesario para moverse a votar; pero aquí hay un detalle importante, a pesar de esos sentimientos, no ha habido un incremento importante en las tendencias electorales, muchos de ellas ya aparentemente cerradas.

Dichas encuestas indican que el proceso electoral entre López Obrador y Ricardo Anaya han sido una fuente de stress importante. Y no es para menos, muchos ciudadanos creen que el apocalipsis llegó en alguna forma a acabar con su modo de vida, muchos creen que los peores candidatos son los que se están enfrentando en esta contienda, y no ven claridad de como el sistema político podrá frenar esta vorágine que se inició hace unos años.

El impacto para que más del 50% coloque a las elecciones como fuente de stress, incluso por encima del trabajo, la impunidad, la inseguridad, la corrupción, indica que en el sistema político está plenamente rebasado. Curiosamente, las personas que usan con regularidad las redes sociales tienden a identificar que las elecciones son más una fuente de stress (54%), que aquellos que no tienen cuentas (45%), por otro lado, los adultos mayores de más de 71 años son el grupo etario más estresado 59%, seguido de los millenials (19-37 años) en un 56%. Quizás el nivel de polarización que ha traído esta elección ha llevado a elevar el nivel de stress que la misma le genera a los votantes.

Mientras tanto, para los que se estresan y aún están interesados en la elección, los profesionales de la salud mental les sugiere: Limitar la exposición y el consumo de medios de comunicación – Lea e infórmese lo mínimo necesario o tome “pausas digitales” – Socialice en ambientes que no se hable de política y trate de ocupar su mente con otras cosas – Evite conversar o discutir sobre las elecciones si cree que esa conversación derivará en un aumento del conflicto – Racionalice cuanto tiempo de sus conversaciones con amigos, familia o compañeros de trabajo está dedicado a hablar de política – El stress y la ansiedad que le produce la incertidumbre de lo que sucederá en el futuro no es productivo – Canalice sus preocupaciones hacia actividades productivas o hagan una diferencia positiva – Haga activismo en causas de su interés o participe en las elecciones locales y regionales en dónde su trabajo puede tener un impacto significativo – Independientemente de lo que suceda, el poder tiene 3 ramas que se regulan entre ellas: No habrá caos en una transición a un nuevo gobierno.

Evite el ser catastrófico y trate de buscar un balance en sus opiniones y pensamientos. Acuda a su casilla para votar y vote, lleve su “botón” de “yo vote” con orgullo. Quizás algunas de estas recomendaciones puedan parecer ingenuas y tontas por algunos, pero la realidad es que ante altos niveles de polarización el stress tiende a elevarse, pero si eso no se canaliza, ese ciudadano se quedará frustrado, deprimido y probablemente migre a movimientos sociales. Acuérdese que México ha presentado altos niveles de estrés laboral a escala mundial. Más si le sumamos el stress inducido por el proceso electoral será más deletéreo para usted. Aequam memento rebus in arduis servare mentem – “Recuerda mantener la mente serena en momentos difíciles”

Deja tu comentario

Loading...

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio