Empresarios y secretarios acuden a boda de Paulina Fox

21/05/2006

En punto de las seis y cuarto arribó a la puerta de la catedral Basílica de Nuestra Señora de la Luz, de la ciudad de León, un flamante automóvil clásico, adornado con un gran moño blanco en la parte delantera y un arreglo floral hecho de rosas blancas, orquídeas y alhelíes, entre otras.

El primero en bajar fue el presidente Vicente Fox, quien vestido con un elegante frac y un ramillo de azahar en la solapa saludó con la mano a la población que desde las tres de la tarde ya esperaba curiosa el arribo a la catedral de Paulina Fox. Segundos después bajó Paulina, quien vestida con un traje de encaje color hueso y un largo velo diseño de la española Rosa Clará, y comprado en el Palacio de Hierro, también saludó con la mano a los curiosos que gritaban su nombre y tomó del brazo a su padre.

En el atrio ya los esperaban los padres del novio, Luis Carlos Aguilar Romero y Silvia Pizarro Suárez de Aguilar. También estaba Lilian de la Concha Estrada, madre de Paulina, Ana Cristina, Vicente y Rodrigo Fox de la Concha.

Al lado del cortejo familiar se encontraba Marta Sahagún de Fox, quien vestida con un elegante traje blanco con aplicaciones doradas sonreía, daba las gracias y saludaba a un grupo de mujeres que afuera de la iglesia les echaban porras.

La ceremonia oficiada por el padre Ignacio Camarena, L. C. duró aproximadamente 55 minutos, tiempo en que los desposados abandonaron el recinto religioso ante los aplausos de la concurrencia y las notas musicales de El Mesías Aleluya, de G. F. Hanndel, interpretado por la Sinfónica y coros del maestro Carlos Esteban.

Entre los invitados de honor estuvieron presentes miembros del gabinete presidencial, entre otros: Pedro Cerisola, Reyes Tamez, Rodolfo Elizondo, Fernando Canales Clariond y el general Clemente Vega, acompañados de sus respectivas esposas.

También estuvo el gobernador del estado de Guanajuato, Carlos Romero Hicks, con su esposa Fafi y algunos influyentes empresarios como Federico Saba y Roberto González Barrera, todos ellos con sus respectivas esposas.

Cabe mencionar que alrededor de las cuatro de la tarde en el rancho San Cristóbal se celebró el matrimonio civil de Paulina y Luis Carlos en presencia de un reducido grupo de invitados, entre los que estuvieron las familias de los novios y amigos cercanos.

La misa terminó con la lectura de la bendición que el Papa Benedicto XVI mandó a los desposados.

Antes de abandonar la iglesisa Paulina y Luis Carlos se acercaron a un cuadro con la imagen de la Virgen de Guadalupe para depositar el ramo de la recién desposada.

La feliz pareja salió del templo seguida por el cortejo de familiares y padrinos, entre los que estaban Lilián de la Concha, así como Vicente, Ana Cristina y Rodrigo Fox y por supuesto el Presidente de la República, Vicente Fox Quesada, quien llevaba del brazo a su esposa Marta Sahagún.

Luis Carlos Aguilar Romero y Silvia Pizarro Suárez de Aguilar, padres del desposado, salieron también del recinto religioso entre la multitud que se arremolinaba para ver a la familia presidencial.

En una calle donde \”¡Vicente, Vicente!\” y \”¡Paulina, Paulina!\” logró por momento acallar el ruido del tráfico, las camionetas de los escoltas del Estado Mayor Presidencial iban abriendo paso al automóvil de los novios y a la caravana de camionetas Suburban donde fueron transportados los 520 invitados que acudieron al banquete-boda celebrado en el rancho San Cristóbal.

La cena estuvo a cargo de la prestigiada casa de banquetes Les Croissants y la decoración de las mesas de la iglesia y de los automóviles fue una creación de Becki Lazraqui, y el coordinador de boda fue Arturo Garduño.

?

?

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio