Entre posadas, petróleo y reformas

14/12/2013

Tomas Bermúdez Izaguirre

Correo electrónico:tomymx@me.com

Si, así se nos fue el año, del retorno del águila a los Pinos, “El petróleo tiene un poder simbólico en México que no tiene en todos los países petroleros” México ha construido mitologías nacionales que, el petróleo es nuestro Y además  es el alma nacional “es como un problema de la quema de banderas ” Sin embargo las  encuestas muestran todavía una gran mayoría de los mexicanos en general, se oponen a la inversión extranjera en petróleo, pero las pasiones se están desvaneciendo. La reforma energética es la pieza central de una serie de cambios que el Presidente Peña Nieto ha impulsado a través de este año con resultados mixtos, incluyendo un esfuerzo para acabar con los monopolios de telecomunicaciones, aumentar los impuestos y debilitar el poder del sindicato de maestros en escuelas deficientes. Su  partido, el Revolucionario Institucional – que nacionalizó la industria del petróleo en el primer lugar, el establecimiento de México en su curso hacia la industrialización – se unió a los conservadores que han querido durante mucho tiempo los cambios, despojarse de una izquierda retorica y debilitada. El sentir de los mexicanos están cada vez más impaciente con la agenda del Presidente Peña Nieto y no se sienten los beneficios, ya que el crecimiento económico se ha desacelerado y la violencia que él se comprometió a abordar persiste en gran medida sin control. Pero él confía en que los cambios en la energía se inyecten nueva vida a la precaria economía. Otros presidentes han fracasado en asumir el monopolio del petróleo, un elemento vital para las arcas del gobierno y una piedra de toque para la mitología izquierdista.  La votación representa una gran victoria para el Presidente Peña Nieto, quien ha apostado su capital político del primer año en la transformación de una industria petrolera estatal que paga una tercera parte del presupuesto federal, pero ha sufrido una disminución en la producción, y está afectada por la corrupción y mala gestión. Dos décadas, después que México vendió los bancos y el monopolio telefónico, los mexicanos pagan más por el servicio bancario, crédito y el servicio de telefonía en toda latinoamericana, y temerosos que tendremos que pagar más por el gas, gasolina, etc. bajo la nueva ley. Los analistas de la industria del petróleo y del gobierno dicen que Pemex no puede hacerlo solo por más tiempo. La urgencia se deriva en parte de la revolución de la energía en los Estados Unidos, donde la energía barata está ayudando a las empresas estadounidenses. La producción petrolera de México ha disminuido en un 25 por ciento desde su máximo de 2004, a poco más de 2,5 millones de barriles al día. Pemex está gastando más para extraer menos: la inversión se ha más que duplicado en el mismo período de más de $ 20 mil millones al año. México cuenta con abundantes reservas de petróleo y gas natural, pero que son más difíciles y más caros para extraer, por debajo de las aguas del Golfo de México y atrapado en depósitos de una profundidad mayor. La nueva tecnología ha desbloqueado las fuentes de petróleo y gas en todo el mundo, particularmente en los Estados Unidos, pero Pemex no ha seguido el mismo ritmo. DICEN que las principales ventajas para nosotros los mexicanos con la reforma es reducir la importación de gasolina y gas natural. Así que ahora la inversión privada debería construir más refinerías en México para utilizar nuestro propio petróleo mexicano para producir gasolina para satisfacer la demanda interna. Eso crearía más puestos de trabajo en casa y también los precios de gasolina más bajos. Actualmente México exporta petróleo a una refinería en Texas, donde se convierte a la gasolina y revendidos de nuevo a nosotros en México, sino que se crean nuevos puestos de trabajo en el país, y si ¿no es así…? Timeo hominem unius libri. “Temo a los hombres de un solo libro.”

Deja tu comentario

Loading...

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio