Estados Unidos amenaza con romper el diálogo nuclear con Irán

10/07/2015

Teherán acusa a Washington de cambiar posiciones y hace frente común con Moscú mientras los negociadores incumplen otro plazo

El secretario de Estado de EE UU, John Kerry, dijo este jueves en Viena que está preparado para abandonar la mesa de negociaciones si no ve la posibilidad de un acuerdo próximo. Pero avisó de que no aceptará cualquier acuerdo bajo la presión de las prisas. Y confirmó que la última ronda de diálogo se prolongará hasta el viernes como mínimo. Por tercera vez en dos semanas, los negociadores incumplirán un plazo autoimpuesto.

La guerra de nervios se ha disparado. Mientras Estados Unidos amenaza con romper la baraja, Irán acusa a los estadounidenses de reabrir cuestiones ya acordadas y de falta de coordinación con el resto de potencias mundiales que participan en la negociación.

Una queja de los iraníes que EE UU y la UE añaden exigencias imprevistas. El ministro iraní de Exteriores, Javad Zarif, cree que EE UU ha cambiado de posiciones desde el miércoles, el día que Kerry y su equipo hablaron por videoconferencia con el presidente Barack Obama. Las divisiones ya no son entre el bloque de potencias mundiales —el grupo conocido como el P5+1— e Irán sino dentro del mismo P5+1.

“Son nuestros socios occidentales, que no apoyaron un borrador de resolución [del Consejo de Seguridad la ONU] del todo aceptable para las otras partes, los que están en falta, no Irán”, se lee en un mensaje de la cuenta de Twitter del ministerio de Exteriores ruso, atribuido al ministro Serguéi Lavrov.

El embargo a la importación y exportación de armas a Irán es uno de los obstáculos. EE UU y los europeos quieren mantenerlo en la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que levantará la mayoría de sanciones internacionales a Irán. Irán, con el apoyo de Rusia, defiende que el fin de las sanciones debe incluir el fin del embargo armamentístico.

Irán lleva más de un año medio negociando con las cinco potencias del Consejo de Seguridad de la ONU, la Unión Europea y Alemania. La ronda de Viena es el último esfuerzo para redactar el documento final y los anexos que la acompañan.

El acuerdo debe impedir el acceso de Irán a la bomba atómica. A cambio de los límites al programa nuclear de Irán, la ONU, la UE y EE UU se comprometen a eliminar o dejar en suspenso las sanciones que han ahogado la economía iraní y han aislado al país.

Lo que estos días se juegan EE UU e Irán en Viena va más allá del acuerdo nuclear. Ambos países rompieron las relaciones diplomáticas en 1980. Para EE UU Irán era hasta hace poco uno de los miembros ilustres del eje del mal. Para Irán EE UU era el Gran Satán. Un acuerdo en Viena legitimaría a Irán en la comunidad internacional y podría reordenar los equilibrios geopolíticos en Oriente Próximo.

“Todo el mundo está comprometido, todo el mundo entiende que lo que está en juego es histórico”, dijo la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en una entrevista con la cadena CNN.

“Cambiar la historia requiere audacia”, dijo un alto funcionario iraní a un grupo de periodistas.

La declaración de Kerry a la prensa zanjó las especulaciones que circularon durante todo el día sobre la inminencia de un acuerdo. El 9 de julio era el plazo fijado por el Congreso de EE UU para recibir el documento final. Por la diferencia horaria entre Viena y Washington, este plazo se cumpliría si el texto llegase al Congreso antes de las seis de la madrugada, hora de Viena, medianoche del jueves en Washington.

A tenor de las declaraciones de los negociadores, parece difícil que se cumpla este plazo. Esto significa que, tal como estipula una ley sobre el acuerdo con Irán, en vez de 30 días, los legisladores estadounidenses tendrán 60 días para examinar el acuerdo y plantear objeciones. No es lo que quería la Administración Obama, pero Kerry y su equipo han optado por seguir negociando en vez de apresurarse a suscribir un mal acuerdo por cumplir el plazo.

En un mensaje en Twitter, el negociador iraní Zarif escribió: “Estamos trabajando duro, pero sin prisas, para acabar el trabajo”. El mensaje añade enigmáticamente: “Apunten mis palabras; no puedes cambiar los caballos en medio de la corriente”.

La metáfora equina se refiere probablemente a los supuestos cambios de posición de EE UU. Al decir que no tiene prisas, Zarif coincide con Kerry.

“Ni nos precipitaremos ni dejaremos que nos metan prisas”, dijo el secretario de Estado. Pero añadió: “Esto no tiene un final abierto. El presidente Obama me lo dejó muy claro anoche: no podemos esperar para siempre a que se tome una decisión. Si no se toman decisiones difíciles, estamos absolutamente preparados a poner fin a este proceso”.

El País

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio