Felipe VI: “América es una emoción”

2/07/2015

Los Reyes España se despiden de su primera visita de Estado a México después de tres días de estancia en el país

“Para los españoles, América es una emoción”. Con estas palabras de Salvador de Madariaga, Felipe VI puso punto final a su visita de Estado a México. Después de tres días de estancia, los Reyes escogieron para despedirse la tranquila ciudad de Zacatecas, el punto neurálgico de la ruta que durante siglos unió la Ciudad de México con Santa Fe, en Estados Unidos. El recorrido, de carácter eminentemente cultural, dio una nota relajada a unas jornadas de alta intensidad, en las que el Rey ha apretado el acelerador diplomático sobre dos áreas estratégicas: la economía y la cultura.

A lo largo de los encuentros, ha quedado patente que México y España no solo mantienen una excelente relación, sino que tienen un gran potencial de crecimiento. Un camino que ambos países están dispuestos a recorrer. “Los vínculos entre España y México superan distancias, trascienden Gobiernos y prevalecen frente a cualquier coyuntura”, llegó a decir el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

En el centro de este idilio se encuentra la economía. México y España, aunque desde crisis muy distintas, afrontan un horizonte de recuperación y se pueden ayudar mutuamente. España tiene en el país norteamericano más de 5.000 empresas y unas inversiones al alza. Al mismo tiempo, España se ha convertido en una tierra de oportunidades para el dinero mexicano. Pese a los tópicos, México es un exportador neto de capital, y en la Península ha encontrado un buen tablero de juego, como demuestran la presencia de la Carlos Slim, el segundo hombre más rico del mundo, y Alberto Baillères, dueño de las mayores minas del planeta.

México y España, aunque desde crisis muy distintas, afrontan un horizonte de recuperación y se pueden ayudar mutuamente
El otro gran ángulo de la cooperación procede del idioma. “La lengua es, un patrimonio comúnde nuestros países y de una comunidad de naciones que tiene en ella una extraordinaria seña de identidad y una poderosa herramienta de proyección internacional”, afirmó este miércoles el Rey. Resultado de esta mirada común ha sido la presentación del Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española (Siele), el examen que a partir del próximo curso permitirá determinar el grado de conocimiento del castellano en cualquier punto del mundo.

Otro aspecto importante de la visita ha sido el homenaje del Rey, reiterado en sus principales discursos, a la labor intelectual del exilio republicano. Una diáspora que, aprisionada entre la represión franquista y una Europa en guerra, fue acogida por el general Lázaro Cárdenas. Su llegada deparó a México un florecimiento cultural, económico y social que aún es perceptible en muchos áreas del conocimiento.

“Hemos vivido tres días intensos y apasionantes; tres días en los que hemos reforzado nuestros lazos económicos y empresariales, ampliado nuestros horizontes comunes y nuestros compromisos de futuro para el nuevo mundo en el que vivimos. No es mucho tiempo, pero hemos acercado mucho más a los mexicanos y a los españoles; hemos aproximado mucho más a dos pueblos hermanos que se admiran, se respetan y se quieren”, declaró Felipe VI, quien, antes de partir, no dudo en despedirse ante Peña Nieto con un sonoro: “¡Hasta siempre, hasta pronto, México!”.

El País

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio