Feria Durango 2014, entre mentiras y fraude

10/08/2014

Muchos son los hechos y datos que revelan que la Feria Nacional Durango Villista 2014 fue corrompida por sus organizadores y se convirtió en una celebración impopular que dejo muy mal sabor de boca a muchos duranguenses.

La feria de nuestra ciudad es una de las celebraciones más impopulares y caras en el país. En lugar de promover la asistencia, especialmente para las familias de menos recursos, las autoridades tomaron medidas totalmente opuestas, la entrada a las instalaciones subió de 15 a 20 pesos y el estacionamiento de 30 a 35 pesos.

La pobre asistencia al recinto motivó a que el órgano de dirección de la feria reculara y facilitara la entrada gratis a  110 mil personas en total: 60 mil el 30 de julio y el 7 agosto 50 mil visitantes.

La desorganización fue la principal característica de la mal llamada “feria villista”. La cancelación de artistas de talla internacional como Marco Antonio Solís y Joan Sebastián fue muy dudosa, a muchos sorprendió el dato que nunca fueron contratados.

Diversas fueron las causas de la cancelación de otros artistas pero llamó la atención la suspensión del Komander y del TRI provocada por la falta de seguridad.

A pesar que se regalaron boletos para Yuri, Yuridia, Pablo Montero, Diego Verdager y Amanda Miguel sus presentaciones estuvieron con muchas butacas vacías.

El colmo de la desesperación. En algunos espectáculos como el homenaje a Lorenzo de Monteclaro los organizadores tuvieron que acarrear gente en camiones con ayuda de líderes de colonias para evitar el desagrie y la mala imagen.  

El trato déspota con los medios de comunicación y con socios empresarios del Director de Ferias y Espectáculos, Rodrigo García Ibarra, provocó la desinformación y la cancelación de media docena de cantantes y bandas, entre las que se encontraba Julio Preciado.

El fracaso de la FENADU 2014 tiene una causa política: no representa ninguna importancia para las autoridades especialmente en este año que no es electorero.

Se debe retomar el espíritu de festejo duranguense donde las familias, todas sin marginar a nadie con precios excesivos, convivan y se diviertan en la celebración de la fundación de nuestra ciudad. Ojalá las autoridades tomen en cuenta la crítica de todos.

Deja tu comentario

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio