José Ramón Enríquez, de aprendiz a candidato

22/03/2018

Días decisivos para el futuro del todavía alcalde capitalino e inminente candidato al Senado por Durango José Ramón Enríquez Herrera acaban poner a prueba su oficio político: la perdida de espacios en las candidaturas locales y federales, enfrentamiento con la cúpula empresarial de Durango, creciente inseguridad y su enfrentamiento por este tema con un sector importante de periodistas.
Todas estas circunstancias provocaron un estruendo en el interior del médico y de su equipo íntimo, pues los fracasos crecían imparablemente. Había dos caminos: Uno aferrarse con necedad a su postura y tener como consecuencia más desgaste con los sectores de la sociedad duranguense; o dos, ceder, negociar para detener en seco el clima de deterioro de su imagen y tomar la candidatura senatorial con más elementos a su favor.

Veamos…

Primer golpe a Enríquez Herrera. Sus cartas fuertes para candidaturas dentro del Partido Acción Nacional, Claudia Hernández Espino y Luis Galindo, Secretaria de Ayuntamiento y Director de Desarrollo Social, fueron rechazados por la dirigencia panista y desplazados por la nueva aplanadora dentro del PAN local a la cual le llamaremos “Aispurista”. Primera lección: Menospreciar la fuerza del gobernador en turno en su partido es un error, como ejemplo vea a sus contrincantes priistas.

Segundo porrazo. El conflicto con la clase empresarial particularmente con el dueño del Hotel Gobernador, Victoria Express y en construcción Hampton resultó todo una pifia y una derrota. Igual, sus asesores no midieron que el empresario pudiera juntar a su causa a gran parte del sector patronal además de todo el apoyo político del gobernador, esto no es poca cosa. El desgaste en los medios hizo que el fracaso llegara a la frustración que lo llevaron a cometer actos carentes de tino y prudencia política. El robo a una gasolinera de Jaime Mijares todavía no se aclara. El conflicto termino dando atrás con la sanción administrativa que inició la batalla.

Garrote. Solo mencionaremos el final de este capítulo: la destitución de Cecilia Soto Mendoza como Directora Municipal de Seguridad Pública luego de un conflicto con un sector importante del periodismo local provocado por tratar de maquillar los fracasos de la administración municipal en materia de seguridad pública. Nuevamente tuvo que recular y aceptar tácitamente el error.
A pesar de todos estos reveses dejaron en pie y con las encuestas a su favor al oftalmólogo, tomará en unos días su candidatura. Los días de conflicto acabaron y llegarán acuerdos, negociaciones y promesas de campaña. Las clases del quehacer político por parte del jefe político de la entidad -permítanme la redundancia- también terminaron.

Deja tu comentario

Loading...

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio