La “caza” de Bin Laden, salvación de Obama

24/01/2010

Urge al presidente dar un gran golpe para revertir el desencanto estadounidense.

La cacería de Osama bin Laden y sus principales lugartenientes se ha convertido en una de las prioridades, pero también en un quebradero de cabeza para la administración de Barack Obama, que se encuentra urgida de un golpe espectacular para tratar de contener la creciente frustración por las promesas incumplidas y evitar la pérdida de la mayoría demócrata en el Congreso en las elecciones de noviembre próximo.

Sin embargo, las legendarias dotes escurridizas del líder de Al-Qaeda y sus alianzas con movimientos integristas que se extienden desde Afganistán hasta Yemen, dificultan su localización mientras la CIA aún no se recupera del peor golpe en su historia reciente con la muerte, en diciembre pasado, de siete de sus agentes que cayeron víctimas de las conspiraciones y celadas de informantes y agentes dobles que les llevaron a la muerte mientras les prometían la cabeza del número dos de Bin Laden.

Entre los muertos, la comandante de la base de la CIA situada en Jost, al este de Afganistán. Esta experimentada agente —madre de tres hijos—, formó parte de la Alec Station, la ultrasecreta unidad que se creó en 1996 y fue disuelta en 2006 tras una década de fallidos intentos por eliminar a Bin Laden.

Tras sus huellas

Su regreso a la caza de Bin Laden se produjo con el inicio de la administración Obama, que ordenó redoblar esfuerzos en la búsqueda del líder de Al-Qaeda.

Detrás de la operación, que tenía como objetivo eliminar a Al-Zawahiri, el número dos de Al-Qaeda, se encontraba Humam Jalil Abu Mulal al-Balawi, un médico de origen jordano que había sido reclutado por los servicios secretos jordanos que, a su vez, lo recomendaron como “fuente altamente valiosa” para la CIA.

En el atentado perpetrado por Humam Jalil, murió Ali bin Zaid, un alto oficial de inteligencia jordano que era primo del Rey Abdullah de Jordania.

En la larga y frustrante cacería de Osama bin Laden, la masacre del pasado 30 de diciembre ha marcado el peor momento para los servicios de inteligencia de EU. Mucho peor, incluso, que el desastre militar que permitió a Bin Laden escabullirse en diciembre de 2001 frente a las narices del Ejército estadounidense y a través de las escarpadas montañas de Tora Bora, para refugiarse en el vecino Paquistán y dejar con las manos vacías a la administración de George W. Bush.

10 años sin éxito

Durante casi una década, la fallida captura de Bin Laden ha sido fuente de frustración en la lucha global contra el terrorismo de Al-Qaeda. Y, hasta ahora, la única explicación que han ofrecido tanto funcionarios de la administración de George W. Bush como del actual presidente, Barack Obama, es que simple y sencillamente no conocen el paradero del máximo líder de Al-Qaeda:

“Si lo supiéramos, ya lo habríamos capturado”, aseguró recientemente el secretario de Defensa, Robert Gates.

Hace casi dos meses, el principal asesor de seguridad nacional del presidente Obama, el general retirado, James Jones, desvelaba por primera vez durante una entrevista con la cadena CNN los renovados esfuerzos del gobierno por dar con el paradero de Bin Laden.

“Sabemos que se mueve entre Afganistán y Paquistán, más específicamente en la zona de Waziristán”, señaló Jones quien, hasta ese momento, se nutría de la información que le suministraba la CIA desde su base en Afganistán.

Tres semanas después de estas revelaciones, esta base de operaciones y sus altos mandos, morían en el atentado que convertiría en “héroe y mártir” de Al-Qaeda a Humam Jalil Abu Mulal al Balawi, un médico jordano de 32 años, que consiguió infiltrarse como agente doble para descabezar a la más importante unidad de inteligencia de la CIA que le seguía la pista a Bin Laden y propinar a EU un revés espectacular que ha vuelto a colocar a la administración de Obama en la casilla de salida de la cacería que durante casi 20 años ha mantenido EU contra el líder de Al-Qaeda.

El Universal

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio