La falta de una regulación adecuada del juego online ayuda a la proliferación de los sitios ilegales en México

10/05/2018

La industria de los juegos online parece expandirse con un ritmo muy vertiginoso y cada vez hay más países que se suman a la regulación de las plataformas que ofrecen juegos y apuestas online con dinero real. Los países europeos cuentan ya con una regulación nacional propia y los casinos y casas de apuestas en línea se ofrecen allí de forma legal. Pero la situación legal de la industria del juego en los países de América Latina es bastante diferente de la realidad europea.

La regulación como tal falta en muchos países latinoamericanos y donde sí existe parece ser muy limitada e insuficiente. Desgraciadamente esto permite la propagación de los sitios de casino y casas de apuestas ilegales donde el país no controla el dinero jugado para cobrar impuestos ni tampoco tiene registro de los jugadores para poder resolver cualquier demanda judicial por parte de los usuarios defraudados. Los casinos legales por ejemplo en el mercado español como los que encontramos listados en la guía http://www.casinos.com.es/ son algunos de los mayores nombres en la industria internacional y cuentan con millones de usuarios registrados en todo el mundo, y para proteger su buena reputación no permiten los fraudes todo al contrario de los fraudulentos.

La legalización del juego española exige el cumplimiento de varios requisitos legales y técnicos por parte de los operadores para que estos obtengan licencias y permisos. Una de las exigencias estatales en España es de que los sitios legales deben tener plataformas exclusivas para el mercado español con dominios con extensión ‘.es’ y que deben aceptar solo residentes del territorio español. De esta manera los jugadores hispanohablantes como de México por ejemplo no pueden jugar en estos casinos legales en España. Al mismo tiempo los sitios de casino en línea mejicanos no son regulados y el estado pierde la oportunidad de recaudar impuestos de la actividad de los casinos online.

Por otra parte, los propios operadores tampoco se benefician de la existencia de una buena regulación ya que la ilegalidad de muchos sitios les hace perder a muchos usuarios y por lo tanto muchos ingresos que podrían realizar no llegan hasta sus cuentas. En el mercado mejicano el 90 por ciento son los sitios ilegales en Internet y de esto se ven perjudicados también los casinos físicos legales que pierden a muchos de sus clientes porque se van a los casinos online ilegales para evitar pagar impuestos. El interés de los usuarios en los juegos y apuestas online es cada vez mayor y se centra en los juegos de mesa como el blackjack, las máquinas tragamonedas y las apuestas en deportes y caballos.

La regulación del juego en México es bastante anticuada ya que no ha sido actualizada desde 1947 del siglo pasado y esto es otro factor que impide el desarrollo de la industria, aunque el país ocupa el tercer puesto entre los países latinoamericanos después de Argentina y Chile. Alguno de los mayores operadores españoles como Codere ya ha conquistado una gran parte del mercado mexicano donde compite con la empresa mexicana Caliente. Sin embargo, el impuesto que deben pagar los operadores para operar de manera legal en México sigue siendo muy alto: un 30% de Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), más el 2% sobre las apuestas realizadas. Con esta alta tributación la mayoría de los operadores conocidos internacionalmente se mantienen alejados del mercado para evitar unas pérdidas de ganancias.

Deja tu comentario

Loading...

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio