La insurrección llega a Trípoli

1/03/2011

Las fuerzas rebeldes aumentaban su cerco sobre Muamar Gadafi, mientras EU congeló 30 mil mdd de fondos libios y el Pentágono revisaba con la OTAN opciones para precipitar la caída del régimen.

La insurrección contra el coronel Muamar Gadafi controlaba ayer vastos territorios de Libia y el grueso de los pozos petroleros, además de contar con el apoyo creciente de Europa y Estados Unidos, que estudiaba todas las opciones, incluida la militar.

Gadafi y sus fuerzas no controlan ya más que Trípoli y su región. Según anunció la Comisión Europea, el régimen de Gadafi perdió el control de los mayores yacimientos de petróleo de Libia, en manos de la insurrección. Ésta reanudó anoche las exportaciones de crudo, paralizadas poco después de la revuelta que inició el 14 de febrero, con un carguero que partía con destino a China.

El Consejo Nacional de transición, formado el domingo por las “ciudades liberadas” está planeando su marcha final sobre Trípoli, donde Gadafi, 68 años, en el poder desde 1969, se halla pertrechado y sin dar señales hasta ayer de rendirse.

La sublevación tomó rápidamente el control del este de Libia y se ha extendido a varias ciudades del oeste, feudo tradicional de Gadafi.

El Pentágono estaba posicionando ayer fuerzas navales y aéreas en torno de Libia “para tener la flexibilidad necesaria una vez se hayan tomado las decisiones”, dijo a la prensa su vocero, Dave Laplan.

La secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, dijo ayer en Ginebra que de todos modos no estaba prevista ningún acción militar que implicase navíos de su país.

De su lado, Francia afirmó que se estudiaban todas las opciones para hacer partir a Gadafi e Italia dijo estar a favor de cerrar el espacio aéreo, “útil” para evitar bombardeos sobre el este.

Luego de las Naciones Unidas y Washington, la Unión Europea (UE) adoptó un embargo de armas contra Libia, así como la congelación de los haberes y la prohibición de visados contra Gadafi y 25 allegados suyos.

Estados Unidos también bloqueó ayer 30 mil millones de dólares de activos libios tras las sanciones anunciadas el viernes por la Casa Blanca contra Gadafi, informó un alto responsable del Tesoro en Washington.

En el terreno, fuentes concordantes en Bengasi dijeron que la aviación de Gadafi bombardeó depósitos de municiones en zonas controladas por la rebelión.

Fuentes opositoras dijeron además que un helicóptero militar que había lanzado cohetes contra una antena de transmisión de radio cerca de Misrata (150 km al este de Trípoli) había sido alcanzado por los cañones antiaéreos rebeldes, que preparan “una marcha para liberar Trípoli”, dijo en Nalut, a 60 km de la frontera con Túnez, un miembro del comité revolucionario local.

En el oeste, “Al Rhibat, Kabaw, Jado, Rogban, Zentan, Yefren, Kekla, Gherien y Hawamed han sido liberadas hace varios días. En todas esas ciudades las fuerzas de Gadafi se fueron y se creó un comité revolucionario”, añadió.

Pero frente a la creciente presión interna y externa, Gadafi se mantenía inflexible: “Todo mi pueblo me adora. Morirían por protegerme”, dijo ayer el asediado coronel en entrevista con la cadena estadunidense ABC.

Francia y EU también anunciaron ayer que enviarán equipos humanitarios a Bengasi y las fronteras de Libia con Túnez y Egipto.

La crisis ha provocado hasta ahora centenares de muertos y el éxodo de más de 100 mil personas, en su mayoría inmigrantes, según informó el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

“Estratégico”, apoyar las revueltas: Clinton

••• La canciller de EU, Hillary Clinton, instó ayer en Ginebra, ante el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, a preparar “medidas adicionales” para terminar con la violencia en Libia y a apoyar las transiciones hacia la democracia en los países árabes por ser un “imperativo estratégico”.

“Debemos trabajar todos juntos (en) medidas adicionales para que el gobierno de Gadafi rinda cuentas, para prestar ayuda humanitaria y para apoyar al pueblo libio en su búsqueda de una transición hacia la democracia”, afirmó.

“Vamos a seguir explorando todas las opciones posibles de acciones. Como ya dijimos no se descarta nada mientras el gobierno libio siga amenazando y matando a ciudadanos libios”, insistió.

“Nuestros valores y nuestros intereses convergen, porque apoyar estas transiciones no es sólo un tema de ideales, es un imperativo estratégico”, agregó en alusión a las crisis en Túnez, Egipto, Baréin, Yemen y Omán, entre otras.

Milenio

 

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio