La realidad que viene

28/09/2012

Por: Tomas Bermúdez Izaguirre

Mexicanos: mas sagaces que nosotros, es el destino que nos rige, nos deja nuevamente subir, luego nos baja, pero no se acomoda a situaciones mas perversas, ni se serena, porque su meta esta mas allá, en lo incorruptible y eterno. Y si bien se mira, tal es la ley de cuanto alienta. Falso todo reposo, salvo el de Dios. Fatal la reyerta en todo lo que el se ha alejado.

La paz de los astros es ilusión que se disipa cuando pensamos en torbellinos que conmueven los astros y los agujeros negros. Y es cada micropartícula sub-atómica desequilibrio permanente, catastrófico y constructivo de la antimateria; destructivo también a veces, como el destino de una vida que no supo emplearse; pero lo cierto es que ningún fragmento del Universo se halla satisfecho, cada partícula de la pluralidad corre y se revuelve incapaz de hallar dentro de si su misión. Y en el orden humano, el drama, la corrupción, la inseguridad, la pobreza se acrecienta.

De allí que han imbuido esta nota. El Mexicano justo no encuentra donde reposar la cabeza, pero también el infame se agita, solo que es estéril ajetrear. Y, en suma, todo afana en la creación. Y ya que es falaz todo reposo, es mejor decidirse a la pelea noble, a la manera del Arcángel que lleva en la mano espada de fuego y en el corazón la justicia, en la mente de la luz. Sin presumir de hacerla de jueces, que no lo somos ni de nuestra fracasada generación, hace falta nuestro ánimo en el ejercicio más alto que es el de la verdad y la justicia social, frente a la iniquidad, la mentira y corrupción de la clase política reinante durante la última docena de años.

Si resultase que los mas altos valores de la conciencia cívica son nada mas que fantasmas, mejor es delirar entre fantasmas que ser cómplices de esos parias. Si el ideal no ha de cumplirse jamás, mejor es padecer la perpetua tensión de la imposible resignación a un reposo vil. Se puede perder la Patria, pero no se debe renunciar al logos. Desprecio a las autoridades que sean poderes de iniquidad o de estulticia, pero temo traicionar a mi conciencia. ¡Indigno el que busca complacer al ignominioso en vez de denunciarlo! ¡Dichoso quien ve hundirse su barca en el mar de la traición, corrupción, cobardía y no desiste de condenar la injusticia, el error, el engaño! Sobre todo hoy que los poderosos del momento, incapaces siquiera de la osadía y la soberbia que manda al cadalso de la pobreza al ciudadano bien nacido, se proclaman ellos, los buenos, pero hieren desde la emboscada económica impune y la calumnia. Para desafiarlos hacen falta las lenguas de fuego que son la señal del profeta.

Recibir de ellos el daño es ganarse la gloria. Lanzada a la brega, la verdad no puede ser serena, debe ser agitada como la tempestad y luminosa como el relámpago y firme como el rayo que derriba las torres de la Soberbia de la clase política. Sres. Legisladores de la nuevas cámaras, No nos hagan mas pobres de lo que lo somos, apoyen proyectos factibles de crecimiento, inventen un futuro económico para nuestros vástagos, por favor: No causen otra hemorragia mortal de la clase económica media, el contribuyente cautivo, el pequeño industrial y del pequeño comerciante, Me pregunto: ¿Entonces, en qué beneficiaría el impulsar esta reforma laboral en México? ¿Realmente impulsaría la productividad y el empleo en el sector productivo? Y sobre todo ¿Quién sería el más beneficiado? ¿Los patrones o nosotros, los trabajadores? No se olviden que la patria esta teñida de ríos caudalosos de hematíes y cavado de fosas clandestinas de cadáveres insepultos, cuando en ausencia de todos los oropeles y parafernalias, de este México actual, posiblemente el hombre que llego democráticamente al ejecutivo quizá salve al sistema y nos retire de nuestro eterno muro de las lamentaciones mejicanas…Pauca, sed bona. “Pocas cosas, pero buenas”

Correo electronico:tomymx@me.com

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio