La recesión que nos alcanza

Recesión, en macroeconomía, es la disminución generalizada de la actividad económica de un país o región, medida a través de la disminución, en tasa anual, del Producto Interior Bruto (PIB) real, durante un periodo suficientemente prolongado. No existe acuerdo en la doctrina acerca de cuál es dicho periodo, si bien, con el tiempo ha venido a extenderse la opinión emitida por Julius Shiskin en un artículo publicado en el diario New York Times en 1975 en torno a dos trimestres consecutivos de caída como plazo definitorio para el término. Por que tanto miedo a pronunciar esa palabra en las altas esferas económicas oficiales, Cuando se presenta una recesión, el consumidor preso del temor por futuro económico, deja de gastar, la sociedad ya no consume, y al disminuirse el consumo, las empresas se quedan con un inventario que nadie quiere comprar, provocando el colapso del sector empresarial, llevando el despido de miles de trabajadores e inclusive al cierre de muchas empresas. El cierre de empresas, el despido de trabajadores acrecientan más la crisis. Nadie querrá invertir en Mexico, ni gastar más de lo necesario. Muchas personas no podrán pagar sus créditos, nadie querrá tomar nuevos créditos por lo que el sector financiero que es uno de los elementos que mueve la economía, puede colapsar también. La reforma fiscal desgraciadamente ha inhibido los incentivos para invertir y limitó el consumo de los hogares. El destino del gasto público no ha sido el más efectivo para promover el crecimiento.
En todos los medios oficiales, los funcionarios niegan la existencia de una recesión a pesar de lo que dicen las cifras. Sin embargo, son los primeros en señalar los mismos indicadores cuando estos marcan una recuperación y más todavía si es una buena expansión. En principio, hablar bien de la economía y las perspectivas es parte de su trabajo. Si no lo hacen ellos, ¿quiénes? Al igual, el mando político, ya que su costo, es sumamente prioritario pues el año que viene vienen las elecciones “intermedias” y las locales y lógicamente el devenir económico del país va a ser una bandera política o posiblemente punto principal de campañas mediaticas, el ciudadano común corriente ya esta harto de tanto teatro legislativo con la reformas y contrarreformas estructurales, en lo practico se preguntan estamos flotando en petróleo… ¿pero nos suben la gasolina? En la Política tanta discusión que lo que era el IFE a ahora se llama INE, antes era ciudadanizado y ahora es “partidizado” ¿pero? siguen los mismos plurinominales, los candidatos ciudadanizados piden una serie de requisitos imposibles de llenar y los sueldos de estos señores del INE van a seguir cobrando igual que la alta aristocracia política del país. Si, aun hay tiempo de iniciar una corrección de rumbo, tener un pensamiento para el bienestar y satisfacción del ciudadano, y anteponerlo de cualquier interés mezquino de los corporativos globalizantes, que desde el exterior pretenden dirigirnos… Si fallor sum “Si me equivoco, es que existo”

Tomas Bermudez Izaguirre
Correo electrónico:tomymx@me.com

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio