Author Fecha 26/07/2011

Los agentes asignados en la Ciudad de México por la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) del Departamento de Justicia de Estados Unidos aseguraron este martes que la dependencia los engañó, y pidieron perdón a las autoridades y a los mexicanos por el controvertido programa de tráfico de armas Rápido y Furioso. 

Durante una audiencia del Comité de Supervisión y de Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes, el agente Darren D. Gil, exagregado de la ATF en México, y Carlos Canino, actual agregado, se declararon estupefactos por la aprobación del programa, del cual no fueron informados.

“Quisiera pedir perdón a mis excolegas mexicanos y a los mexicanos en general por la operación Rápido y Furioso”, dijo Gil al iniciar su comparecencia ante el panel. “Ojalá entiendan que este programa era secreto para la mayor parte de la ATF, incluidos nosotros” en México, agregó.

“Aunque estábamos al tanto de la investigación, nunca nos enteramos de la política de dejar que fluyeran las armas”, dijo el agente Carlos Canino.

“Nuestros colegas en Phoenix no nos dijeron nada porque creo que pensaban que le diríamos a nuestras contrapartes mexicanas”, dijo el agregado ante legisladores estadounidenses.

El programa “destruyó nuestra credibilidad frente a las autoridades mexicanas y frente a la población mexicana”, afirmó. “La seguridad de la población debe estar primero”, agregó.

El comité del Congreso de EU que investiga la operación aseguró este martes la misma teoría: que los funcionarios no informaron a sus contrapartes mexicanos del operativo. “No solo fueron engañados por sus colegas, también fueron frustrados sus intentos de saber qué era lo que estaba pasando”, apuntó el comité.

Rápido y Furioso comenzó a finales de 2009 y concluyó en enero pasado. Los investigadores afirman que la ATF permitió que 2,500 armas fueran compradas ilegalmente y transportadas a México, donde grupos de narcotraficantes fuertemente armados combaten entre ellos y con las autoridades por el control de las calles desde hace varios años.

“Como resultado de la operación, el cártel de Sinaloa pudo haber recibido tantas armas como las necesarias para el 75º Regimiento Ranger” del Ejército de Estados Unidos que tiene alrededor de 2,500 integrantes, afirmó durante la comparecencia el actual agregado en México de la ATF.

“De esas 2,500 armas, al menos 34 eran rifles calibre .50 para francotirador. Ese es el número de rifles que un regimiento de Infantería de Marina lleva a combate. Creo que lo que pasó aquí fue inexcusable y nosotros en México no tomamos parte en esto”, afirmó Canino.

El programa se cerró tras el asesinato en diciembre pasado del agente de la patrulla fronteriza Brian Terry. “La muerte del agente de la patrulla fronteriza Brian Terry es una de las que voy a lamentar el resto de mi vida”, dijo durante la audiencia William Newell, exagente de la ATF en Phoenix. “Expreso mi más sentido pésame a la familia de Terry, y ojalá Dios lo bendiga a él y a su familia en estos tiempos tan difíciles.

El programa Rápido y Furioso es objeto de investigación del Congreso desde diciembre pasado, cuando dos armas de la operación fueron encontradas en la escena del asesinato de dos agentes fronterizos en Arizona. Más de 2,000 armas pudieron haber llegado a manos de integrantes de los cárteles de la droga como resultado del programa, que incluyó que agentes de la ATF permitieran el libre tránsito de armas a México.

CNN México

TE PUEDE INTERESAR...

Categoria: El Mundo

Deja un comentario


Paloma # 408 Zona Centro
Durango, Durango México C.P. 34000
Tel:618 8 11 64 78
email: durangoaldia@gmail.com
Durango al día, asociado a Comunicadores y Periodistas Digitales A.C.



Durango Al Día Trabaja Sobre Diseño y desarrollo por:Elephant Developers (@medgarin y @jon1wt)