Los excesos del “nuevo-viejo” sistema

18/09/2012

Por: Ernesto Moreno Chairez.

Se dice, se rumora, que el presidente electo inició su primer gira de trabajo en nuestro Estado, y en pleno uso de las viejas usanzas del Revolucionario, no se dudó en crear toda una escenografía triunfalista, de una realidad “difícil” pero con un futuro promisorio. Desafortunadamente ni con los cientos de cartas, ni desplegados en medios de comunicación se puede negar que la realidad cultural de nuestro país sigue siendo la misma que durante mas de 60 años se cultivó en todos los sectores de la sociedad.

A pesar de ello, los gobiernos Panistas han logrado hacer que Mexico supere algunos de nuestros problemas mas importantes, muchos de estos cambios están acompañados del avance tecnológico y de la mundialización que se decidió aprovechar durante 12 años con acciones gubernamentales en beneficio de los mexicanos.

Y es que, no podemos dejar de lado que el PRI desde el Congreso (como oposición) en ningún momento participó de forma positiva para impulsar reformas constitucionales que tanto se a debatido sobre su necesidad, el PRI en 12 años se dedicó únicamente a buscar acceder de nueva cuenta al poder Presidencial, legitima aspiración que hizo dejara de lado su responsabilidad en momentos claves para el país.

Hoy, Peña debe ser consiente del legado priísta que atraviesa por campesinos viviendo en la prehistoria, obreros que cuando tienen trabajo, siguen ganando salarios que en relación al costo de la vida no difieren gran cosa en relación a los años 30.

El hecho es muy sencillo, el PRI se acostumbró a cumplir con las formas, a conservar la fachada de la democracia, pero sólo eso, pues una parte de la oposición aduce compra y coacción de votos (practicas del viejo-nuevo PRI) lo cual generó que la decisión del Tribunal no haya dejado un buen sabor de boca en muchos mexicanos.

Ahora con un escenario cinematográfico, que resulta creíble solo en las transmisiones de Televisa, pero que atrás no tiene nada, a no ser por los andamios de palo que sujetan a uno que otro personaje, gobernarán de nueva cuenta este país.

Peña, por el bien de México, no debe negar que la relación entre la sociedad civil y el gobierno parece que están rotas, que el PRI tiene sus acarreados, no partidiarios, que la CTM tiene Senadores y Diputados, pero ha perdido el contacto con la base, la CNC y la CNOP son meros membretes.

Y si lo que se dice es cierto, que Peña Nieto representa un nuevo PRI, deberá entonces dejar los excesos del viejo sistema Presidencialista, dejar que las plañideras y aplaudidores hagan su trabajo, y definir su propio plan de acción como Presidente y no como jefe politico de su partido, en fin, su visita dejó muchos “pediches”, muchos excesos: como en el viejo régimen.

Twitter: @ernestomorecha

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio