“Ni Einstein sabía nada”: Anthony

17/02/2011

El actor asegura que no debemos tomarnos la vida en serio y habló de todo, incluyendo a Jesucristo, su oración favorita, Picasso y lo que dice su esposa al levantarse cada mañana.

Anthony Hopkins vino a México para hablar de la película El rito, en la que interpreta al padre ‘Lucas’, un exorcista que se topa con las fuerzas del mal. Después de vivir todo tipo de preguntas y entrevistas en nuestro país llegó a una importante conclusión de vida, la cual compartió en esta entrevista exclusiva con ¡hey!

Un placer ver de nuevo a Anthony Hopkins…

Sí, fueron diez años.

Sí, y en ese entonces te pregunté esto: “Si era difícil ver que cada persona que hablaba contigo quería quedarse con un pedazo de ti y compartirlo con el mundo”…

¿Que si era difícil? No es bueno, lo regalas y se te regresa. ¿Eso me preguntaste entonces?

Creo que es porque siempre queremos llevarnos algo de Anthony Hopkins

¿En serio? ¿Por qué será?

Debe tener que ver con algo que plasmas en tus películas que nos hace querer entender algo sobre nuestras propias vidas. Siempre nos dices que no pensemos las cosas de más. ¿Lo hacemos?

Eso es exactamente. Bueno, debe ser eso lo que obtienen de mí porque no tengo nada que ofrecer. No soy un intelectual, pero la verdad es que cuando la gente me hace esas profundas preguntas, la verdad es que no tengo ni idea. No sé nada, como Sócrates. Y en ese estado de sublime ignorancia encuentras el conocimiento sublime. Llevo dos días siendo entrevistado por gente aquí en México y me doy cuenta de algo. Que no quiero cambiar y no quiero revertir nunca más a la seriedad por nada. Y la tranquilidad más grande en la vida es tomar las cosas con sentido del humor. Tratar todo como algo de diversión. Como Einstein o Sócrates. Porque la muerte está ahí. Y más nos vale gozarlo todo porque ninguno de nosotros, ni el más grande cerebro del siglo XX como Einstein, sabía nada. Sabemos muy poco. Así que cuando me preguntan sobre las películas y su importancia yo sólo digo ‘por favor, es una película’.

Con eso en mente, recuerdo haberte visto en el Actor Studio diciendo que la mejor oración que habías escuchado era: “A la chingada, Dios tiene un plan”…

Sí, eso me lo dijo un cura Jesuita. ¿Puedo decir eso en televisión? ¿Sí? Un cura Jesuita contestó a la pregunta ‘¿Cuál es la oración más corta del mundo?’, diciendo ‘A la chingada’. Se llama la oración de la entrega. Y yo hago eso, cuando estoy en una crisis, me acuerdo de varias veces en mi vida cuando estoy ponderando una pregunta sobre ‘¿debo hacer esto?’, ‘¿Debo hacer el otro?’ y me digo a mí mismo, ‘¿A quién le importa?’. Hay una gran artista llamada Eva Herzog y le escribieron una carta que decía: ‘No seas seria. No trates de ser seria y hacer grandes obras. Sé estupida, sé poco cool, pinta mal, deja que todo se vaya a la fregada, no pienses en el arte. Picasso no lo hacía por el arte, él decía: ‘¿Arte? Yo sólo pinto para hacer dinero’. Ante todo tenía un gran sentido del humor. Escuché una historia de Picasso que en un restaurante con Richard Burton pidió una servilleta en la que dibujó algo, la comida estaba pagada con eso. Su genialidad era su humor. Jesús seguro tenía un gran sentido del humor, se llevaba con las prostitutas, los borrachos y los ladrones porque entendía a la humanidad. Y creo que así era Jesucristo, no quería estar con los ‘lindos’ quería estar con los pecadores porque sabía que podían tener una mejor vida.

Te he escuchado decir que entiendes a los monstruos. Pero me pregunto si ellos te buscan o si tú los buscas a ellos…

Es sólo una parte de nuestra psique, todos lo sabemos hacer. Sólo que yo sé cómo hacer esos personajes. Pero he hecho otro tipo de roles. Hablamos de ‘Hannibal Lecter’, resulta que es algo que sé hacer. Pero yo no soy así. No lo respeto, es un loco. Pero creo que todos tenemos un poco de esa locura dentro de nosotros. Pon a cualquiera en una crisis de supervivencia y verás quién sale de eso. Todos tenemos ese aspecto, pero tomamos decisiones en la vida. Podemos ser miserables. ¿Quieres ser miserable? Está bien, pero nadie va a querer estar contigo si decides estar así. Conozco a un tipo en Los Ángeles, quien siempre se siente miserable y no puedo pasar ni media hora con él porque me quiero suicidar y me siento culpable de sentirme contento. Pero él decidió que va a estar miserable. Puedes estar poseído por la miseria o estar feliz. Mi esposa, estoy casado con una mujer colombiana, me levanta y dice ‘Gracias, Dios’ cada mañana. Está contenta, nunca se deprime. Pues yo prefiero ser eso que otra cosa.

Milenio

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio