Primer año de gobierno de Herrera Caldera, claroscuro

15/09/2011

El primer año de gobierno de Jorge Herrera Caldera como gobernador de Durango es un claroscuro, pues así como hay aciertos en algunos rubros: el incremento de inversión en empresas, desarrollo de infraestructura, apoyos sociales, turismo y en trasparencia; también existen fallas graves en materia de seguridad, salud, manejo político y posicionamiento de imagen.

En los próximos días los priistas, el partido verde y el partido Duranguense exaltarán las virtudes de la administración estatal y la oposición exhibirá las carencias.

Las cifras arrojan un crecimiento en el área de inversión privada con la instalación de nuevas empresas, lo que traerá empleos directos e indirectos que impactarán en beneficios para algunas familias.

El gobernador heredó la habilidad de convencer a las instituciones federales para atraer inversiones para desarrollar la infraestructura, sobre todo carretera, en la entidad, y así tener las condiciones para que Durango pueda salir del enorme atraso en que está envuelto en sustentabilidad.

La entrega de uniformes escolares es un bono para Herrera Caldera.

Pero los hombres del gobernador que manejan la seguridad, impartición y procuración de justicia dejan mucho que desear. No solo en delitos federales como los relacionados con  el narcotráfico se han incrementado, sino los delitos del fuero común (robos y secuestros) se han disparado, Durango es líder a nivel nacional en estos delitos.

La implementación del nuevo sistema penal es un fracaso, prueba de ello es que se acaban de hacer nuevas reformas, contrarreformas, para que sea funcional y efectivo.

Las carencias en el sección de salud son importantes, la ineficiencia de las dependencias encargadas de operar su asistencia es notoria y la construcción de nuevos centros esta parada.

La operación política es deficiente. El conflicto por ganar posiciones con grupos antagónicos dentro del PRI, principalmente con el presidente municipal Adán Soria Ramírez, se agudiza. Soria Ramírez ha ganado los reflectores y está muy por encima, en imagen y popularidad, sobre el mismo gobernador. Urge que Herrera Caldera haga cambios de apertura en el PRI para que sean operadores políticos de oficio los que trabajen en su posicionamiento.

A todos nos conviene que le vaya bien al gobierno estatal, pues de eso depende el presente y futuro de muchas familias duranguenses.

Deja tu comentario

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio