Variaciones sobre lealtad

Hoy, en este convulso mundo contemporáneo que simulando una implosión en el campo de las ideologías y del código de valores, desde aquellos siglos antes de Cristo, al menos rigieron en aquellas “polis” la conducta del noble, del esclavo, del ciudadano y hasta la pitonisa del oráculo, la respetaron y vivieron de “La lealtad”, la cual la definimos como una fidelidad o devoción de un sujeto o ciudadano con un estado, gobernante, comunidad, persona, causa o a sí mismo. No existe acuerdo entre los filósofos sobre a qué cosas o ideas es que se puede ser leal.

Algunos sostienen que se puede ser leal a un espectro muy amplio de cosas, mientras que otros argumentan que sólo se puede ser leal a otra persona y que ello es una relación estrictamente interpersonal. La lealtad es un valor que básicamente consiste en nunca darle la espalda a determinada persona, grupo social y que están unidos por lazos de amistad o por alguna relación social, es decir, el cumplimiento de honor y gratitud, la lealtad está más apegada a la relación en grupo.

La lealtad posee numerosos aspectos y aristas. John Kleinig, profesor de filosofía en la City University of New York, resalta que con el transcurso de las épocas la idea ha sido motivo de análisis por escritores creativos desde Esquilo a John Galsworthy y Joseph Conrad, y tema de estudio de psicólogos, psiquiatras, sociólogos, estudiosos de la religión, economistas políticos, estudiosos del ámbito de los negocios y el marketing, y en especial, teóricos de la política, que se ocupan de aspectos como los juramentos de lealtad y patriotismo.

Como concepto filosófico, la lealtad no fue tema de estudio de los filósofos hasta el trabajo de Josiah Royce, la “gran excepción” según afirma Kleinig.

John Ladd, profesor de filosofía en la Brown University, que hacia fines del siglo XX el tema ha sido motivo “una atención limitada en la literatura de filosofía”.

Ladd atribuye esto a asociaciones “odiosas” que posee el tema con el nacionalismo, incluido el nacionalismo del nazismo, y con la metafísica del idealismo, a lo que caracteriza como “obsoleto”. Ladd sostiene que sin embargo dichas asociaciones como erradas, y que la idea de lealtad es “un componente esencial en todo sistema humano y civilizado de moral”.

Kleinig afirma que a partir de 1980, el tema ha sido motivo de atención, y los filósofos se han ocupado, entre otros temas, de sus vinculaciones con la ética profesional, el alertados, la amistad, y la ética de la virtud. Inclusive en el terreno religioso en la Biblia, Jesús dice “dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

Lo que define un límite a la autoridad del hombre. Desde el punto de vista cristiano, existe una esfera más allá de la terrenal, y si la lealtad al hombre entra en conflicto con la lealtad a Dios, la última tiene prioridad. Además, el cristianismo rechaza la idea de una lealtad dual. En el Evangelio de Mateo 6:24, Jesús dice “Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”. Ello está relacionado con la autoridad de un amo con sus sirvientes (según Epístola a los Efesios 6:5), quienes de acuerdo con la ley (bíblica) le deben lealtad a su amo (según Levítico 25:44-46).

Impactante y lo rescribo: Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro, así esta definido este valor desde el punto de vista filosófico y de la Cristología (por cierto, es la parte de la teología que dedica su estudio al papel que desempeña Jesús de Nazaret, conocimientos poco difundidos entre los gentiles), y continuando con el ámbito político, también se manifiesta la denominada lealtad institucional, completamente necesaria como así imprescindible en la acción política, es un principio básico que se lo reconoce tanto en la convivencia social de una determinada comunidad, como también forma parte del ordenamiento jurídico y la misma fomenta la cooperación institucional para mantener la organización y el orden de un estado-nación.

Y el que falla a este valor tiene su consecuencia derivada del orden natural de la conducta humana, dice el pensador que el ser humano que pierde la lealtad pierde la vida. Y de importancia capital que la lealtad dual, No es permisible.

 

 

 

Deja tu comentario

Loading...

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio