Aprovecha la oportunidad

12/02/2011

El Necaxa encontró en un América descafeinado la oportunidad perfecta para sumar sus primeros tres puntos y aferrarse a las pocas esperanzas de no descender a la Liga de Ascenso. Más allá de las bajas en el once habitual, el equipo de Carlos Reinoso no tuvo reacción tras recibir el primer gol de los Rayos en el torneo.

Hasta ahora, bajo el mando del Maestro, los de Coapa nunca habían estado en desventaja, y tras sufrir el tanto al minuto 35 mostró su peor versión de los últimos partidos y se llevaron su primera derrota con el nuevo técnico. Sólo un disparo de Joaquín Martínez y la adrenalina de los últimos segundos llevaron peligro al arco de Óscar Pérez en la segunda mitad.

Tras un primer tiempo en el que no extrañaron a los ausentes, los azulcremas del complemento dieron muestra de cansancio y de estar pensando en el juego del martes de la Copa Santander Libertadores ante el Nacional; en cambio, los Rayos pese a no dar su mejor partido se basaron en la garra y la intensidad para llevarse el triunfo.

De inicio, Sergio Bueno paró a su equipo ordenado en defensa, con dos líneas de cuatro y Sergio Blanco con Christian Suárez para convertir en oro los balones que les llegaran. Las Águilas mantuvieron su esquema con un solo contención, Diego Reyes, pero con la ayuda de Rosinei que le dio dinamismo al equipo, aunque acusó la falta de ritmo.

La primera fue de los locales. Suárez disparó de zurda por un lado cuando tenía el marco abierto y al 13 volvió a amenazar con un tiro flojo a las manos de Armando Navarrete. Respondió América, que controlaba el balón, con un remate de Reyna que controló Óscar Pérez.

Los visitantes se sintieron cómodos en el Estadio Victoria con el manejo del balón y equilibrio en media cancha. Aquivaldo Mosquera, uno de los mejores del partido, tuvo la más clara al 29, cuando un centro raso de Vuoso lo tapó Salazar, el rebote le quedó al colombiano, pero El Conejo rechazó.

GRITAN GOL EN EL VICTORIA

Llegaron otras dos acciones. Al minuto 33, tras un servicio de Layún, Vuoso remató y el balón pegó en el poste, un minuto después un tiro de esquina del Rolfi lo cabeceó Reyes, pero Pérez controló de nuevo. Necaxa respondió con furia y encontró su primer gol del Clausura 2011.

Juan Carlos Mosqueda filtró para Sergio Blanco, quien le ganó la posición a Diego Reyes y luego el rebote a Juan Carlos Valenzuela para rematar con la derecha casi desde el punto de penalti ante la salida de Armando Navarrre. Por fin, en Aguascalientes pudieron gritar un gol.

A partir de ahí, el descanso que le dio Reinoso a Ochoa, Pardo y Olivera, parecieron tenerlo también quienes estuvieron en el campo, pues la intensidad y las llegadas escasearon. En el complemento, pese a que ElMaestro sacó a Rosinei para meter otro delantero, Daniel Márquez, El Conejo no volvió a sufrir.

Incluso el arbitraje le sonrió a los Rayos esta vez. Al 65, Salazar tocó a Márquez en el área, pero Roberto García no lo vio como penalti, América naufragó ante la falta de ideas y el segundo de los locales no llegó porque Mosquera fue más rápido que Suárez y que Barbosa. Reinoso ya puede pensar en Libertadores.

Hipótesis para una derrota
(Héctor González Villalba)

Si bien el América de Reinoso no facilitó el primer triunfo al Necaxa, tampoco se lo dificultó como para pensar que el de anoche fue el mismo equipo que en las jornadas previas, un severo oponente de Querétaro, San Luis y Atlas.

Imposible creer que América pueda cambiar tanto sin Pardo en el medio campo, cuando Reyes defiende y hace mejores coberturas que el propio veterano; difícil creer que este América —el súper Ame— cambie tanto no teniendo a Ochoa en la portería, cuando no fue Armando Navarrete factor en el 1-0 que clavó Blanco.

Ahora, Ochoa y Pardo tuvieron descanso por decreto, pero la ausencia de ambos no determinó la derrota, la primera, en la era Reinoso tras paso perfecto en tres citas perfectas, ha sido más bien culpa de los sí salieron al campo del Victoria.

O América no se revolucionó con la llegada de Reinoso como antes lo pareció, y las victorias contra Zorros, Gladiadores y Gallos fue coyuntura que favoreció a los de Coapa o sigue siendo lo mismo que era con Lapuente, pese a los elogios del pasado inmediato o, lo que sería peor, los ánimos azulcremas flaquearon al hacerle frente al club hermano, herido de muerte y encaminado de nuevo al descenso. ¿Con cuál hipótesis se queda?

Sigo creyendo lo primero. Las Águilas vencieron a un Atlas que perdonó frente al arco de Ochoa, al menos para empatar; pasaron por encima de un San Luis que en el Azteca no es rival ni del peor América, se mata solo; y dieron cuenta del Querétaro, no sin padecer.

América, el de ahora, no tiene ataduras, esa es la diferencia con la anterior etapa, los lateras van y vienen, un central va, remata, conduce, vuelve, preocupa arriba… pero no por ello éste es un mejor equipo, porque cambiaron las formas, pero el problema sigue siendo el fondo: una filosofía consistente y que cuando pierda lo haga, incluso, convenciendo y ayer no lo hizo.

El dato

Carlos Reinoso se convirtió ayer en el segundo entrenador del América en dirigir al equipo por 200 o juegos o más; el otro es José Antonio Roca, quien lo hizo en 250 ocasiones.

Milenio

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio