Cloud Atlas huele a Oscar

28/12/2012

Con un elenco plagado de estrellas como Halle Berry y Tom Hanks, la cinta de los creadores de ‘The Matrix’ es fuerte para ser nominada por la Academia.

La calle repleta de fans, policías de escolta y tres camiones con vidrios polarizados indican claramente el lugar indicado, en medio del Festival Internacional de Toronto. Halle Berry, Tom Hanks, Susan Sarandon y Hugh Grant en una misma entrevista no pueden pasar tan inadvertidos. Ni tampoco la nueva película El Atlas de las nubes que huele a Oscar en cada uno de los rincones.

¿Después de haber experimentado en primera persona el caos del estreno de la película El Atlas de las nubes, se dan cuenta el poder que tienen como estrellas de cine?

Tom Hanks (TH): Si realmente tuviese poderes, ahora mismo estaría haciendo ski acuático (risas).

Halle Bery (HB): Contamos con el único poder de lograr reunir un grupo tan bueno como el nuestro.

TH: Claro. Éste debe ser el mayor grupo de estrellas reunidas en una misma película. Y tampoco había otra forma de hacerla.

Susan Sarandon (SS): Al menos yo me siento con suerte de que me hayan llamado en primer lugar. Pero al final del día, el único poder que tenemos sólo sirve para seguir el ritmo de nuestros jefes, tratando de lograr el mejor trabajo posible.

TH: Tengo una pregunta para el Festival Internacional de Cine de Toronto. ¿Cómo es posible que lleven a las celebridades por un callejón, como si fuéramos toros a punto de ser masacrados? (risas) Tienen la entrada del cine más angosta que conozco. Pensé que del otro lado, me iban a sacar la cabeza. La experiencia daba pánico (risas).

¿Y cómo fue posible sobrevivir desde el punto de vista actoral, en medio de un rodaje con tantas superestrellas?

TH: Cuando me dijeron que iban a hacer una superproducción alemana que escribieron en Costa Rica, acepté solamente porque nunca antes había visto en cine algo tan parecido a las Naciones Unidas.

SS: Fue tan complejo como fascinante. Si me lo hubieran pedido, me hubiese conformado con trabajar en el servicio de comida (risas). No me importaba si mi personaje era importante. Fue algo mucho más difícil de dirigir que un circo de tres pistas. Pero muchas veces, la gente se apabulla con la presión de los directores, sin importar el presupuesto y uno puede llegar a dejar de disfrutarlo tanto, pero el juego de la colaboración fue maravilloso y fue adictivo. Nunca antes había trabajado con tanta gente que disfruta tanto en sus vidas, con el arte.

TH: Querían lograr una literatura cinematográfica y tuve que leer hasta las huellas digitales para tratar de ver si podían conseguir lo que esperaban de mí. Pero enseguida pensé que así debería ser la actuación en todo el cine. Supe que iba a ser brillantemente divertido, que íbamos a filmar en lugares maravillosos, aunque íbamos a tener que trabajar muy duro para pasar por las trincheras de emociones que necesitábamos pasar para llegar a esos momentos que tan bien están destacados en el libro y el guión. Y así fue como dije ‘Mierda, esto es lo que hago para vivir’ (risas) y acepté.

HB: Al principio también estaba agradecida de que hayan pensado en mí. No dudé demasiado en aceptar, disfruté cada momento. Tom estaba feliz de verme a diario y aprecio esta experiencia tan, pero tan divertida. Supongo que todos están de acuerdo con decir que sí fue algo demasiado grande, tampoco hubo tropiezos y pienso que todos tuvimos una buena experiencia como actores, porque también pudimos divertirnos.

¿Nunca hubo alguna queja entre tantos famosos?

TH: Solamente escuché una queja de Jim Sturgess, un día después que lo dejamos transpirando en un momento donde yo trataba de envenenarlo y él tenía esta barba tan pegajosa que realmente parecía que le había crecido. En la sala de maquillaje escuché que decía (imita la voz de Sturgess) ‘Por favor, sáquen esto de mi cara’ (riendo), fue la única queja que escuché.

HG: Bueno, me arrepiento de haber hecho esta película (risas, demostrando que solo bromea). Cuando me ofrecieron este trabajo, pensé que podía mostrarle a la gente que tengo muchas más cuerdas que solo una sobre mi cuello. Primero me equivoqué (más risas) y segundo, pasé demasiado tiempo en la silla de maquillaje, por horas y horas y mi temperamento no es tan bueno. Todos hablaban de la buena atmósfera del estudio y yo trataba de arruinarla insistiendo que el equipo de filmación en Alemania era mucho más rápido y más interesante que el americano, pero nunca conseguí que me despidieran (no puede parar de reír).

¿Y hablando en serio, cuáles son las circunstancias más insignificantes de la vida, que los llevaron a convertirse en los actores que son hoy?

TH: Estoy en este lugar porque no me eligieron para uno de los espectáculos que había audicionado en la Universidad y fui a otro donde finalmente me aceptaron.

HB: Estoy aquí porque directamente no quería ir a la Universidad. En la escuela secundaria había trabajado demasiado para ser Miss Todo y a los 17 años no daba más y tuve que buscar algo más.

SS: Estoy aquí porque todos mis otros planes fallaron.
Entre los cuatro, Hugh Grant es el único que nunca recibió una nominación al Oscar. Pero con las de Tom, Halle y Susan sobran para darle un brillo artístico a la película El Atlas de las nubes. Con Susan hay cinco nominaciones. Ni hablar de Tom Hanks, uno de los mejores comediantes de Hollywood que también fue nominado cinco veces, primero con con la comedia Big y después con los dramas deRescatando al soldado Ryan y Cast Away además de los dos premios Oscar que ganó dos años seguidos con Filadelfia y Forrest Gump. Halle Berry ni siquiera tenía esperanzas de ganar el Oscar, la única vez que la nominaron por Monster’s Ball, pero igual terminó siendo la primera afroamericana que ganó como Mejor Actriz (la misma noche que también ganó Denzel Washington). Sólo es cuestión de esperar unos meses más, para ver si nuestros entrevistados suman una nueva nominación a la lista, por El atlas de las nubes.

¿Recuerdan con claridad la primera vez que leyeron el guión de El Atlas..? ¿Creen que pueda ser un clásico del cine que la gente quiera ver una y otra vez?

TH: Para mí, las primeras siete páginas del guión cuestionan quiénes son estas personas y hacia dónde van. Pero también es como un abrazo que se va tornando más y más apretado. Y con sólo apagar la luz te das cuenta que es un tema con el cual se pueden identificar todos, aunque yo no estaba tan seguro al principio, pero después de siete páginas, todo fue mucho más evidente. Para cuando llegué a la página 40 o 50 del guión, estaba totalmente involucrado en los problemas de estos individuos y entendí que eran personajes que tenían que tomar decisiones que podían ser crueles o amables, pero que esas decisiones iban a cambiar al mundo que vivían. Ésa era la arquitectura del guión. Se dijo mucho sobre el gran trabajo que hicieron nuestros jefes en Costa Rica, pero creo que lograron una mezcla perfecta entre la literatura de David Mitchell y el poder cinematográfico.

SS: Si tuviéramos que señalar un término para el estilo de película, no diría que son seis películas, ni siquiera dos, pero es un buen ejemplo del cine literario que examina la conexión de la raza humana a lo largo del tiempo.

TH: Para el final del guión, todo se entendía perfectamente, la historia valía la pena. Pero yo sólo quería ver a Hugh Grant maquillado como un caníbal caminando por los estudios de Babelsburg Film (risas).

HG: ¡Gracias!

¿El personaje favorito de cada uno?

SS: Me gustó interpretar a un hombre, porque cuando me veía al espejo no podía reconocerme. Y es la primera vez que me pasó algo así, más allá de todo lo que había hecho antes en cine, nunca antes me había visto al espejo pensando que era primo de Christopher Walken o algo parecido. (risas). Esa experiencia fue muy divertida.

HB: Yo diría que mi personaje favorito probablemente haya sido la mujer judía alemana. Me acuerdo la época en que me estaba probando unos vestidos hermosos, tratando de ver lo que mejor me quedaba y Tom me preguntó si alguna vez había hecho alguna película de época, con un vestido de lujo. Y le pedí que lo pensara por un minuto porque en una época así probablemente hubiera tenido que interpretar una esclava o algo parecido, nadie bien vestido. Por suerte pudimos reírnos de algo así. Y por eso hago lo que hago, para interpretar algo que nunca antes hice en mi vida.

Hay que destacar también el acento de Halle Berry cuando en perfecto español, en la cinta, dice exactamente “Hay un hombre que quiere matarme. Necesitamos ayuda”. No fue un simple “si”, fue una frase completa

HB: Gracias (en español).

¿Tomó clases especiales?

Trabajé con una especialista en dialectos llamada Peggy Hallplesses y me lo tomé muy en serio. Quería que aquellos que hablan español en el resto del mundo dijeran que soy buena en su idioma y por eso esa línea era tan importante para mí.

No te la pierdas

El Atlas de las nubes.

Título original: Cloud Atlas

Género: Drama / Ciencia Ficción

Dirección: Tom Tykwer, Andy y Lana Wachowski.

Elenco: Tom Hanks, Halle Berry, Hugh Grant, Hugo Weaving y Jim Broadbent.

 

 

Excelsior

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio