Creación de empleo, prioridad de Obama

28/01/2010

El presidente Barack Obama que pronunció en el Congreso su primer informe sobre el Estado de la Unión, dijo que la creación de empleo será su objetivo «número uno» en 2010 y pidió al Congreso un proyecto de ley que estimule las contrataciones.

Foto: Internet

Obama propuso usar 30 mil millones de dólares de las ayudas devueltas por Wall Street para que los bancos comunitarios, que son pequeñas entidades locales, extiendan más créditos a las empresas.

También instó a un incentivo fiscal para las empresas que realicen contrataciones o eleven los salarios y rebajas tributarias para fomentar la inversión.

En el discurso, Obama reiteró la importancia de llevar a cabo una reforma financiera «seria» y prevenir la «irresponsabilidad» que casi hundió la economía estadunidense.

«No estoy interesado en castigar a los bancos, estoy interesado en proteger a nuestra economía», dijo el mandatario.

Otro de los temas más difíciles en su país se refiere a la crisis económica que ha golpeado a sus connacionales, y sin embargo aseguró que lo peor de la tormenta ya pasó.

Con un énfasis particular aseguró que el pueblo estadunidense no se quebranta y que cuenta con la fortaleza para pasar este duro momento. Los retos que afrontan son enormes y difíciles y por ello llamó al Congreso a dejar de lado las diferencias políticas para responder al llamado de la nación.

‘Pese a nuestras dificultades, nuestra unión es fuerte. No nos rendimos, no dejamos que el miedo o la división quebranten nuestro espíritu, y esta noche quiero hablar sobre como juntos podemos cumplir esa promesa’, señaló.

Propuso congelar por tres años el gasto en algunos programas de Gobierno e identificó 20 mmdd en ahorros de presupuesto para el próximo año. Dijo que no continuará los recortes impositivos para las compañías petroleras, administradores de fondos y quienes ganan más de 250 mil dólares al año.

Prometió duplicar las exportaciones de Estados Unidos en cinco años e impulsar el comercio con Colombia, Panamá y Corea del Sur.

El Presidente no abandona su postura en torno a impulsar su reforma de salud «Cuando termine de hablar hoy, más estadunidenses habrán perdido su seguro de salud. Millones de personas lo perderán este año. Nuestro déficit aumentará», sentenció Obama.

«No abandonaré a esos estadunidenses y tampoco lo deben hacer las personas de esta cámara» dije en referencia a los congresistas.

Más adelante pidió el fin de la ley que impide que los homosexuales que reconozcan serlo se alisten en las fuerzas armadas del país.

«Este año trabajaré con el Congreso y nuestras fuerzas armadas para derogar finalmente la ley que niega a los estadounidenses homosexuales el derecho de servir al país que aman por ser quien ellos son», dijo su informe ante Congreso de su país.

La política actual, conocida como «don’t ask, don’t tell» («no preguntes, no lo digas»), permite a los homosexuales ser miembros de las fuerzas armadas, pero siempre que no confiesen su orientación sexual. Los comandantes tampoco pueden preguntarles al respecto. Se sabe que actualmente hay 66 mil hombres y mujeres homosexuales o bisexuales en las fuerzas armadas estadunidenses.

Dijo que en Irak «la guerra se acerca a su fin» y los soldados «vuelven a casa»; mientras en el caso de Afganistán afirmó «tengo confianza en que tendremos éxito».

Ahondó ante ambas cámaras del Congreso «estamos entregando Irak de manera responsable a su gente» y reiteró «para finales de agosto todos nuestros soldados habrán partido de Irak».

Se refirió también a la lucha contra el terrorismo en particular tras el intento de atentado contra un avión que cubría la ruta Amsterdam-Detroit el día de Navidad pasado, y aseguró «reparamos fallos inaceptables revelados por ese ataque fallido, con mejor seguridad aérea y acciones más rápidas de nuestros servicios de inteligencia».

En torno a la amenaza que representan las armas nucleares advirtió a Irán que si continúa haciendo caso omiso de sus obligaciones internacionales «encararán consecuencias cada vez mayores», al igual que Corea del Norte «afronta un aislamiento mayor y sanciones más fuertes, que se hacen cumplir rigurosamente».

Apenas hubo una mínima mención a Haití, donde ha enviado equipos de auxilio y soldados tras el fuerte terremoto del pasado día 12, sólo señaló «cerca de 10 mil estadunidenses colaboran con muchos países para ayudar a la gente de Haití a recuperarse y reconstruir el país».

Excélsior

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio