Dar pronto alimentos sólidos a bebés eleva riesgo de obesidad

12/02/2011

Los bebés criados con fórmula  que empiezan a comer alimentos sólidos antes de los 4 meses de vida son más propensos que el resto a ser obesos.
Esto respalda las guías de Estados Unidos que indican que los padres deben introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé entre los 4 y 6 meses, según la doctora Susanna Huh, coautora del estudio del Hospital de Niños de Boston.

«Adherir a esas guías reduciría el riesgo de obesidad infantil», dijo Huh.

El equipo de Huh estudió a 850 bebés y a sus madres durante tres años. Cuando los bebés tenían 6 meses, las madres respondieron si los habían alimentado con leche materna, durante cuánto tiempo, y cuándo les habían comenzado a dar sólidos, como cereales, frutas o lácteos.

Cuando los niños tenían 3 años, el equipo les midió el peso y la altura para determinar si eran obesos, es decir, si estaban en el 5 por ciento más alto del índice de masa corporal (IMC) para su edad y sexo.

En los bebés criados con lactancia materna durante por lo menos cuatro meses, la edad de introducción de sólidos en la dieta (antes de los 4 meses, a los 4-5 meses o a partir de los 6 meses) no influyó en si eran o no obesos a los 3 años de edad. Los bebés amamantados tenían una posibilidad en 14 de ser preescolares obesos.

Pero los resultados, publicados en la revista Pediatrics, cambiaron en los bebés alimentados con fórmula desde el principio o a los que se dejó de amamantar antes de los 4 meses. Estos bebés tenían una posibilidad en cuatro de ser obesos a los 3 años si habían comenzado a comer sólidos antes de los 4 meses de edad.

Si los padres habían esperado hasta los 4-5 meses, la posibilidad de que el niño fuera obeso era de una en 20.

Esa posibilidad volvía a aumentar si los bebés no habían comenzado a comer sólidos hasta los 6 meses de edad, aunque la escasa cantidad de esos casos impidió sacar más conclusiones.

Aunque los médicos promueven la lactancia exclusiva hasta los 4-6 meses de vida, la mitad de los bebés de Estados Unidos recibe leche materna durante menos de 4 meses o, directamente, no la recibe, según los Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La lactancia reduce el riesgo de un bebé de ser obeso. Los autores aconsejan que los padres que crían a sus hijos con fórmula esperen hasta por lo menos los 4 meses antes de darles sólidos.

«Cómo se alimenta a un bebé y cómo aprende a comer influye en su posibilidad de ser obeso», dijo Huh.

Para el doctor David McCormick, pediatra de la University of Texas en Galveston, el problema más común es que los padres suman cereales a la fórmula sin pensar en las calorías extras que les están suministrando a sus bebés.

Excélsior

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio