Despliega EU 13 mil 300 marines en Haití

19/01/2010

Una decena de helicópteros militares de Estados Unidos aterrizaron este día en los terrenos del palacio presidencial en Puerto Príncipe y comenzaron a desembarcar soldados en equipo de combate.

Foto: Excélsior

Las tropas descargaron equipamiento en lo que parecía ser uno de los mayores despliegues militares hasta el momento en la castigada capital desde el sismo registrado la semana pasada.

Washington envió hoy a Haití 7 mil 500 soldados, que se sumarán a los 5 mil 800 ya desplazados al país, lo que representa un despliegue militar de 13 mil 300 efectivos desplazados en la isla.

Sin embargo, este masivo envío de tropas y la operación del aeropuerto por parte de las Fuerzas Aéreas estadunidenses suscitaron críticas de otros miembros de la comunidad internacional implicadas en la asistencia al país caribeño.

Desde Latinoamérica, los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Nicaragua, Daniel Ortega, dijeron que Estados Unidos está aprovechando la tragedia para «ocupar» Haití militarmente.

«Nosotros no estamos enviando tropas como Estados Unidos, que está aprovechando la situación para invadir Haití», dijo el ministro del Interior venezolano, Tarek El Aissami, al anunciar el envío de 5 mil 400 toneladas de alimentos y otra ayuda humanitaria de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA).

Por su parte, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, aseveró que más que «ayuda militar» se necesita una mayor coordinación para que la asistencia pueda llegar a los afectados, aunque no se refería a EU, sino a la contribución europeo.

La UE aprobó una ayuda a Haití por 619 millones de dólares, tanto en auxilio humanitario urgente como para la reconstrucción a medio plazo.

Quien sí aludió directamente a EU. fue el secretario de Estado de Cooperación francés, Alain Joyandet, quien indicó que la ONU debe precisar el papel estadunidense en la asistencia a Haití, porque «no se trata de ocupar el país, sino de ayudarle a que recobre la vida».

Francia y otros países se quejan de la falta de coordinación en la distribución de la ayuda y la congestión en el aeropuerto de Puerto Príncipe, y consideran que los vuelos de Washington tienen prioridad sobre los de otras naciones.

Estados Unidos respondió a estas críticas con un comunicado conjunto con el Ejecutivo haitiano, en el que aseguró que el país antillano considera «esenciales» sus esfuerzos, al tiempo que subrayó el respeto a la «soberanía» de Haití.

Además, mandos del Pentágono y responsables del Departamento de Estado aseguraron que su presencia en Haití se debe a una solicitud directa de su presidente, René Préval, y destacaron que el Ejército no está solamente entrenado para situaciones de combate, sino también para hacer tareas humanitarias.

Desde las Naciones Unidas, su secretario general, Ban Ki-moon, aseguró que «la comunidad internacional apoya que la ONU sea el principal coordinador» de la ayuda internacional y pidió al Consejo de Seguridad, que ya tiene 8 mil 965 militares y policías en ese país, que amplíe esas fuerzas en 3 mil 00 efectivos para mejorar la seguridad y la coordinación de la asistencia.

En tanto, en la vecina República Dominicana se celebró la cumbre «Unidos por un mejor futuro para Haití», en la que varios países se comprometieron a promover acciones para la reconstrucción de la nación caribeña, más allá de las ayudas de emergencia.

En la cita, convocada por el gobernante dominicano, Leonel Fernández, participaron René Préval; la vicepresidenta primera del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega; el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, y los primeros ministros de Barbados, Dominicana y las Bahamas.

Préval consideró que la ayuda dirigida a la nación debe ir más allá «de curar las heridas» provocadas por el potente terremoto, para lo que pidió «reforzar las instituciones, la democracia, crear trabajo».

Fernández, por su parte, calculó que la reconstrucción de Haití requerirá de 10 mil millones de dólares, mientras Insulza pidió mayor rapidez y coordinación en la reacción a la crisis humanitaria.

Italia envía a Haití el portaaviones Cavour

Italia enviará hoy a Haití el portaaviones Cavour con personal y material médico para ayudar a la población afectada por el terremoto del pasado 12 de enero.

La nave llegará a las costas haitianas dentro de diez días, pero antes hará una escala en Brasil, donde recogerá a personal de las Fuerzas Armadas brasileñas, tras un acuerdo alcanzado entre ambos países.

Con esta operación humanitaria, denominada «Grulla Blanca», se transportarán a la isla caribeña, aproximadamente, 800 personas entre médicos y miembros de las fuerzas armadas.

El barco lleva además grúas y camiones, que servirán a los soldados en la operación de retirada de escombros, así como generadores de electricidad para la población y seis helicópteros con fines sanitarios.

El portaaviones, considerado una de las joyas de la Marina italiana, funcionará como hospital con tres salas de cirugía, una maquina para la exploración por Tomografía Axial Computada (TAC), ambulatorios, una sala para quemados, 20 camas para los heridos, cuatro puestos de reanimación y otros ocho de terapia intensiva.

El equipo sanitario está compuesto por 34 personas entre médicos y enfermeros. Entre los primeros hay un cirujano, un cardiólogo, un anestesista, un dentista y un sicólogo.

Excélsior

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio