Entierran a más víctimas del tiroteo mientras se debate control armas

20/12/2012

El jueves serían enterradas media docena de víctimas, algunas de ellas de seis años, ultimadas a balazos el viernes por un hombre de 20 años fuertemente armado.

Los residentes de Newtown, Connecticut, buscaban el jueves modos de presionar a los líderes estadounidenses para restringir el acceso a las armas, mientras enterraban a más víctimas del segundo tiroteo más mortal en una escuela en la historia del país.

El jueves serían enterradas media docena de víctimas, algunas de ellas de seis años, ultimadas a balazos el viernes por un hombre de 20 años fuertemente armado que atacó una escuela primaria con un rifle de asalto.

La masacre del 14 de diciembre, en que murieron 28 personas -incluyendo a 20 niños y al atacante-, ha provocado nuevas discusiones sobre el endurecimiento de las leyes sobre armas en el país, un tema político espinoso en Estados Unidos, donde existe una fuerte cultura de propiedad individual de armas.

El vicepresidente Joe Biden planea convocar el jueves a la primera reunión de un nuevo grupo de trabajo de la Casa Blanca al que el presidente Barack Obama le encargó crear un plan para lidiar con la violencia armada en Estados Unidos.

La Asociación Nacional del Rifle (NRA, por su sigla en inglés), un poderoso grupo de presión pro armas que se ha resistido durante un largo tiempo a cualquier esfuerzo por restringir la propiedad de armamento por parte de privados, señaló esta semana que podría estar lista para reconsiderar su postura.

La NRA afirmó que ofrecería «contribuciones significativas» para impedir futuras masacres durante una conferencia de prensa en Washington el viernes.

«CAMBIO RADICAL»

En Newtown, decenas de residentes se reunieron en la biblioteca de la ciudad el miércoles por la noche para discutir maneras de influir en el debate nacional. El senador Richard Blumenthal dijo al grupo que era tiempo de un «cambio radical» en las políticas sobre armas.

«Esta tragedia horrible ha cambiado a Estados Unidos en el sentido de que está listo para detener la propagación de la violencia armada», sostuvo Blumenthal.

El perpetrador, Adam Lanza, usó armas compradas legalmente y registradas por su madre, Nancy, que fue su primera víctima en el ataque del viernes.

El hermano de Lanza es un policía retirado de Nueva Hampshire.

El senador electo por Connecticut Chris Murphy dijo a los residentes reunidos en la biblioteca de Newtown que usaran el tiempo que están consiguiendo en el ojo público para presionar a sus futuros colegas legisladores en Washington para actuar.

«Lo más importante es construir un movimiento aquí, construir una red», declaró Murphy al grupo, denominado «Newtown United». Tanto Murphy como Blumenthal son demócratas.

Los legisladores estadounidenses ya están tomando medidas para restringir el acceso a las armas más letales.

Los demócratas en la Cámara de Representantes comenzaron a presionar el miércoles por una votación sobre un proyecto de ley que prohibiría cargadores con alta capacidad de municiones, que permiten a un tirador descargas decenas de balas sin tener que recargar el arma.

La firma de capital privado Cerberus Capital Management LP dijo esta semana que venderá a Freedom Group, el mayor fabricante de armas de fuego de Estados Unidos, que produjo el rifle Bushmaster AR-15 usado en el ataque.

El Informador

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio