Incrementan homicidios 22% en 2016

27/01/2017

El 2016 fue un mal año en seguridad, se incrementaron homicidios, secuestros, extorsión, robo de auto, robo a negocio y violación, 6 de los 8 delitos que monitorea el Semáforo Delictivo. Solamente se redujeron robo a casa y lesiones dolosas.

El delito que más se incrementó fue el homicidio con un aumento de 22% respecto al año anterior y todos los meses del año en rojo; es decir, por encima de la media histórica. La tendencia alcista en este delito se inició desde enero del año pasado al registrar 1,442 homicidios en el mes y fue francamente ascendente a partir de mayo con 1,751 homicidios. Septiembre fue el mes de más incidencia con 1,982 homicidios, casi igualando el peor mes en los últimos 5 años -mayo del 2012-, cuando se registraron 1,993 casos.

En total, el 2016 cierra con 20,789 homicidios, 22% más que en el 2015 (17,034 homicidios), y muy por arriba del 2014 que registró 15,653 incidentes.

“Si en el 2015 había dudas de la estrategia de seguridad, el 2016 nos marca muy claramente que la estrategia es equivocada y que ha provocado un incremento de inseguridad en el país”, comentó Santiago Roel, director del Semáforo Delictivo.

CONCENTRACIÓN DE HOMICIDIOS
El 56% del total de homicidios cometidos en el año se concentraron en 9 estados: Guerrero (11%); Estado de México (10%); Michoacán, Veracruz, Chihuahua, Baja California, Sinaloa y Jalisco con 6% cada uno; y Guanajuato con 5% del total de homicidios cometidos en México.

TASAS POR CADA 100 MIL HABITANTES
El análisis por tasas descuenta el factor población y permite comparar a unos estados contra otros y contra la tasa nacional. En 2016 la tasa nacional cerró con 17.4 homicidios por cada 100 mil habitantes. Se registran 11 estados que superan la tasa nacional en los que destacan Colima con una tasa de 84.4, Guerrero con 62.4 y Sinaloa con 39.2, estos estados se ubican en doble-rojo; es decir, más del doble de la tasa nacional. Seguidos por Baja California, Chihuahua, Morelos, Zacatecas, Michoacán, Baja California Sur, Oaxaca y Sonora, todos ellos en rojo, es decir, por encima de la tasa nacional.

Las tasas más bajas de homicidio se ubicaron en: Yucatán, Aguascalientes y Nayarit.

CAMBIOS
De las 32 entidades sólo 7 estados lograron reducir los homicidios en el año: Nayarit -45%, Quintana Roo -42%, Coahuila -23%, Querétaro -14%, Chiapas 7%, Yucatán -6% y el Estado de México con -1%. Aguascalientes y Durango no tuvieron incremento. Sin embargo, en el caso de Quintana Roo hay que tomar los datos con cautela porque en los reportes de sus delitos al Sistema Nacional de Seguridad muestra reducciones poco probables.

El resto de los estados muestra incremento en homicidios en el año. Colima es el peor con un incremento de 259%, seguido por Veracruz con 123%, Michoacán con 66%, Campeche 58%, Nuevo León con 43% y Baja California con 42%.

La Ciudad de México reportó un incremento de 11%, con un total de 956 homicidios en el año.

EJECUCIONES DE CRIMEN ORGANIZADO
De acuerdo a Lantia Consultores, el 2016 contabiliza un total de 12,224 ejecuciones, lo que representa un incremento de 51% en relación al 2015 (8,122 ejecuciones). En promedio, el 2015 muestra 677 ejecuciones por mes, mientras que 2016 se sitúa por encima de las 1,000. Al igual que en homicidios, la tendencia alcista se inicia en enero (829), muestra un incremento importante a partir de mayo con 993 ejecuciones y hace pico en los meses de septiembre y octubre con 1,170 ejecuciones. En diciembre hay una ligera reducción a 1,075.

SEMÁFORO DE EJECUCIONES
Este indicador es un porcentaje y responde a la pregunta de ¿cuántos homicidios fueron ejecuciones de crimen organizado? Se obtiene al dividir ejecuciones entre homicidios. En 2016, 59% de los homicidios en México fueron ejecuciones de crimen organizado, mientras que en 2015 fueron 48%. Quiere decir que en el 2016 casi 6 de cada 10 homicidios en México fueron por esta causa. Este incremento en ejecuciones explica el aumento en homicidios.

“En el país 6 de cada 10 homicidios son por ejecuciones de crimen organizado, pero hay estados como Michoacán, Quintana Roo, Aguascalientes y Tamaulipas en donde son 9 de cada 10. ¿Qué quiere decir esto? Que las mafias que operan en el país y que se financian fundamentalmente de los recursos del mercado negro de las drogas son las que nos han incrementado la violencia”, comentó Roel.

SEMÁFORO DE DELITOS DE ALTO IMPACTO
El Semáforo de Alto Impacto contabiliza el número de rojos en los delitos de alto impacto que son: homicidio, ejecuciones, secuestro, extorsión y robo de auto. “Son los delitos que más impactan y que generan una percepción negativa de seguridad entre la población. Son delitos que no sólo provocan violencia sino también corrupción de alto impacto y que están íntimamente relacionados al mercado de las drogas”, aclaró Santiago Roel.

En 2016 también incrementaron estos delitos: el secuestro incrementó 6%, la extorsión y el robo de vehículos 2%. Todos estos delitos también están vinculados a crimen organizado. Si sumamos el total de rojos de cada estado en los delitos de alto impacto y las ejecuciones, obtenemos el Semáforo de Alto Impacto.

Los estados con más rojos en el año son: Guerrero y Baja California Sur con 6 rojos; seguidos por Zacatecas, Morelos y Colima con 5 rojos cada uno.

Por el contrario, los estados mejor evaluados son: Yucatán, Tlaxcala, Hidalgo, Durango, Chiapas y Campeche con cero rojos en estos delitos.

“Los delitos de alto impacto no sólo nos muestran la violencia de las mafias sino la corrupción que se genera en el país. Las mafias corrompen y matan con el viejo adagio de ‘plata o plomo’ ”, afirmó Santiago Roel.

SECUESTRO
El secuestro incrementó 6% comparado contra el año anterior. El 76% de los secuestros se concentra en 9 estados: Estado de México 20%, Tamaulipas 19%, Veracruz 11%, Tabasco 8%, Guerrero 5%, Zacatecas 4% , Oaxaca, Ciudad de México y San Luis Potosí con 4% cada uno del total nacional.

Las tasas más altas se registraron en Tamaulipas 4.8, Tabasco 3.6, Zacatecas 2.4, Morelos 2.2 y Guerrero con 2 secuestros, todos en doble-rojo, muy por encima de la tasa nacional de 0.9 por cada 100 mil habitantes. Las tasas más bajas se ubican en Yucatán, Guanajuato y Aguascalientes.

12 estados lograron reducir la incidencia de secuestro en el año, mientras que en el resto de los estados se mantuvo igual o se incrementó. Los estados que más alzas reportaron son: Zacatecas con 106%, Yucatán con 100% (aunque sólo tuvo un secuestro en el año), Durango 83%, Quintana Roo 60%, y Chihuahua y Chiapas con un incremento de 50% en el año. La Ciudad de México reportó una disminución de 16% en el año con 46 denuncias.

La cifra negra en secuestro- lo que no se denuncia- oscila entre el 60 y el 80%.

EXTORSIÓN
Las extorsiones incrementaron 2% en el año con una tendencia alcista en el segundo semestre. El 78% de las extorsiones se concentran en 9 estados: Estado de México con 23%, Jalisco 14%, Nuevo León 12%, Ciudad de México 10%, Veracruz 5%, Tabasco y San Luis Potosí con 4%, y Baja California y Tamaulipas con 3% del total de extorsiones en el país.

Los estados en doble-rojo, con las tasas más altas se registran en Baja California Sur con 15.9 y Nuevo León con 12.5, muy por encima de la tasa nacional de 4.4 extorsiones por cada 100 mil habitantes. Las tasas más bajas se ubican en Guanajuato, Michoacán y Nayarit.

El año pasado, 19 estados lograron bajar las extorsiones. Los estados con mayor incremento fueron: Sonora con 644%, Nayarit 400%, Colima 329% y Tlaxcala con 100%.

La CDMX tuvo una ligera reducción de 5% con 608 denuncias en el año.

La cifra negra en extorsiones es de 90%.

ROBO DE VEHÍCULO
El robo de vehículo tuvo un incremento de 2% en el año con una tendencia alcista en el segundo semestre. El 65% de los robos de cometen en 9 estados: Estado de México 22%, Baja California 12%, la Ciudad de México 7%, Veracruz y Jalisco con 5%, Michoacán y Sinaloa con 4%, y Querétaro y Puebla con 3% del total nacional.

Las tasas más altas de robo de vehículo se ubican en Baja California, Estado de México y Querétaro; muy por encima de la tasa nacional de 135 robos por cada 100 mil habitantes. Las tasas más bajas se ubican en: Yucatán, Nayarit y Quintana Roo.

Solamente 10 estados mostraron reducciones en este delito. El resto de las entidades tuvieron incrementos y destacan Campeche, Colima, Aguascalientes, Puebla y Tabasco con incrementos superiores al 50%.

La Ciudad de México tuvo una reducción del 8% en el año.

OTROS DELITOS
Robo a negocio tuvo un incremento de 8% en el año, los estados peor evaluados son Tabasco, Baja California, Ciudad de México, Querétaro y Colima con tasas en doble rojo; es decir, 2 o más veces por arriba de la tasa nacional. Los mejor evaluados son Baja California Sur, Campeche y Nayarit.

La violación tuvo un incremento de 5% en el año, los estados peor evaluados son Baja California Sur y Chihuahua con tasas en doble-rojo. Los mejor evaluados son Veracruz, Tlaxcala y Jalisco, pero en este delito la cifra negra – los delitos no denunciados- es muy alta, alrededor de 80% por lo que debemos tomar las cifras con cautela.

El robo a casa bajó 6% en el año, los estados peor evaluados son Colima, Baja California sur y norte, Aguascalientes, Querétaro y Durango con tasas en doble- rojo. Los estados mejor evaluados son Campeche, Guerrero y Sinaloa.

Las lesiones dolosas bajaron a nivel nacional 5%, los estados peor evaluados son Tabasco, Baja California Sur, Durango, Guanajuato, Estado de México, Querétaro y Baja California. Los mejor evaluados son Campeche, Tlaxcala y Nayarit.

¿QUÉ DEBEMOS HACER?
Regular las drogas. Las drogas no deben estar en manos de las mafias para ser promovidas con libertad por todo el territorio nacional sino en manos del Estado. Las mafias promueven consumos, violencia y corrupción y no hay estrategia policiaca que funcione en contra de ese mercado, ni en México ni en ningún otro país. En 2008 llegamos a tener la tasa más baja de los tiempos modernos con 8 homicidios por cada 100 mil habitantes, pero la guerra la subió hasta 24 y hoy vuelve a repuntar.

“Sabemos después de 10 años de guerra fallida que aunque las mafias se extienden a otros mercados y actividades delictivas, se financian fundamentalmente con el mercado negro de las drogas mediante el cual reclutan jóvenes en riesgo y a las autoridades. La regulación de las drogas les quitaría ese mercado, los debilitaría y entonces sí, podemos pensar en estrategias policiacas. La estrategia que se inició hace 10 años con Felipe Calderón y se ha perpetuado en esta administración es totalmente fallida, y seguiremos teniendo más muertos y más corrupción mientras no hagamos lo que debe hacerse”, comentó Santiago Roel, director del Semáforo Delictivo.

“Podríamos empezar con la marihuana, que ha sido ampliamente debatida en el país; es una droga mucho más noble que el alcohol y relativamente fácil de regular. De ahí en delante y en base a resultados, podemos avanzar hacia otras sustancias. Hay muchos ejemplos exitosos en el mundo; ejemplos de reducción de consumos, de violencia y de corrupción. También debemos regular el cultivo de la amapola con fines médicos para la producción de morfina y codeína, en lugar de que se destine a la heroína. Tal como lo hizo Turquía en los años ochenta. Si no lo hacemos, corremos el riesgo de que gran parte de esa droga se quede en el país y empiece a crear un mercado nacional.”

“Los mexicanos aún no acaban de entender este tema y siguen insistiendo en la prohibición y las acciones policiacas a pesar del gran fracaso de esta estrategia; si seguimos así, seguiremos incrementando la violencia y no podremos dedicarnos a lo importante como lo es el buen gobierno, la educación, el desarrollo social y el desarrollo económico del país. Es tiempo de cambiar de estrategia y de fortalecernos para enfrentar los riesgos que vienen con la era Trump. México en paz es la mejor estrategia de competitividad y desarrollo que podemos plantear al mundo y a nosotros mismos. Ya basta de ser comparsa de Estados Unidos en éste y otros temas que en nada benefician al país”.

Aceptar la realidad. Es importante reconocer el problema y cambiar de estrategia. “El mal gobierno empieza con no aceptar la realidad. Debemos cambiar de paradigma, la evidencia muestra un fracaso en la estrategia de seguridad del país y de muchos estados. De nada sirve tratar de minimizar el problema o esconderlo. Vemos una actitud muy negativa en las autoridades al querer esconder el problema en lugar de enfrentarlo y resolverlo. Los gobernantes deben compartir el problema, la información y las soluciones con la comunidad, es la única manera de resolver esto”, enfatizó Roel.

Participación Ciudadana. La participación ciudadana es fundamental para lograr la paz y el buen gobierno en México. Se sugiere participar en comités, consejos u observatorios ciudadanos, y agregarse al Facebook Semáforo Delictivo que cuenta con más de 270 mil seguidores y así como descargar las aplicaciones para celular: Semáforo Delictivo y Semáforo de Gobierno para monitorear y participar como ciudadano en el proceso de paz. Ambas son gratuitas y anónimas.

El Semáforo Delictivo es una herramienta de rendición de cuentas y participación ciudadana informada que debe contribuir a la paz de México. Esta herramienta es un proyecto social ciudadano financiado por ciudadanos.

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio