India afirma haber bombardeado objetivos terroristas en territorio controlado por Pakistán

29/09/2016

Nueva Delhi sostiene haber lanzado «ataques quirúrgicos» en la Cachemira paquistaní. Islamabad reconoce dos bajas.

El Ejército indio lanzó la noche del miércoles «ataques quirúrgicos» en la Línea de Control, que sirve de frontera de facto con Pakistán en la disputada región de Cachemira, en operaciones «antiterroristas» que han dejado «bajas significativas», según informó este jueves una fuente oficial. El primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, aseguró que su país no tolerará ataques de India contra los cachemires y que continuará apoyando a este pueblo hasta que vea cumplidas sus aspiraciones, según informó el periódico local Dawn. Las Fuerzas Armadas paquistaníes han confirmado que dos de sus militares han muerto en un intercambio de disparos con militares indios.

El director general de Operaciones Militares indio, el teniente general Ranbir Singh, explicó que en las «operaciones antiterroristas se han producido bajas significativas de los terroristas y de aquellos que les apoyan». Según el oficial indio los ataques se produjeron con el fin de evitar «la infiltración de terroristas» en la región de Jammu y Cachemira, estado del norte de la India. «La operación estuvo básicamente enfocada en asegurar que estos terroristas no tenían éxito en su intento de infiltrarse y llevar a cabo destrucción», aseguró.

Las Fuerzas Armadas de Pakistán han negado este jueves que los ataques lanzados por el Ejército indio contra fuerzas paquistaníes sean «quirúrgicos» y han asegurado que se trata de ataques transfronterizos en la región de Cachemira. «La noción de ataques quirúrgicos vinculados a supuestas bases de terroristas es una ilusión generada de forma deliberada por India para crear efectos falsos», han afirmado las Fuerzas Armadas paquistaníes, en un comunicado.

Las operaciones tienen lugar apenas once días después de que un grupo de cuatro insurgentes, presuntamente provenientes de Pakistán, se infiltraran para inmolarse en un ataque a la base de Uri, una instalación militar de infantería cerca de la Línea de Control, causando la muerte de 18 soldados. India respondió responsabilizando directamente a Pakistán por estos hechos y el ministro de Interior indio, Rajnath Singh, acusó incluso a Islamabad— capital de Pakistán— por el ataque diciendo que el vecino país era un «Estado terrorista».

Este episodio ha abierto una nueva crisis entre ambos países que se ha visto escenificado en acusaciones en la ONU durante el periodo de sesiones de la Asamblea General y en una ofensiva de la diplomacia india que ha supuesto la cancelación de la próxima cumbre de la Asociación para la Cooperación Regional del Sur de Asia (SAARC). Esa reunión debía tener lugar en noviembre en Islamabad y finalmente no se producirá por la decisión de India, Bangladés, Bután y Nepal de no acudir.

China pidió, este jueves, a India y Pakistán que «aumenten la comunicación, resuelvan adecuadamente sus diferencias y mantengan conjuntamente la paz y la seguridad en la región». «China es un vecino amistoso tanto de India como Pakistán, y siempre espera que ambos países puedan resolver sus diferencias a través del diálogo y las consultas», señaló en rueda de prensa un portavoz de Asuntos Exteriores chino, Geng Shuang.

Desde el momento de la traumática partición del subcontinente indio con la retirada del Imperio Británico, en 1947, la India y Pakistán han librado dos guerras y numerosos conflictos menores por la región de Cachemira.

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio