Investigan el espionaje de Estados Unidos

11/07/2013

El Parlamento Europeo citará al embajador de Washington para que aclare los objetivos de la vigilancia

La comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo empezará a investigar el próximo 5 de septiembre el presunto espionaje realizado por Estados Unidos a instituciones y representaciones de la Unión Europea (UE).

De confirmarse la violación de derechos de los ciudadanos europeos denunciada por el ex técnico de la CIA, Edward Snowden, el Parlamento estudiará cómo reforzar la seguridad de los sistemas informáticos de las instituciones, organismos y agencias de la UE para prevenir que ello vuelva a ocurrir.

El proceso consistirá en al menos 12 audiencias con autoridades estadunidenses y europeas, expertos legales y en tecnologías de la comunicación, autoridades responsables de la protección de datos, representantes de organizaciones no gubernamentales y de parlamentos nacionales.

Los diputados invitarán al embajador estadunidense ante la Unión Europea, William Kennard, así como a funcionarios de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés).

También escucharán a los responsables de las compañías de telecomunicaciones acusadas de haber permitido la transferencia de datos privados de sus usuarios a los servicios secretos estadunidenses.

Asimismo, encargarán a expertos estudios independientes sobre los programas de supervisión realizados por autoridades de Estados Unidos y de Europa.

Además, una delegación de diputados, miembros de la comisión de Libertades Civiles, tiene previsto viajar a Washington a finales de octubre próximo para tratar del tema con miembros del Congreso estadunidense.

Tras reunir información y evidencias sobre los hechos, la comisión parlamentaria analizará el impacto de la vigilancia sobre la vida, la libertad de expresión y la presunción de inocencia de los ciudadanos europeos.

Expertos van a Washington

De forma paralela a esta investigación, un grupo de expertos del Departamento de Asuntos Internos de la Comisión Europea llegó el pasado lunes a Washington para evaluar cómo Estados Unidos utiliza los datos que recibe de Europa gracias a dos programas que funcionan desde hace por lo menos un año.

Aunque esta reunión ya estaba programada, el Parlamento Europeo dio su consentimiento el jueves de la semana pasada para suspender los dos acuerdos de intercambio de datos, debido a las denuncias de Edward Snowden.

Los acuerdos en riesgo son el Registro de Nombres de Pasajeros y el Programa para el Rastreo de Financiación Terrorista.

Ministro va por explicaciones

La investigación de la Eurocámara es independiente a la que también realiza el Parlamento de Alemania, que ya planea una sesión extraordinaria para analizar el espionaje de Estados Unidos.

Dicha sesión se realizará una vez que regrese al país el ministro de Interior, Hans-Peter Friedrich, quien llegará hoy a Washington para reunirse, entre otros, con Lisa Monaco, asesora en la lucha contra el terrorismo del presidente Barack Obama, y con el procurador general, Eric Holder.

El viaje del ministro a Estados Unidos se dio a conocer en medio de las crecientes presiones, tanto de la oposición como de la opinión pública y los medios alemanes, para el esclarecimiento del polémico programa de espionaje norteamericano.

Vigilancia, mayor de lo que se creía

El Programa de Vigilancia y Recopilación de Datos (PRISM, por sus siglas en inglés) utilizado por Estados Unidos para acceder a información de millones de personas alrededor del mundo, es sólo una pequeña parte del sistema de captación de datos de las agencias de inteligencia estadunidenses.

De acuerdo con documentos publicados por The Washington Post, el programa denominado Upstream recoge datos que pasan por las redes de cables de fibra óptica, los cuales contienen la mayoría de la información de internet y telefonía del mundo.

Los documentos secretos del gobierno de Estados Unidos, publicados en el sitio web del diario, recomiendan el uso de los programas Upstream y PRISM para la recolección de información.

Desde el 6 de junio pasado, el diario estadunidense ha liberado estos documentos que explican el funcionamiento de PRISM, programa utilizado por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) y el FBI para la extracción de conversaciones, documentos, audio, fotografías y videos desde las principales compañías de internet en Estados Unidos.

Empresas como Facebook, Google, Yahoo, Skype, Apple, Microsoft y YouTube, entre otras, fueron utilizadas por PRISM para almacenar datos de usuarios y establecer objetivos extranjeros operando fuera de Estados Unidos. Las revelaciones del diario causaron molestia alrededor del mundo entre los usuarios de estos servidores.

Para recabar información de un objetivo determinado es necesario que un analista de la NSA envíe una solicitud de autorización de vigilancia a un supervisor que revisa los términos de la búsqueda, y una vez obtenidos los datos, el FBI se encarga de asegurarse que dicha información no pertenezca a ciudadanos norteamericanos.

Cuando el FBI obtiene la información recogida por las empresas de internet o proveedores de datos, como los denominan en el documento, son canalizados a la NSA, en donde son procesados y analizados por esta agencia de inteligencia.

A cada uno de los objetivos se les asigna una anotación que, de acuerdo con informes de The Washington Post, pueden ocurrir en tiempo real, mientras el objetivo se encuentra enviando correos electrónicos, o al registrar conversaciones y mensajes de texto, dependiendo del proveedor del que se trate.

De acuerdo con estos documentos, hasta el 5 de abril se habían almacenado 117 mil 675 objetivos de vigilancia, recogidos con la base de datos de PRISM, sin embargo no se tiene registro de cuántos ciudadanos han sido espiados para recabar información y establecer dichos objetivos.

Cabe destacar que el programa actúa bajo el amparo de la ley estadunidense gracias a que fue aprobado por jueces federales, mismos que vigilan la aplicación de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Exterior (FISA, por sus siglas en inglés).

Aunque hasta el momento no se han ofrecido mayores detalles del funcionamiento del programa Upstream, el diario asegura que las diapositivas que ha publicado hasta ahora son una selección de un documento mucho más amplio que tiene en su poder.

América Latina se une para protestar

Gobiernos aliados y adversarios de Estados Unidos en América Latina se unieron ayer para pedirle explicaciones por la supuesta red de espionaje que puso en marcha en la región, como lo denunció el diario brasileño O Globo basado en archivos proporcionados por el ex técnico de la CIA, Edward Snowden.

Colombia, un aliado de los estadunidenses, de los que recibe ayuda militar, económica y de inteligencia, solicitó explicaciones y expresó su “rechazo” y “preocupación” ante las denuncias de Snowden a la prensa brasileña.

El embajador estadunidense en Bogotá, Peter Michael McKinley, dijo ayer que su país responderá por los canales diplomáticos a Colombia.

Basado en los informes de Snowden, O Globo publicó yer que las estadunidenses Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) también espiaron a Venezuela, Argentina, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Paraguay, Chile, Perú y El Salvador.

La Cancillería de Chile señaló ayer que “procurará verificar la autenticidad” de los informes para pedir las explicaciones, al tiempo que condenó estas prácticas cualquiera sea su origen.

La presidenta costarricense, Laura Chinchilla, valoró como “sano” que se haya abierto un debate amplio sobre el espionaje de EU, y llamó a discutir “sobre cuál debe ser el balance entre la protección de la seguridad de una nación y sus ciudadanos, frente al respeto del derecho de otras naciones”.

Su homóloga argentina, Cristina Fernández, aseguró que en la cumbre de Mercosur que se celebrará en Uruguay habrá un “fuerte pronunciamiento” de los países miembros en contra del espionaje de EU.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, tachó de “intolerable” el espionaje.

EU niega instalación de base de espionaje en Brasil

La mandataria brasileña, Dilma Rousseff, rechazó las prácticas de espionaje masivo y anunció que acudiría ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

Al respecto, el canciller de Brasil, Antonio Patriota, dijo ayer en una audiencia pública en el Senado de su país que el embajador estadunidense en Brasilia, Thomas Shannon, negó que su país haya instalado una base de espionaje en Brasil, como publicó O Globo.

Excelsior

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio