Las buenas decisiones están relacionadas con la integridad

18/03/2013

Autor: Héctor Ruiz Loya.

¿Cómo decidir de manera optima? ¿Las decisiones están relacionadas con la integridad del hombre? ¿Cómo se pierde o se adquiere la integridad?

La integridad es elemento esencial para que el ser humano logre sus objetivos. Se pierde integridad cuando se corrompe, cuando se desgasta y separa de sí mismo y de su objetivo, al perder su dignidad.

El auxilio o la ayuda que se puede dar ante las malas decisiones es fomentar en él la virtud, fortalecer el carácter, y esto se logra cuando empieza a conocerse a sí mismo, a dominarse a sí mismo para cumplir con su responsabilidad  y darse a los demás (generosidad). Por lo cual, requiere darse actividades que lo templen. Solo así podrá formar su carácter que requiere forzosamente para superar los momentos difíciles que se le presentarán en su vida, además de los retos laborales.

Son los eventos extraordinarios donde el carácter del hombre sale y le ayuda a superarlo. Si no lo forma existen muy pocas posibilidades de éxito ante las circunstancias graves.

¿Cómo logra el líder decidir de manera eficiente? ¿Cómo consigue actuar de manera optima? Pues se logra con integridad, con virtudes en especial la prudencia. Actuar de manera prudente le ayuda a decidir de manera efectiva pues se aleja de los enemigos de las buenas decisiones como  la soberbia y subjetividad. La prudencia es la virtud que nos encamina a pensar y actuar bien y correctamente.

También la prudencia nos enseña que las fuerzas no siempre son suficientes para lograr los objetivos, por lo cual nos enseña a pedir fortalezas de otros. Así no solo poseemos lo de nosotros sino que logramos adquirir lo de los demás.

La decisión eficiente va estrechamente ligada al actuar recto del líder. Es la conducta ética la que dicta cual es el acto bueno o malo, cual es lo correcto que permite al líder seguir su fin. No siempre lo fácil es lo que nos lleva al fin perseguido.

También el líder debe tener ciertos atributos como mantener la calma, la serenidad le permite ver más allá sin nubarrones. Fallamos cuando perdemos la calma porque no usamos lo mejor que tenemos.

Ser una persona práctica, hacer bien aquí y ahora,  es determinante en el líder pues es lo que le permite obtener resultados en el corto espacio y tiempo.

Las buenas decisiones deben ser cultivadas, debe evitar la corrupción, evitar el mal, alejarse de las peores opciones de decisión, combatir los vicios y antivalores.

Las buenas decisiones requieren un diagnóstico objetivo en base a la meta determinada y la conducción de hombres hacia allá. La conducción establece el proceso por medio del cual se logra el objetivo. Cada proceso de la decisión es fortalecido por determinada virtud: el diagnóstico necesita de la humildad y objetividad (ver las cosas tal como son), el mando la confianza y fortaleza y la decisión magnimidad y audacia.

Son muchos los elementos que se requieren para decidir de manera optima, es una labor constante fomentar en nosotros las virtudes para despejar la inteligencia y que podamos tomar las mejores decisiones como hombres y como líderes.

 

 

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio