Lo condenaron por violador; salió y atacó a otras ocho mujeres

17/05/2013

En 1996 recibió una condena a 25 años, en Argentina pero cumplió solamente siete y quedó libre. Ahora volvieron a detenerlo, violaba a sus víctimas tras amenazarlas en las paradas de colectivos.

“Aparentá que somos novios… abrazame”, le ordenó a una de sus víctimas mientras le acariciaba el pelo desde atrás. Como esa noche a esa joven mujer, reiteró el ataque en múltiples ocasiones, siempre del mismo modo. Las sorprendía por la espalda, armado a veces con un cuchillo y otras veces con una pistola, y las obligaba a perderse en un descampado para violarlas. Comenzó a llamar la atención en las fiscalías donde caían las denuncias, y recordaron a un violador serial que en 1996, por haber violado a 7 mujeres, había sido condenado a 25 años de prisión.

Así comienza el reporte del diario El Clarín, conmocionado como todo Mar del Plata, Argentina, por un caso que ha sorprendido por su crudeza.

“Actúa del mismo modo que Napolitano”, concluyeron los investigadores, recordando a un violador al que se conoció como “Pepino”. Luego se sorprendieron al saber que Claudio Napolitano, de 43 años, había sido beneficiado por la vieja ley del dos por uno y apenas había cumplido 7 de los 25 años en la cárcel.

Lo localizaron recién este año. Había estado en distintos momentos en localidades de la Patagonia, alternando períodos en Mar del Plata. En 2009 estuvo en la ciudad, también el año pasado. Su presencia en Mar del Plata siempre coincidía “con los brotes de violaciones que hubo en esos momentos”, dijo a Clarín una fuente del caso.

De hecho, entre septiembre y febrero pasados el hombre atacó a cinco mujeres. “Los perfiles genéticos masculinos recogidos en todos los casos que se están investigando son idénticos”, dijo una fuente judicial. Y le adjudican otros tres hechos anteriores.

Cuando bajaban del colectivo o estaban esperando uno, solas, el violador las sorprendía por la espalda y las obligaba a caminar a un descampado. Allí las violaba.

Además de violarlas, “Pepino” despojaba a las mujeres de valores y se quedaba con algunos “souvenirs”. Así es que en los allanamientos, uno de ellos en la casa de un familiar, la Policía encontró ropa íntima y otras prendas de mujeres. “También gran cantidad de material pornográfico, prolijamente guardado en sobres”. Había además celulares y ropa que las víctimas contaron que usaba cuando fueron atacadas.

“La ropa íntima puede ser de las víctimas que llegaron a hacer la denuncia de la violación o de otras que no lo hicieron, porque estamos seguros de que hubo más casos ”, confió una fuente policial. De hecho ayer, en la fiscalía de Marcos Pagella, surgió una vieja denuncia de violación que en la que coinciden todas las características de los ataques del violador serial vuelto a detener ahora.

Excélsior

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio