Más de 3.000 civiles muertos en un año de bombardeos rusos en Siria

30/09/2016

Dos organizaciones coinciden en culpar a Moscú de miles de víctimas en su campaña de apoyo al régimen.

Más de 3.000 civiles han muerto en el primer año de bombardeos de la aviación rusa en Siria en apoyo del presidente Bachar el Asad, según dos auditores con informantes sobre el terreno, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) y el proyecto colaborativo Airwars. El 30 de septiembre de 2015, Rusia lanzó su intervención militar en Siria con el fin de apoyar al régimen sirio en la «lucha contra el terrorismo» y con el objetivo declarado de bombardear a los grupos terroristas, tanto Estado Islámico como el antiguo Frente al Nusra— actualmente llamado Jabhat Fatah al Sham—. Doce meses después, el OSDH, sito en Londres, cifra en 3.804 los civiles que han muerto en los bombardeos rusos, 906 de ellos niños y 561 mujeres. La estimación de Airwars, un proyecto avalado por reporteros especializados en periodismo de datos y fuentes en el terreno, es menos precisa que la del Observatorio al afirmar que «se han contrastado la muerte de más de 3.000 civiles» por los bombardeos de la aviación rusa.

Algo más de 9.300 personas han muerto durante este primer año de bombardeos rusos en Siria, según el Observatorio: 2.746 milicianos del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), así como a otros 2.814 combatientes otras facciones islamistas como Jabhat Fatah al Sham y combatientes árabes y extranjeros.

Sin embargo, tanto la oposición siria como Occidente han denunciado durante este tiempo que muchos de sus bombardeos aéreos han alcanzado objetivos civiles. El último de estos objetivos, no reconocido por Moscú ni tampoco por Damasco, fue un convoy con ayuda humanitaria de la ONU y la Media Luna Roja Siria el pasado 12 de septiembre cerca de Alepo. La ONU, que no se ha pronunciado sobre el origen del ataque, aéreo o terrestre, ha abierto una investigación.

Por otra parte, el Observatorio ha destacado que Rusia ha usado recientemente en sus bombardeos aéreos una sustancia llamada thermite, compuesta de polvo de aluminio y óxido de hierro y que causa quemaduras porque sigue ardiendo durante unos 180 segundos. Según ha explicado, las bombas RBK-500 ZAB 2.5 SM que lanzan los aviones rusos y pesan 500 kilos, llevan submuniciones en su interior que se llenan con thermite y que cuando estallan alcanzan a personas y vehículos a entre 20 y 30 metros.

El mes más mortífero para la población civil fue enero, según Airwars. Al menos 713 civiles murieron en 103 bombardeos, según han podido contrastar a través de cientos de medios en árabe y material fotográfico y audiovisual de los ataques.

«No cabe ninguna duda de que la aviación rusa tiene objetivos civiles», asegura Fadel Abdul Ghany, responsable de la Red Siria de Derechos Humanos que colabora con Airwars. Una base de datos, publicada por este proyecto periodístico, ha recopilado los nombres de más de 2.100 civiles fallecidos en estos bombardeos. Airwars afirma que a pesar de que en algunos de los casos es imposible verificar por completo quién es el responsable de los ataques, la única duda razonable es si han sido bombardeos de la aviación del Kremlin o de la del régimen de Bachar el Asad.

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio