Mubarak no se va; la gente, tampoco

11/02/2011

El mandatario, en un discurso televisado, delegó poderes en el vicepresidente Suleimán, aunque seguirá hasta septiembre, lo que causó la ira popular; Obama calificó la decisión de poco convincente”.

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, anunció ayer en un discurso televisivo que permanecerá en su cargo hasta las elecciones de septiembre próximo, aunque afirmó que transferirá poderes al vicepresidente Omar Suleimán. “He delegado parte del poder al vicepresidente, los poderes del presidente de acuerdo a la Constitución”, dijo Mubarak en su discurso de 18 minutos.

En medio de gritos de protestas en la plaza Tahrir de El Cairo, Mubarak prometió “una transición pacífica hasta septiembre”. “No voy a aceptar ser sujeto de la presión extranjera”, agregó, mientras los enfurecidos manifestantes exhibían sus zapatos en señal de protesta. “No dudaré en castigar a los responsables de la violencia”, dijo Mubarak en un discurso a la nación transmitido por la televisión estatal egipcia. Y aseguró que “la sangre de los muertos por la violencia no será en vano”.

Mubarak además dijo que encomendó modificar seis artículos de la Constitución. “Estoy decidido a cumplir todas las promesas”, planteó. “Ha comenzado un diálogo nacional, debemos seguir ese camino”, explicó Mubarak, en el cargo desde 1981, quien volvió a insistir en que no se presentará a las próximas elecciones. Sin embargo, el mandatario remarcó que no va aceptar “el dictado de órdenes desde afuera, no importa el origen ni la justificación”.

Afuera, en el extranjero, las expectativas por una renuncia de Mubarak eran también fuertes. En Washington, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) consideró poco antes del discurso que había una “fuerte probabilidad” de dimisión, según dijo el director de la entidad, Leon Panetta, en una audiencia ante el Congreso.

Después, el presidente de EU, Barack Obama, afirmó en un comunicado que el anuncio de Mubarak no convenció a la población de Egipto de que el actual gobierno se propone hacer verdaderas reformas democráticas. “Se le ha dicho a la población de Egipto que habría una transición de autoridades, pero aún no está claro que esa transición sea inmediata, significativa o suficiente”, declaró Obama. “Son demasiados los egipcios que no están convencidos de que el gobierno realmente se propone iniciar una transición genuina hacia la democracia”, afirmó.

Asimismo, Obama destacó que el gobierno egipcio tiene la responsabilidad de “hablar claramente” a la población sobre las intenciones de Mubarak. “Por lo tanto urgimos al gobierno egipcio a actuar rápidamente para explicar los cambios que se han hecho y a explicar en un lenguaje claro y libre de ambigüedades el proceso paso a paso que llevará a la democracia”, concluyó.

En Egipto, el secretario general del partido de gobierno, Hossan Badrawi, había pedido ayer directamente a Mubarak que “dé un paso a un lado” y dimita, según declaraciones dadas a la cadena británica BBC. También se especuló durante la jornada con que las Fuerzas Armadas podrían asumir el poder. Sin embargo, los manifestantes dejaron en claro que no aceptarán un liderazgo militar. “Gobierno civil, no militar”, gritaban en la plaza Tahrir, donde se congregó más de un millón de personas. El comandante del ejército egipcio, Hassan al Roweny, había dicho antes del discurso a los miles de manifestantes reunidos en la plaza cairota que “todo lo que quieran se cumplirá”.

Luego de las palabras de Mubarak, el vicepresidente egipcio, Omar Suleimán, aseguró en otro discurso televisivo que está comprometido a garantizar una transición pacífica. Suleimán dijo que confía en que los egipcios salvaguardarán sus propios intereses y subrayó que todavía está abierto al diálogo.

El opositor y premio Nobel de la Paz, Mohamed ElBaradei, instó al ejército a “salvar” a Egipto. “Egipto va a explotar. El ejército tiene que salvar al país ya mismo”, escribió El Baradei en Twitter, poco después del discurso de Mubarak.

Oriente Medio

– El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, pidió ayer en Nueva York que sean retomadas las conversaciones israelo-palestinas “a pesar de todas las turbulencias alrededor”.

– El líder de la oposición iraní, Mehdi Karroubi, fue puesto bajo arresto domiciliario, tras llamar a una protesta pacífica para el próximo lunes en apoyo a los manifestantes en Egipto y Túnez, anunció ayer su sitio en internet Saham News.

-El opositor Moncef Marzouki, candidato a la presidencia de Túnez, consideró “inevitable” que las revueltas se extiendan a otros países árabes.

Milenio

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio