Niña paquistaní atacada por talibanes sale del hospital

4/01/2013

Malala Yousufzai, de 15 años, fue atacada por los talibanes en octubre y trasladada al Reino Unido para recibir tratamiento.

La niña paquistaní a quien los talibanes dispararon en la cabeza por defender la educación de las jóvenes, fue dada de alta en el hospital británico en que se encontraba, después de que los médicos dijeran que estaba lo suficientemente bien como para recuperarse junto con su familia.

Malala Yousufzai, de 15 años, fue atacada por los talibanes en octubre y trasladada al Reino Unido para recibir tratamiento. Aunque recibió el alta el jueves, deberá regresar al hospital a finales de enero o principios de febrero para una operación de reconstrucción craneal, según los médicos.

El disparo de Yousufzai en la cabeza cuando salía del colegio en el valle del Swat provocó la condena internacional.

La joven se ha convertido en un símbolo reconocido internacionalmente de la resistencia a los esfuerzos de los talibanes por negar la educación y otros derechos a las mujeres, y más de 250.000 personas han firmado en internet peticiones para que sea candidata al premio Nobel de la Paz.

Los médicos del hospital Queen Elizabeth de Birmingham donde se trató a Yousufzai dijeron que aunque la bala la alcanzó en la ceja izquierda, no penetró en el cráneo sino que se desplazó bajo la piel por un lado de la cabeza y hasta el cuello.

Fue atendida por médicos especialistas en neurocirugía, traumatología y otras especialidades en un departamento del hospital donde se ha tratado a cientos de soldados heridos en conflictos en Afganistán e Irak.

«Malala es una mujer joven y fuerte y ha trabajado duro con la gente que la cuida para hacer progresos excelentes en su recuperación», dijo Dave Rosser, director médico del hospital.

«Tras hablar con Malala y su equipo médico, decidimos que sería beneficioso para ella estar en casa», agregó.

Yousufzai ya ha estado saliendo del hospital en las últimas semanas para pasar tiempo con sus padres y hermanos pequeños, que tienen una casa temporal en el centro de Inglaterra, dijo Rosser.

«Durante esas visitas su equipo médico ha realizado evaluaciones médicas para asegurar que puede seguir haciendo buenos progresos fuera del hospital», sostuvo Rosser.

El padre de Malala dijo en octubre que estaba seguro de que ella «volvería a levantarse» para perseguir sus sueños después de su tratamiento médico.

 

Excelsior

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio