Pacto agrieta al PAN; revisarán gestión de Cordero en el Senado

18/05/2013

Gustavo Madero recuerda que está facultado para remover al coordinador de la fracción.

Como secuela de las divergencias surgidas en el Partido Acción Nacional (PAN) por su participación en el Pacto por México, su líder Gustavo Madero convocó a una reunión de su grupo en el Senado para revisar la actuación del coordinador parlamentario, Ernesto Cordero.

La principal divergencia se dio esta semana con la presentación del proyecto de reforma político-electoral por parte de Madero, y una alterna auspiciada por Cordero en alianza con un grupo de senadores panistas y del PRD.

En su convocatoria, Madero recordó que como presidente del PAN tiene la facultad de remover a los jefes parlamentarios.

En la encerrona, que será en la sede de Acción Nacional, el próximo martes a partir de las 17 horas, también se analizará la relación del grupo legislativo con el partido y la agenda política que defienden en el Congreso.

Madero dijo que cualquier escenario es posible.

PAN perfila relevo de Cordero

Con el recordatorio de que como presidente del PAN tiene la facultad de remover a los líderes parlamentarios, Gustavo Madero anunció que convocó a los 38 senadores panistas el próximo martes para revisar la coordinación de su bancada, actualmente en manos de Ernesto Cordero.

La encerrona será en la sede de Acción Nacional, a partir de las 17 horas. Ahí también se analizará la relación del grupo legislativo con el partido y la agenda política que defienden.

Madero expuso lo anterior en conferencia de prensa. Antes envió una carta a los 38 senadores en la que reconoce que las declaraciones hechas por Cordero en los últimos días muestran una falta de coordinación y de unidad que “perjudican” y “confunden” a la militancia y a quienes simpatizan con el partido.

Se le preguntó si en el cónclave con los legisladores podría darse el relevo del ex secretario de Hacienda al frente de la bancada. Sin descartar ningún escenario, el ex senador definió que el cambio de Cordero o su ratificación son posibilidades permanentes.

“Puedo tomar la decisión de removerlo, sí. Hoy, mañana, el martes o después del martes o el año que entra. Es una facultad irrenunciable que tengo y también es una responsabilidad. Es una decisión que está siempre ahí y es vigente y es una responsabilidad estar valorándola permanentemente”, respondió.

“Yo estaré actuando siempre con determinación y responsabilidad (…) Hay hechos, hay declaraciones, hay posicionamientos que nos están mostrando como un partido que tiene falta de unidad, de coordinación y que esto lo debemos solucionar y atender.

“No puedo anticipar más. Será ésta la agenda que trabajaremos y de ahí, estoy seguro, que el Partido Acción Nacional saldrá más fortalecido, más articulado, mejor coordinado para seguir impulsando los cambios en nuestro país”.

El dirigente partidista fijó así su postura sobre la propuesta electoral alterna que los senadores panistas presentaron este miércoles en mancuerna con el PRD, un día después de que el mismo Madero había expuesto la iniciativa electoral del partido.

Aunque Cordero firmó el proyecto de reforma partidista, no acudió a la presentación e incluso difundió en su cuenta de Twitter que iría a un encuentro con universitarios en Querétaro.

Madero sí contó con el respaldo de Luis Alberto Villarreal García, coordinador blanquiazul en San Lázaro, y de una decena de diputados, pero ningún senador acudió a la cita ese martes 14.

El miércoles, al presentar la propuesta electoral alterna de senadores del PAN y del PRD, Cordero criticó al Pacto por México, es decir, a Madero y a Jesús Zambrano, dirigentes de ambos partidos, porque dijo que sus impulsores trabajan “en lo oscurito”, buscan que los proyectos de reformas se aprueben tal y como las envían y sin previa consulta de expertos.

Madero explicó que la reunión del martes se convoca por la necesidad de revisar la situación del partido, por diversas “declaraciones que desorientan a la opinión pública” y “algunos desencuentros”. La prioridad, remarcó, es tomar “definiciones institucionales”.

Se enviaron 38 cartas

“Hoy convoqué a reunión extraordinaria con senadores para el martes 21, en carácter de presidente (del PAN), para revisar conjuntamente agenda política y coordinación del grupo y relación con el partido”, detalló Madero.

Precisó que ya había hablado con Cordero y con varios legisladores para concretar la cita.

“Nuestro querido partido atraviesa por una etapa de evaluación profunda y mejora de su funcionamiento, con el fin de seguir siendo un mejor partido y servirle mejor a México. Esto exige a cada uno de nosotros el mejor entendimiento y coordinación entre todos los miembros del partido y muy en especial en los que ostentamos alguna representación de la institución”, expuso en el texto.

En referencia a los dichos de Cordero contra el Pacto por México, el dirigente expuso en la misiva a los senadores que en días recientes “hemos presenciado una serie de declaraciones y posicionamientos que nos muestran ante la opinión pública como un partido que pudiera mantener una falta de coordinación y unidad que nos perjudican y confunden tanto a nuestros militantes como a nuestros simpatizantes”.

Gustavo Madero concluye que, en ese contexto, “me permito convocarte y convocar a todos los integrantes de nuestro grupo parlamentario en el Senado a una reunión extraordinaria, con el fin de revisar conjuntamente nuestra agenda política y legislativa, así como la propia coordinación del grupo y su relación con el partido”.

En la conferencia, el dirigente partidista enfatizó que la convocatoria se realizaba con cinco días de anticipación y en un periodo de receso en el Congreso. “Estoy pidiendo que se le dé la máxima prioridad para atender esta reunión y poder platicar estos temas y salir con definiciones institucionales en el marco de este reglamento y estatutos (del PAN)”, detalló.

Un divorcio largamente anunciado

Echarlo de la dirigencia del PAN, amenazarlo con rebeliones internas, golpearlo en los medios, menospreciar los acuerdos a los que llega e ignorar sus recomendaciones son algunos de los 11 episodios protagonizados por Gustavo Madero y Ernesto Cordero y que ahora tienen a éste con un pie fuera de la coordinación de los senadores de Acción Nacional.

La tensión comenzó con el año 2012, cuando los calderonistas que apoyaban a Cordero como candidato presidencial acusaron a Madero de operar en favor de Josefina Vázquez Mota.

En agosto la relación se tensó más. Conformado en su mayoría por calderonistas, el naciente grupo parlamentario tuvo su primer desencuentro con Madero cuando éste postergó una semana el anuncio de los coordinadores parlamentarios; los calderonistas amenazaron con una rebelión si no dejaba a Cordero.

Fue cuando el entonces presidente Felipe Calderón exhortó a los suyos a forzar la salida de Madero de la dirigencia, que se adelantara la Asamblea Nacional y se cambiaran los Estatutos del partido; objetivos que se frustraron.

Las críticas fuertes y mordaces de los calderonistas contra Gustavo Madero, que ya para noviembre había sentado su bastión político en el Senado, generaron que el líder nacional del PAN analizara la destitución de Ernesto Cordero para el 1 de diciembre; pero el golpeteo mediático y las advertencias de rebeliones internas, con repercusiones en la Asamblea Nacional de marzo, llevaron a Madero a posponer esas intenciones, de acuerdo con la versión de sus cercanos.

El primer encontronazo entre ambos fue en diciembre de 2012. Excélsior fue el primer diario que informó la manera en que los calderonistas enfrentaron a Gustavo Madero por haber firmado el Pacto por México, en una
reunión privada en el Senado. Los calderonistas amenazaron con echar abajo el Pacto y desde ese momento se dedicaron a desacreditarlo.

Justo al amparo de los temas del Pacto se generaron las otras diferencias; Cordero y los suyos criticaron la inclusión de Juan Molinar Horcasitas y Santiago Creel en el círculo de Madero; hicieron cambios a la reforma educativa, primer producto del Pacto.

Este año frenaron la reforma al fuero; hicieron cambios a la ley de telecomunicaciones, con un pleito calificado como “memorable”; frenaron al IMSS, porque Cordero pidió a Raúl Gracia que no convocara a la comisión de Estudios Legislativos Segunda; los cambios a la ley minera, y la semana pasada anunciaron una reforma política paralela a la emanada del Pacto.

Sustitución de Creel

Hay un antecedente de relevo de coordinador panista en el Senado:

Hace cinco años, Madero ocupó la coordinación del PAN por instrucciones de Los Pinos. Germán Martínez removió a Santiago Creel. Entonces, junio de 2008, Calderón ordenó el cambio por falta de sinergia entre la agenda del coordinador y las prioridades del gobierno.

Cuestión de tamaños

—¿Le ve tamaños a Ernesto Cordero para ser presidente del PAN, aptitudes, capacidades, para encabezar el partido que usted ahora preside?, se le preguntó ayer a Madero.
—Yo te diría que hay candidatos según el método. Algunos se sienten que tienen mayores posibilidades en un método que en otro, pero eso ya será función de lo que decida esta Asamblea.
—Le pregunto si le ve tamaños.
—No me toca a mí verle los tamaños a nadie.

“No vamos a permitirlo”

La inminente salida de Ernesto Cordero como coordinador de los senadores del PAN ahondó la división entre ellos, pues mientras el vicecoordinador Francisco Domínguez advirtió que 32 senadores impedirán que Gustavo Madero quite a Cordero, otros ya apuntalan a Héctor Larios, Juan Carlos Romero Hicks, Ernesto Ruffo y Javier Corral para sustituirlo.

“Si llegaran a remover a Ernesto Cordero, por supuesto que nos vamos a organizar; por supuesto que vamos a juntarnos los 32 senadores que estamos alrededor de Ernesto Cordero y que le reconocemos su liderazgo (para ver) cuál sería nuestra estrategia, porque no queremos que Ernesto Cordero deje de coordinar al grupo parlamentario, así de claro.

“Pero yo no sabría qué es lo que vamos a hacer, porque no me he reunido con mis demás compañeras y compañeros. Ya nos estamos hablando para juntarnos”, informó Francisco Domínguez.

José Rosas Aispuro, vicepresidente del Senado, advirtió que “no permitiremos que se haga un movimiento para atender otros intereses. Los panistas en el Senado no hemos sido obstáculo de nada, pero tampoco oficialía de partes. La gran mayoría no vamos a permitir que quiten a Cordero”.

Aunque se tomó desde el principio de esta semana, ayer fue pública la decisión de Gustavo Madero, presidente nacional del PAN, de quitar a Ernesto Cordero como coordinador parlamentario en el Senado, porque no es sano para el partido seguir con señales encontradas.

De inmediato, dentro del grupo parlamentario comenzaron a fijarse posiciones. Aunque Francisco Domínguez aseguró que son 32 los senadores que estarán “como muégano” en defensa del liderazgo de Cordero, en verdad son 28 quienes han dejado en claro la filia por su coordinador, mientras que nueve se asumen como integrantes de otras corrientes panistas o incluso independientes.

De acuerdo con los Estatutos del PAN, es decisión exclusiva del presidente nacional destituir a los coordinadores parlamentarios, y aunque se basa en una consulta entre los legisladores para tomar decisiones, lo cierto es que ésta no es vinculante, sólo indicativa.

Así lo acepta Jorge Luis Lavalle, uno de los más cercanos a Cordero, y quien se encarga de la administración de los poco más de 40 millones de pesos que recibe mensualmente el grupo parlamentario.

“Estoy consciente de ello y por eso hago el respetuoso llamado a nuestro presidente a que no sé qué motivos lo lleven o lo podrían llevar, pero me parece que el comportamiento y el manejo de la bancada del senador Cordero ha sido implacable, ha sido siempre en defensa y luchando por los intereses de México y de la bancada.

“Siempre las decisiones que se han tomado han sido en conjunto de los 38 senadores y hay que entender cuáles pueden ser sus motivos. Sería importante que el presidente del partido nos tome en cuenta, porque somos quienes estamos ahí directamente.”

Ante esta posición, Javier Corral emitió un comunicado en el cual dice que Ernesto Cordero “ha llegado a extremos inadmisibles de desafío institucional. Busca boicotear el Pacto por México anclado en una visión del pasado que responde a una lealtad a Calderón por encima de su lealtad al PAN”.

Acusó a Francisco Domínguez de haber amenazado a Madero con la renuncia al partido de los senadores que apoyan a Cordero, pero el mismo Domínguez lo desmintió y acusó a Corral de ser un panista incongruente y mentiroso.

Excélsior

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio