Papa Francisco quiere un mundo mejor; impulsa a jóvenes

25/07/2013

En su homilía de ayer el Papa advirtió sobre “ídolos pasajeros” como el dinero y el poder, y llamó a alejarse de ellos

Brindar impulso a los jóvenes para que sean protagonistas de la construcción de un mundo mejor, fue el llamado que el papa Francisco hizo a la sociedad desde el Santuario Nacional de Aparecida, el templo mariano de mayor importancia para el pueblo brasileño.

Francisco advirtió sobre “ídolos pasajeros” como el dinero y el poder, y llamó a alejarse de ellos.

Durante su primera misa en Brasil, el obispo de Roma aseguró que la juventud es un motor poderoso para la Iglesia y la sociedad e invitó a los casi 200 mil fieles congregados en las inmediaciones del recinto religioso ser luces de esperanza y tener una visión positiva de la realidad.

“Demos aliento a la generosidad que caracteriza a los jóvenes, ayudémoslos a ser protagonistas de la construcción de un mundo mejor: Ellos no sólo necesitan cosas, necesitan sobre todo que se les propongan esos valores inmateriales que son el corazón espiritual de un pueblo, la memoria de un pueblo”, puntualizó.

Al pronunciar su homilía, Francisco recordó la visita que su predecesor Benedicto XVI efectuó, seis años atrás, a ese mismo santuario, y aseguró que el cristiano no puede ser pesimista y no tiene el aspecto de quien parece estar de luto perpetuo.

Fue en ese momento cuando el Papa hizo memoria de la reunión que los obispos de América Latina tuvieron en ese mismo lugar un sexenio antes: “Ha ocurrido algo muy hermoso, que he podido constatar personalmente: ver cómo los obispos —que trabajaban sobre el tema del encuentro con Cristo, el discipulado y la misión— se sentían alentados, acompañados y en cierto sentido inspirados por los miles de peregrinos que acudían cada día a confiar su vida a la Virgen: aquella Conferencia ha sido un gran momento de Iglesia”, recordó.

En la celebración eucarística el primer pontífice proveniente de América encomendó además a la Virgen María al pueblo latinoamericano y el éxito de la Jornada Mundial de la Juventud.

Una fría espera

Miles de peregrinos que esperaron la llegada de Francisco a Aparecida desde la madrugada de ayer, escucharon su mensaje mientras aguantaban el fuerte viento gélido derivado de uno de los inviernos más fríos en las últimas cuatro décadas en Brasil.

Los encargados de la seguridad del Papa fueron forzados a cambiar el programa de viaje debido al clima lluvioso que se vive en Río de Janeiro, por lo que el Papa tuvo que ser llevado en avión a un aeropuerto cercano a Aparecida y de ahí fue trasladado en helicóptero hasta el santuario mariano.

El pontífice arribó a las 10:30 horas (tiempo local) a las inmediaciones del recinto y fue recibido por el rector de la Basílica, el padre Domingos Sávio da Silva. El Papa recorrió en el papamóvil descubierto el atrio del santuario con el objetivo de acercarse a los fieles católicos. Posteriormente se dirigió a la Capilla de los Doce Apóstoles y pronunció la oración que se convertirá en el rezo oficial que se recitará en cada misa para encomendar al pueblo bajo la protección de Aparecida.

Seis años tuvieron que pasar para que Jorge Mario Bergoglio volviera a orar ante la imagen de la Virgen negra que fue encontrada en el río Paraiba por tres pescadores durante el siglo XVIII. En 2007 el entonces cardenal y arzobispo de Buenos Aires se encargó de la redacción del documento final de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y el Caribe que se desarrolló en Aparecida con la presencia del ahora papa emérito Benedicto XVI.

Excelsior

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio