Ponen alto a redadas contra los migrantes

6/04/2013

El acuerdo, anunciado en Nueva York, fue logrado la víspera tras una demanda interpuesta por 22 personas latinas.

Agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos no podrán hacer redadas en viviendas de migrantes sin una orden judicial o el permiso explícito de los habitantes, según un arreglo legal anunciado en Nueva York.

En las redadas sin orden judicial en casas de inmigrantes usualmente participaban una docena de agentes de la ICE armados, quienes rodeaban la vivienda en la madrugada, golpeaban la puerta y una vez abierta entraban sin el consentimiento de sus habitantes.

El acuerdo fue logrado la víspera tras una demanda interpuesta por 22 personas de origen latino, víctimas de redadas ilegales efectuadas por agentes de inmigración sin autorización judicial, que además recibirán un millón de dólares de la ICE por daños y perjuicios.

Asimismo, ocho hombres y mujeres que fueron arrestados durante las redadas recibieron acción diferida o cierre de sus casos de inmigración, informó la Organización Latino Justice.

“Este acuerdo es un gran logro para los inmigrantes en todo el país. Los agentes de inmigración ya no tienen rienda suelta para invadir sus hogares y cometer abusos sin temer consecuencias disciplinarias”, dijo Juan Cartagena, presidente de Latino Justice.

Ghita Schwarz, abogada del Centro de Derechos Constitucionales, otro de los organismos que apoyaron a los querellantes, afirmó que el arreglo demuestra que “los agentes de ICE están sujetos a las mismas restricciones constitucionales que cualquier otro oficial de la ley”.

Republicanos se pelean

Republicanos del Comité Judicial del Senado acusaron a algunos de sus colegas del mismo partido, que trabajan en un proyecto bipartidista de inmigración, de operar en secreto, alegando en una carta ayer que “ha llegado la hora de la transparencia” y presionaron para realizar sesiones informativas y audiencias integrales antes de someter la medida a una votación.

En respuesta, el senador Marco Rubio, republicano por la Florida y miembro del grupo de senadores que todavía afina un proyecto de ley integral de inmigración que pudiera darse a conocer la próxima semana, dijo que concuerda con la necesidad de realizar audiencias y planeó informar a todos los senadores republicanos la próxima semana. Pero Rubio rechazó el alegato de que el proceso del proyecto de ley ha sido más secreto que cualquier otro y afirmó que él ha trabajado para incorporar sugerencias de todos los senadores.

Por su parte, el legislador republicano Steve King, de Iowa, censuró un informe del Comité Nacional Republicano por considerar que sus esfuerzos por atraer a los votantes hispanos equivalen a oportunismo político.

“Creo que el partido habría estado significativamente mejor si nunca hubiese emitido ese documento”, afirmó King durante la filmación del programa televisivo noticioso “Iowa Press”.

Texas abrirá frente contra la Casa Blanca

Texas amenazó con encabezar una batalla legal en contra del gobierno federal, si la administración del presidente Barack Obama y el Senado ratifican el Tratado sobre Comercio de Armas (TCA) aprobado esta semana por Naciones Unidas.

En una carta dirigida al presidente Obama, el procurador general de Texas, Greg Abbott, calificó al TCA como “una amenaza para los estadunidenses”.

El TCA busca establecer un estándar común entre los países para la regulación nacional del comercio internacional de armas convencionales.

“Si Estados Unidos y el Senado ratifican el Tratado, Texas liderará la lucha para que sea derogado en las cortes por constituir una violación a la libertad constitucional”, advirtió el procurador texano.

“Lo insto a rechazar el Tratado”, sugirió Abbott al mandatario en su misiva.

“Nuestra Constitución es excepcional, en parte, porque garantiza nuestras libertades individuales, incluido el derecho a poseer y portar armas, consagrado en la Segunda Enmienda”, argumentó.

Abbott envió la carta aún cuando la administración Obama ya había expresado su beneplácito por la aprobación del TCA en Naciones Unidas.

El gobierno de Obama consideró al TCA como un logro histórico con el potencial de reforzar la seguridad global al tiempo que preserva el comercio militar legítimo.

“El Tratado adoptado establecerá un estándar internacional común para la regulación nacional del comercio internacional de armas convencionales”, destacó el secretario de Estado, John Kerry.

“Nada en este Tratado puede infringir en los derechos de los ciudadanos estadunidenses bajo nuestra ley doméstica o la Constitución, incluida la Segunda Enmienda”, aseguró Kerry.

«Excélsior»

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio