Star Trek: sin límites

8/09/2016

Hace 50 años inició un viaje un tanto turbulento, pero ahora, convertido en uno de los más demandados por sus fanáticos, llega con una nueva historia que los cautivará, aunque eso signifique una destrucción.

star-trek-1516820

La destrucción de la nave USS Enterprise capitaneada por el audaz capitán James T. Kirk (Chris Pine) llegó. Hoy, panel por panel, botones, controles, timones, transportadores, todo será reducido en cenizas, fierros obsoletos y tecnología irreparable.

Star Trek: Sin Límites estrujará el corazón de todos esos trekkies que a diario pulen frente al espejo su insignia como miembro de la Flota Estelar de la Federación, porque seguro ninguno imaginó que celebrarían 50 años de historia con la caída de un emblema tan importante como la que están por atestiguar.

La osadía, que sólo podría compararse con una posible caída del Halcón Milenario en Star Wars, estuvo en manos de Justin Lin, director de la película que mañana arranca los festejos en todas las pantallas mexicanas.

“Créanme, no fue nada fácil para mí porque como todo trekki crecí con esa nave desde que tenía sólo ocho años. Pero creí que para el 50 aniversario teníamos que deconstruir la historia que maneja Star Trek y todas sus ideas que propone. Para lograrlo teníamos que enterrar las medidas de seguridad que rodea a todos los personajes que amamos. Que nos llevó directamente al Enterprise.

“Destruirla fue algo doloroso y emocional, pero también creo que su caída en realidad ayuda a que los protagonistas se encuentre el uno al otro y busquen cómo lidiar, hasta las últimas instancias, con todo el amor y pasión que simboliza esta franquicia”, compartió el cineasta estadunidense de origen taiwanés.

El giro a los personajes, y la trama, comienza en la base de Yorktown donde Sulu (John Cho) se revela naturalmente como un hombre homosexual, una inclusión que Simon Pegg, coguionista de la cinta, quiso realizar en un universo donde no existen complejos y hay una gran diversidad, según lo planteó en entrevista.

Legado Estelar

Uhura (Zoe Saldana) termina su relación con Spock (Zachary Quinto), el consentido vulcano cuyo mundo se cae a pedazos por desamor y por enterarse de la muerte del embajador Spock en Nuevo Vulcano, una escena en la que se rinde tributo a la memoria del actor Leonard Nimoy, quien falleció en febrero del año pasado e interpretó al personaje desde 1964.

La triste escena muestra a un Quinto con la mirada clavada en las estrellas, en plena reflexión sobre el destino que en la vida real tendrá que asumir: respetar, honrar, vivir y morir como Nimoy lo hizo por Spock durante toda su vida.

“Tengo el sentimiento de responsabilidad porque siento que Leonard con mucho respeto me pasó la estafeta a mí cuando comenzamos a trabajar juntos en el nuevo universo cinematográfico, que comenzó en 2009. Es un proceso, uno que desafortunadamente quedó inconcluso por su repentino fallecimiento, así que ahora es mi deber cargar con el legado de este personaje en todo el mundo.

“Estoy agradecido de hacerlo y siento que él no esté junto a mí para que lo vea, pero definitivamente siempre vivirá dentro de esta experiencia a la que siempre perteneció”, explicó Zach, de 39 años.

ATAQUE BIOLÓGICO

Enviados a una misión de rescate, la tripulación del USS Enterprise es emboscada por un enjambre extraterrestre comandado por Krall (Edris Elba), que perfora y derriba la colosal nave. El ataque se gesta por recuperar un objeto antiguo llamado Abronath, necesario para activar un arma biológica de destrucción masiva con la intención de aniquilar a toda la Federación.

El capitán Kirk tendrá la misión de reactivar a su equipo y evitar que Krall reanude el conflicto galáctico que pone en peligro a todo el universo.

“Carga con una culpa tremenda por no tener la fortaleza de impedir que ese tipo destruyera su casa, el hogar de su flota y a tantas personas que la tripulaban. Su responsabilidad es volver a poner todo en marcha y recuperar el objeto perdido.

“El mayor tema es la familia, unidad y la concepción de una federación donde la gente sale adelante trabajando en conjunto. Sin duda que la unidad es la idea primordial para poder resolver varios de los conflictos, así como todas las situaciones que preocupan justo ahora en el mundo”, opinó Pine, de 36 años.

Pese a que la muerte de Yelchin, quien da vida al simpático Pavel Chekov, impactó en la mayoría de los actores e intentaron no recordar el trago amargo, Pegg y Saldana tuvieron la oportunidad de expresar sus sentimientos en una visita reciente a la Ciudad de México.

“No es fácil perder compañeros de esa manera, sobre todo Anton, que era un amigo verdaderamente entrañable. Aún no puedo asimilar que ya no está con nosotros y no creo que los demás ya lo hayan logrado. Sinceramente es difícil de creer”, dijo el británico que da vida al ingeniero Scotty.

Para saber

De la primera (1979), a la más reciente (2016), se han realizado 13 cintas de la saga.
Seis series de televisión se han transmitido entre 1966 y 2005. En 1978 se preparó un proyecto que no vio la luz y este año saldrá una nueva.
En español es conocida como Viaje a las estrellas.
En Star Trek: La nueva generación (emitida entre 1987 y 1994 aparecían dispositivos parecidos a las tablets actuales.
En plena Guerra Fría, el capitán James T. Kirk trabajaba en una atmósfera de confianza con su navegador ruso Pavel Chekov. Durante las tensiones raciales en los años 60 en Estados Unidos, la actriz negra Nichelle Nichols recibió el papel de teniente Uhura, oficial de comunicaciones.
El creador, Gene Roddenberry, tenía inclinaciones pacifistas, dijo su hijo Rod en el documental 50 Years of Star Trek, emitido por History Channel.
Roddenberry había visto lo mejor y lo peor de la humanidad como piloto de bombardero en la Segunda Guerra Mundial y policía, “pero creo que eso realmente le ayudó a dar forma a su imagen de Star Trek en ese futuro mejor”.
Gene Roddenberry, que murió en 1991, expresó el deseo de que sus restos fueran enviados al espacio y en 1997 parte de sus cenizas fueron puestas en órbita en uno de los primeros funerales de este tipo.
Leonard Nimoy, Spock, oficial científico del Enterprise, murió el año pasado, mientras que Anton Yelchin, que interpretó a Pavel Chekov en las últimas películas, falleció en junio.
Su llegada a la televisión

Sólo un grupo selecto se interesó en emprender un Viaje a las Estrellas en 1966. El truco era que nadie abandonaba la tierra, sólo bastaba encender el televisor y sintonizar algo llamado Star Trek. Una ciencia ficción que se desprendió de la imaginación del escritor texano Gene Roddenberry. Le pareció curioso, dada su formación en el género western, ubicar una aventura en la vía láctea, recorrida por la Enterprise, una nave tripulada por el capitán James. T. Kirk (William Shatner), el oficial Spock (Leonard Nimoy) y el médico Leonard McCoy (DeForest Kelley) en busca de nuevas formas de vida y civilizaciones.

La primera emisión, justo hace 50 años, ganó aplausos intergalácticos. Su desarrollo poco a poco fue más complejo para el televidente, para los supuestos especialistas, en general para todo ser humano que no soñaba más allá de la atmósfera.

Variety, autoridad en cine y televisión, la desacreditó. La revista no le entendió, se le hizo confusa y creyó que su existencia sería limitada. Le echó la sal y después de 79 capítulos, que gradualmente perdieron espectadores, fue cancelada en febrero de 1969.

La llegada del hombre a la luna motivó a que la serie original fuera retransmitida en Estados Unidos y a nivel internacional. Le siguieron las series The Next Generations (1987-94), Dead Space Nine (1993-99), Voyager (1995-2001) y Enterprise (2001-05). Juntas acumulan 727 episodios, además de su versión animada que incluyó las voces de sus actores originales.

El sueño de Roddenberry se cumplió, no lo podía creer, porque hasta 13 películas se han producido desde el estreno de la primera cinta en 1979 hasta la moderna Star Trek: Sin Límites.

Evidentemente no pudo disfrutar al 100% del culto en el que se convirtió su saga. Al menos en el mundo terrestre se acabó su cosmos el 24 de octubre de 1991, producto de un malestar cardiaco, pero dejó un legado muy importante que ahora millones de personas disfrutan.

Diversidad

Una de las motivaciones que llevó a Roddenberry a crear Star Trek fue imaginar un mundo ideal, con una sociedad sin complejos, optimista, encargada de promover el trabajo en conjunto, sin diferencias raciales ni homofobia.

Él se sentía atrapado en una década en la que el planeta Tierra representaba un contraste al 100% de todo lo que él creo en el mundo trekkie: en Estados Unidos se demeritaba a los negros, el sexo era un tabú, entre seres humanos se mataban, aún lo hacen, y las diferencias religiosas afectaba la cohesión social.

Le dio el papel de la teniente Uhura a la actriz negra Nicholle Nichols y se besó con el rubio capitán Kirk, un acto interracial que se negaron a emitir en varias localidades americanas; representó la unión entre Estados Unidos y Rusia con la amistad entre el capitán y el navegador Pavel Chekov, además del japonés Sulu (George Takai), que representaba el fin de la enemistad con los ciudadanos del Sol Naciente luego de extender su apoyo a la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Cinco décadas después Simon Pegg, quien da vida en las nuevas películas al ingeniero Montgomery Scott, tomó el concepto de diversidad y libertad total de Roddenberry e incluyó a un personaje homosexual en la nueva cinta.

Sulu, interpretado por el surcoreano John Cho, fue el elegido.

“Era el único punto perdido y faltante en un mundo como éste, un lugar muy inclusivo, donde todo es aceptado y hay una infinidad de diversidad y muchas combinaciones. No había ningún personaje homosexual que fuera importante.

“Uno encuentra esta orientación en las personas mucho después de conocerlas, no tiene porqué ser una particularidad a destacar desde el primer momento que se dan a conocer. Yo conozco personas desde hace muchos años y al enterarme sobre sus preferencias, no cambia mi parecer. Así es como tendría que ser, ni si quiera se tendría que preguntar o sorprender”, compartió a Excélsior el británico y también guionista de Star Trek: Sin Límites.

Sigue el Legado

Como parte de las celebraciones del 50 aniversario, se dio a conocer este año la producción de la serie Star Trek Discovery, que estará a cargo de Bryan Fuller, genio detrás de Hannibal.

El productor asistió a la convención Star Trek: Mission New York y adelantó detalles.

“La nave se llama Discovery por unas cuantas razones, como la aportación de Stanley Kubrik a la aeronave de 2001: Odisea en el Espacio, el transbordador espacial de la NASA y la palabra se refiere a la palabra descubrimiento, que para los trekkies hace referencia al mundo concebido por Roddenberry, en el que todos nos unimos como planeta y buscamos colaboración con otros universos”, dijo durante su ponencia.

A comparación del resto de las series, que encumbran al capitán Kirk, Fuller destacó la importancia de desarrollar más la vida de la tripulación.

Festejo en México

La flota Star Trek USS Prometeo Base Ciudad de México organizó una convención para este sábado y domingo. Tendrá lugar en el Centro Cultural Futurama a partir de las 10 de la mañana. Se realizarán tres conferencias de catedráticos de la UNAM. Habrá talleres de uso de telescopios, cosplay, páneles de opinión, conciertos, maquillistas y proyecciones.
En enero de 2017 se realizará el primer crucero Star Trek, ya agotado por cuatro mil trekkies, quienes disfrutarán de un viaje por Miami, las costas mexicanas y Belice.
La nave estará tripulada por William Shatner, Robert Picardo y Marina Sirtis, entre otros protagonistas de las series y películas de Star Trek.
Ya se confirmó el segundo crucero para 2018.

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio