Vuelve a casa

7/02/2011

La defensiva finalmente sí fue un factor de peso en el resultado final, como lo ha sido a lo largo de la historia, pero ahora no fue laCortina de Acero la que se llevó los reflectores, sino la Cortina de Queso que fue una pesadilla para Ben Roethlisberger y compañía, quienes tuvieron que ver como los Empacadores de se llevaron el triunfo de 31-25.

Con tres balones recuperados (que se tradujeron en 21 puntos, siete anotados por esa unidad), una captura, cinco golpes al mariscal de campo rival y una gran actuación de su secundaria (que provocó que hubiera pases incompletos y que Roethlisberger no pudiera hacer jugadas grandes), la defensiva encabezada por Clay Matthews cargó la balanza en favor de los Empacadores, quienes lograron su cuarto título de la historia.

En los anales de los Super Bowls el equipo que comete la menor cantidad de errores tiene una marca de 33-3, contando el de ayer. Green Bay no tuvo pérdidas de balón mientras los Acereros sufrieron tres.

Feroz inicio

Los Empacadores ganaron desde el inicio del encuentro, al llevarse el volado. La defensiva fue un dolor de cabeza para Pittsburgh.

Con el marcador 7-0, después de un pase de anotación de 29 yardas a Jordy Nelson, Roethlisberger fue golpeado antes de acabar su movimiento para lanzar, pero el pase se quedó corto, lo que que aprovechó Nick Collins para interceptar y llevarlo a la zona de anotación con un espectacular salto. Con 3:20 por jugar en el primer periodo, Empacadores dominaba 14-0.

“Esa jugada fue mi momento cumbre. Tuve oportunidad de leer bien lo que iba a hacer Ben (Roethlisberger), me moví correctamente y después sólo pensaba en anotar”, aseguró Collins.

Pero eso no era todo el veneno que tenían los del uniforme verde. Aunque les lograron hacer un gol de campo para poner la pizarra 14-3, apareció el profundo Jarrett Bush, quien se adelantó al receptor para arrebatarle el pase de su mariscal. Tan sólo cuatro jugadas después ese error se convirtió en siete puntos.

“Sabíamos que era una vía para poder vencerlos, nunca dejarlos tranquilos a la ofensiva”, aseguró ellinebacker, AJ Hawk.

“Estudiamos mucho sus tendencias y nos adelantamos a las cosas, afortunadamente nuestra ofensiva aprovechó cuando les dimos el balón de vuelta”.

Al medio tiempo la pizarra marcaba un 21-10 y en el tercer periodo los Acereros mostraron su coraje para ponerse a sólo cuatro unidades (21-17), aprovechando errores mentales de los Empacadores. Pero la esperada voltereta nunca llegó, Green Bay no dejó que eso pasara.

Pittsburgh estaba armando un ataque interesante al finalizar el tercer cuarto. Salieron de la yarda 41 del rival y se sentía que era el momento de darle la vuelta, pero Clay Matthews provocó un fumble que recuperó Nick Collins y después Aaron Rodgers haría siete puntos más

Los Acereros respondieron con una anotación con pase de 25 yardas a Mike Wallace, pero sólo habían 7:34 por jugar, de los cuales, el ataque empacador consumió 6:16 de lo que restaba, con tres puntos de por medio.

Defensiva asfixiante la que se paró en el Cowboys Stadium, una defensiva que hizo que el título de la NFL vuelva a su lugar de origen: Green Bay.

Dato

Los Empacadores se convirtieron en el segundo equipo en en calificar como sexto sembrado y ser campeón. Antes fueron los Acereros del Super Bowl XL.

Milenio

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio