¿Y la democracia es funcional…?

20/06/2013

Por qué no, palabreja tan vituperada, de moda, tan repetida hasta “la coronilla” en los medios,protagonista de disertaciones en Los Ateneos vespertinos de la universidad, recuerdo que Abraham Lincoln la definió “El gobierno del pueblo, para el pueblo, por el pueblo”, interesante: En la década de 1970 sólo unos 40 países en el mundo podían considerarse democráticos. A partir de mediados de la década de los 80 sin embargo se produce una verdadera epidemia de democracias. Hoy en día podemos encontrar entre 76 y 120 países con regímenes autoproclamados como democráticos. Latinoamérica pasó de tener tan solo tres o cuatro democracias a principios de los años ochenta a tener diversas formas de gobiernos democráticos en casi todos los países. Pero… Tener gobiernos democráticos es una exigencia fundamental para ser parte de la Unión Europea, igualmente, la Carta Democrática de la OEA establece un profundo compromiso con la promoción y defensa de la democracia para la región de América Latina. Sin embargo, las expectativas que despiertan las promesas de la democracia crean descontento y presentan retos. Veamos algunos: Los retos de la democracia de hoy. Los temas de democracia se encuentran crecientemente globalizados. Esto hace que se comience a replantear el papel del Estado como centro de la acción política. ¿En un mundo globalizado, cómo podremos comprender la democracia? ¿Cuáles serían los sujetos, los Estados o las personas? Qué tipo de arreglos institucionales necesitaremos? La profundización de la democracia implica crear más y mejores expresiones democráticas entre las personas, los gobiernos y las organizaciones internacionales de distintos tipos. Politólogos hablan de “democratizar por encima y también por debajo del nivel de la Nación”. El problema de la desigualdad afecta nuestra valoración de la democracia. ¿Cómo podemos pensarnos todos iguales si en efecto no lo somos? ¿Qué niveles de desigualdad pueden tolerarse? Cada vez esperamos más de la democracia no sólo como un asunto de reglas de política y representación, sino como una manera para resolver necesidades básicas apremiantes. En todo el mundo, se cuestionan los regímenes democráticos por su incapacidad de responder a estas demandas. (México, Brasil, España, Portugal, etc.) Se da una extraña situación, donde mientras millones de personas han ido ganando el derecho a elegir sus líderes, pareciera que sus decisiones se están volviendo irrelevantes. Los retos de la democracia hoy: el desencanto con las formas tradicionales de representación. Resulta paradójico que a pesar que la democracia se ha estado expandiendo en todo el mundo, crece un profundo desencanto con los procedimientos de la democracia. En casi todas las democracias actuales, vota menos gente que antes, aumentan los niveles de desconfianza en los políticos y son cada vez menos quienes se interesan en actividades partidistas. Estas son expresiones que nos muestran que existen Las democracias parecen en crisis. Sin embargo, esta se relaciona más con los resultados producidos por los gobiernos que por el sistema democrático mismo. Es una crisis “en” la democracia más que “de” la democracia. Lo que está en cuestionamiento son las formas y las instituciones de las democracias. Existe un descontento en el vínculo entre el ciudadano y el proceso político que termina por expresarse como apatía o indiferencia, abstención electoral o por canales externos a los que ofrecen las instituciones políticas o el Estado. Pero aún está el desafío de conseguir que esas nuevas expresiones se traduzcan en mejores gobiernos… Dubiumsapientiaeinitium. La duda es el comienzo de la sabiduría

Tomas Bermúdez Izaguirre

Correo electrónico: tomymx@me.com

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio