Dura prueba

3/06/2011

Entre más alto escala en la montaña más fuerte se ha puesto el viento, una ráfaga ha complicado su andar y el beisbol le pone una prueba para saber si tiene el nivel y la capacidad para seguir su ascenso en las Grandes Ligas y llegar a lo más alto, así es como se resume la situación que está viviendo el cerrador mexicano Joakim Soria.

Al empezar el año era considerado uno de los mejores taponeros de las Mayores, no por nada había sumado 132 rescates en cuatro temporadas y su inicio del 2011, aunque presentó algunos altibajos, demostró con seis salvados que seguía su camino ascendente. Pero mayo le trajo un duro reto que ha detenido su andar: un solo rescate, cinco chances para salvar desperdiciadas y un 6.55 de promedio de carreras limpias.

“Dios me puso esta prueba y estoy tratando de verlo con calma, con claridad para regresar a donde estaba y disfrutar cada momento”, aseguró el lanzador vía telefónica desde Kansas City, momentos antes de llegar al Estadio Kauffman. “Muchas veces uno cuando está en sus años buenos no disfruta tanto los éxitos como debiera, a la hora que llegan los momentos negativos uno se da cuenta de que tiene que saber disfrutar todo”.

Ante los tres blow saves en cuatro juegos y las ochos carreras limpias admitidas, decidió poner un alto en su escalada, tomar un respiro y prepararse para pasar la tormenta que se está dando en su montaña.

“Desgraciadamente o afortunadamente está pasando esto ahorita. No había pasado algo así en mi carrera y estamos tratando de verlo tranquilamente, descifrando obstáculo por obstáculo. Hablé con el mánager para que me quitara de cerrar para encontrar la manera de volver a donde estaba y poder seguir adelante”, continuó.

Uno de los puntos que tranquiliza a Soria para dejar atrás el mal tiempo es que su de-sempeño no está siendo afectado por algún problema en su estado de salud.

“Físicamente estoy bien. Muchas veces uno está acostumbrado a una cosa, pero en cuanto las cosas no salen igual todo mundo se queda impresionado, incluso yo mismo”, confirmó. “Afortunadamente no me había sucedido esto y me está pasando en este punto en mi carrera donde hay posibilidades de detenerse y ver lo que está pasando, revisar lo que estaba haciendo y corregir los errores”.

Aunque ha sido evidente que ha perdido precisión en sus pitcheos, al haber regalado ya 10 bases por bolas (seis menos que toda la temporada anterior), y que muchas veces su velocidad se ha quedado muy por debajo de sus promedios acostumbrados, Soria no tiene una explicación precisa sobre qué es lo que está pasando.

“Hay muchas cosas que me pasaron, muchas veces mala suerte. Todo lanzador necesita tener talento y buena suerte también, ahorita todos sabemos que el talento existe, pero no he corrido con tanta suerte a la hora de hacer mis pitcheos, hago un pitcheo bueno, no le tiran y le marcan bola, no es sacar excusas, sino es ver la realidad”, afirmó.

Para comenzar a redirigir sus pasos al ascenso, ya ha estado trabajando fuera del diamante junto con su staff de coacheo.

“Estamos viendo videos de temporadas pasadas para compararlos con los de esta para ver cuál es la diferencia, pero hasta el momento no hemos visto nada significativo que requiera un cambio en mi mecánica ni en acondicionamiento físico, simplemente no se han dado las cosas como uno quiere y pienso que pronto se va a solucionar esto”, compartió.

Y aunque en el mundo del beisbol es conocido que todos los jugadores pasan por un slump (baja de juego), Soria explicó que entrar en una mala racha como cerrador sí tiene diferencias evidentes comparadas con las de un bateador.

“Es similar, pero sí hay una diferencia evidente, porque en una responsabilidad como la mía si uno falla una, dos o tres veces ya es noticia, en cambio cuando un bateador se mete en un slump de 20 o 30 turnos sin dar de hit sí se ve, pero no se refleja tanto a la hora de ver quién gana y quién pierde. A la hora de que uno falla las cosas se magnifican”, sentenció.

Así, esta pausa momentánea no amenaza su futuro inmediato, ya que aseguró que su puesto como taponero no está en riesgo y adelantó que el equipo le dará tiempo para encontrar su ritmo, por eso ayer pudo lanzar por espacio de dos entradas en las que no permitió hit ni carrera al retirar a seis bateadores en la derrota de Kansas City por pizarra de 8-2 ante los Mellizos de Minnesota.

Trabajando en equipo

Este slump por el que pasa Joakim Soria no sólo hizo que la gente de los Reales de Kansas City trabaje de cerca con el mexicano.

“He podido ver que no estoy solo. Me he acercado mucho a mi familia, mi esposa, mi hija, mis papás, amigos. También he hablado con el coach de pitcheo de los Diablos (Luis Fernando Méndez) y me está ayudando”, dijo.

Joakim se comunicó con Méndez, para pedirle su ayuda.

“Me van a mandar los videos de sus últimas salidas para ver si podemos detectar qué es lo que está haciendo mal, debe de ser algo que esté haciendo de forma incorrecta y habrá que corregirlo”, compartió vía telefónica el coach escarlata.

Méndez cree que es un problema en la mecánica: “Debe de ser algún movimiento que no esté bien y eso lo está afectando en su control, en el comando”, continuó el estratega. “Es muy consciente de que está pasando por un momento malo, pero dice que va a salir adelante”.

Luis Fernando recordó cómo Joakim logró superar la mala actuación que tuvo en los juegos finales de los Diablos en 2006, y confió en que esa experiencia le será de gran ayuda para poder salir del bache.

Lo que no te mata, te hace más fuerte

10 de agosto de 2006 es una fecha que Joakim Soria recuerda, porque ese día enfrentó un reto similar al que está teniendo ahora, etapa que superó y dejó sus frutos. Era el séptimo juego de la primera ronda de playoffs, Diablos Rojos vencía 4-3 a Leones de Yucatán y Soria (segunda campaña en LMB) subió al montículo para tratar de mantener la ventaja. Enfrentó a dos bateadores, ambos le pegaron doblete y anotaron, los Leones eliminaron a los pingos y Soria perdió.

“Me atrevo a compararlo con eso porque cuando estaba con Diablos tuve un par de salidas antes muy malas que me hicieron bastantes carreras también antes de llegar al partido donde nos eliminó Yucatán. Fue un bache que superé y aprendí de él, y tanto fue así que me llevó hasta donde estoy”, confió Joakim.

En las últimas cuatro apariciones de Soria con Diablos, trabajó tres innings, aceptó siete hits y siete carreras. Luego de eso jugó en la Liga del Pacífico, consiguió un juego perfecto, fue seleccionado por los Reales de Kansas City y ahora es el mejor cerrador mexicano en la historia.

Sus números en 2011

Entradas – 22
Marca – 3-3
Salvamentos – 7
Oportunidades de salvar – 12
Hits admitidos – 27
Carreras permitidas – 17
Bases por bolas – 10
Ponches – 19
PCL – 6.55

Milenio

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio