Inician diálogo

7/02/2011

La revuelta egipcia saltó de las calles a los despachos, al comenzar ayer un histórico encuentro entre el vicepresidente Omar Suleimán y la coalición opositora, incluido el líder de los Hermanos Musulmanes.

La reunión realizada ayer entre el gobierno y la oposición, tras 13 días de revuelta, dejó una imagen sin precedente en la historia reciente de Egipto: en la cabecera de una mesa ovalada, bajo un gran retrato del presidente Hosni Mubarak, se situó el vicepresidente Omar Suleimán, y a sus lados los representantes de las principales fuerzas opositoras, incluidos los ilegalizados Hermanos Musulmanes.

El gobierno reconoció como “legítimas” las demandas de los millares egipcios que han salido a las calles desde el 25 de enero, y se comprometió a negociar reformas constitucionales y a cesar la Ley de Emergencia, en vigor desde 1981.

El acuerdo incluye cambiar los artículos 76 y 77 constitucionales, que fijan los requisitos para competir en las elecciones y sobre la reelección presidencial.

Los acuerdos buscan “una transición pacífica dentro del marco constitucional”, según el comunicado final, que anunció la creación de una comisión de figuras judiciales y políticas que presentarán un informe con propuestas antes de marzo.

Luego del viernes, que había sido bautizado como el “día de la salida” por los manifestantes, el régimen de Mubarak logró recuperar la iniciativa política. Pero la principal fuerza de oposición, los Hermanos Musulmanes, puso ayer entre paréntesis los avances y calificó los acuerdos de “insuficientes”.

“La reunión fue sólo un primer paso para examinar si el régimen realmente tiene buenas intenciones”, dijo a la prensa el líder del grupo islámico, creado en 1928, Saad Katatni, presente en la cita.

El movimiento se había negado a negociar y justificó su presencia en el diálogo para “dar garantías a los derechos de la revolución”.

La hermandad, tradicionalmente perseguida por el poder, dijo que Egipto vive “una nueva legitimidad” porque el régimen de Mubarak “ya no existe, y si existe es tan sólo de una manera física”, dijo Katatni.

En tanto, pese a cierta normalidad con la apertura de los bancos, miles de opositores continuaban ayer en la plaza Tahrir, eje de las protestas. El ejército debió intervenir con disparos al aire para dispersar a alborotadores pro régimen.

Grupos de cristianos convocaron la atención con una celebración eucarística pese a que el Papa copto ortodoxo, Shenuda III, se ha opuesto a que sus feligreses —que son la mayoría de cristianos en Egipto— se unan con los musulmanes en las protetas.

Desde Washington, el presidente estadunidense Barack Obama reiteró ayer que desea una transición “ordenada” y “significativa”, que dé paso a un “gobierno representativo”. “El pueblo egipcio quiere libertad, elecciones libres y justas, quiere un gobierno representativo, un gobierno receptivo”, dijo Obama a la cadena Fox.

“Ya lo hemos repetido, la transición debe empezar inmediatamente (…). Una transición ordenada”, añadió. Interrogado sobre la posible permanencia de Mubarak hasta los comicios de septiembre , Obama dijo: “Solo él sabe lo que va a hacer (…). No va a buscar la reelección. Su periodo termina este año”.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, admitió a su vuelta de la Conferencia de Seguridad de Munich (Alemania) que Mubarak puede permanecer más tiempo en el poder de lo que la oposición desea.

“Según entiendo la Constitución (egipcia), si el presidente dimite será sustituido por el presidente del Parlamento, y la elección presidencial debería organizarse en los siguientes 60 días”, explicó. “Los egipcios deberán acomodarse” a esta situación, agregó Clinton.

A la vez, el presidente israelí Shimon Peres llamó a “borrar del orden del día el conflicto israelo-palestino lo antes posible”, ante el nuevo escenario en el mundo árabe, e instó a reanudar lo antes posible las conversaciones de paz.

Hasta septiembre

– El primer ministro egipcio Ahmed Shafiq dijo a la cadena CNN que Hosni Mubarak seguirá en el poder hasta finales de septiembre, ya que “hay que cubrir muchos puntos antes de que se vaya”.

– También negó que las detenciones de periodistas y activistas humanitarios hayan sido “una directriz oficial”.

Milenio

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio