El ocaso del 2019

2/01/2020

Yerran cuantos busquen en esta columna un plano detallado de los cimientos en los que ha de asentarse el futuro del pais. Yerran igualmente los que me pidan la fórmula de la rehabilitación. Ni soy arquitecto, ni alquimista; ni sé dibujar planos, ni he hallado una mágica receta para producir oro con los misérrimos materiales que nos esta legando la “4t” Mi proyecto es otro.

Quiero hacer de esta columna una especie de video, en el que vayan los lectores reviviendo conmigo las impresiones y los raciocinios que han sugerido á nuestras almas, no ya sólo los últimos trágicos acontecimientos, sino el aspecto ruinoso que ofrecen la patria y los ideales heredados y las esperanzas despertadas por las tendencias que en estos meses se vislumbran. Tiene sobrada importancia histórica el período en el que se han perdido los postreros gobiernos del pri y pan, para intentar escribir á vuela pluma una crítica consistente acerca de las causas y del alcance de estos hechos. Suele, en cambio, escaparse á la crítica, la serie de juicios y de imágenes, con que el curso de las ideas y de los sucesos impresiona á los habitantes de un país, durante una época de transición y crisis. Esas imágenes y esos juicios son momentáneos y volanderos; no por ello merecen el olvido, ya que su sedimento forma médula en nuestros cerebros, acaba por encarnar en el fondo íntimo del pensamiento nacional y modifica, poco ó mucho, el histórico instinto de un pueblo. Para evocar estas sensaciones intelectuales he acoplado trabajos de muy diversas procedencias.

Esta anarquía creo no impedirá que se destaquen los únicos sentimientos que palpitan en todos mis artículos publicados en este medio. Lacónico la cancelación de la magna obra de Texcoco, cambiarla a la base área de Santa Lucia (?), cuando las opiniones técnicas de ingeniería aeronáutica tanto nacional como internacional, lo califican como proyecto fiasco, y la gran pérdida millonaria en pagar las cancelaciones. Una refinería, ¿será realmente un beneficio?, cuando existen mejores alternativas. Un ferrocarril mal llamado “Maya” para que solo aniquile la gran selva de la península, y cuantos millones de millones tendremos que pagar por estas pírricas obras de este ejecutivo vetusto. En lo económico pues no es noticia que hay 0 crecimiento, ¿es correcto?, más patético es convertir la nobel “Guardia Nacional” en la Border Patrol de Trump… Esa si – es ofensa para la dignidad nacional, pese a lo vertido por el adlátere de relaciones exteriores, y además de andar comprando problemas internacionales que lo único que tienen como resultado el abandono de la Doctrina Estrada y la pérdida del liderato a nivel iberoamericano, todo por inmiscuirnos en política interna de otros países.

Súmele el ridículo de su embajador ladrón. En otro orden de cosas la seguridad sigue pésima acuérdese de Culiacán, Michoacán, Veracruz, los LeBaron etc… Y lo más grave el fomento al enfrentamiento entre mexicanos, eso de conservadores y liberales, alimentar de odio y de resentimiento a un mismo pueblo hermano que ha cicatrizado las heridas de los conflictos armados allá… enterrados desde hace 100 o 200 años, eso sí es una equivocación, Señores no podemos jugar con los fantasmas del pasado, tengan cuidado de ser contaminados por estos bizarros y peligrosas ideas que pretenden romper la unidad nacional, como lo comentaba el Maestro de las Américas: José Vasconcelos, hace un siglo, “se apoderan del Gobierno los Huichilobos” que culmino tristemente ensangrentado el campo mexicano, en la mismísima época del Maximato. Cui bono?” ¿A quién beneficia?”… ¡FELIZ AÑO NUEVO 2020!

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio