Alerta FAO sobre riesgo de nuevos brotes de gripe aviar

29/01/2013

Dice que aún hay importantes reservorios del virus H5N1 en Asia y Medio Oriente; pide a la comunidad internacional invertir más en prevención.

El mundo corre el riesgo de que se repitan los desastrosos brotes de gripe aviar de 2006 a menos que la vigilancia y el control de ésta y otras peligrosas enfermedades animales se refuerce a nivel mundial, advirtió hoy la FAO.

«La prolongada crisis económica internacional significa que hay menos dinero disponible para la prevención de la gripe aviar H5N1 y otras amenazas de origen animal. Esto no sólo es realidad para las organizaciones internacionales, sino también para los propios países”, aseguró el jefe veterinario de la FAO, Juan Lubroth.

“Aunque todo el mundo sabe que es mejor prevenir que curar -dijo-, estoy preocupado porque en la actual coyuntura los gobiernos no son capaces de mantener la guardia.»

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la existencia aún de importantes reservorios del virus H5N1 en algunos países de Asia y Oriente Medio, en los que la enfermedad se ha vuelto endémica, hace necesaria una vigilancia permanente.

Dijo que sin los controles adecuados, podría fácilmente propagarse a nivel mundial como lo hizo en su momento álgido en 2006, cuando 63 países se vieron afectados.

Llama a invertir en prevención

Por ello urgió a invertir más en la prevención rentable a nivel económico dado el enorme coste que supone una pandemia a gran escala. Entre 2003 y 2011, la enfermedad causó la muerte u obligó a sacrificar más de 400 millones de pollos y patos domésticos y causó daños estimados en unos 20 mil millones de dólares.

Al igual que diversas enfermedades animales, el H5N1 también puede transmitirse a los seres humanos. Entre 2003 y 2011, el virus infectó a más de 500 personas y mató a una cifra superior a 300, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Veo que existe inacción frente a amenazas muy reales para la salud de los animales y las personas», advirtió Lubroth.

Dijo que otra amenaza cada vez mayor es la peste de pequeños rumiantes (PPR), una enfermedad altamente contagiosa que puede diezmar los rebaños de ovejas y cabras.

«Se encuentra en plena expansión en África subsahariana -donde ha causado estragos en la República Democrática del Congo, entre otros países- y está empezando a extenderse hacia el sur de África», explicó Lubroth.

«El daño podría ser enorme», añadió.

Junto a una situación financiera precaria, la falta de voluntad política y la inadecuada planificación y coordinación son otras razones por las que la PPR y otras enfermedades animales llegan a propagarse.

Excélsior

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio