Berlusconi retira candidatura para cerrar pacto electoral

8/01/2013

Esperan limitar los daños políticos tras la pérdida de popularidad por los numerosos escándalos.

El ex primer ministro italiano y magnate de las  comunicaciones Silvio Berlusconi anunció el lunes que llegó a un acuerdo con la  populista Liga Norte de cara a las elecciones de febrero próximo, con lo que  esperan limitar los daños políticos tras la pérdida de popularidad por los  numerosos escándalos económicos y de corrupción protagonizados.

«Habemus papam. Hemos firmado un acuerdo», anunció Berlusconi al término de  una larga reunión con el ex ministro del Interior, Roberto Maroni, nuevo líder  de la Liga Norte, aliada clave en su precedente gobierno.

Se trata de una táctica «desesperada», comentaron sus adversarios, quienes  consideran que las dos formaciones necesitan unirse para poder mantener el  propio poder en varias regiones claves del norte industrializado, donde se  concentra el ejército de decepcionados por Berlusconi.

Maroni precisó que el ex primer ministro Berlusconi mantendrá su papel de  líder de la coalición de centro-derecha pero que no aspira a regresar al cargo  de primer ministro, como había anunciado, respetando una de las condiciones  exigidas por la Liga para aceptar la alianza.

«Después de haber estado en la trinchera por años, preferiría ser ministro  de Economía», dijo Berlusconi, quien suele ofuscar el clima electoral con sus  inéditas propuestas.

La Liga, movimiento autonomista de la cual el controvertido Umberto Bossi  fue el principal fundador, se ha presentado siempre como la defensora de los  miles de pequeños empresarios del Norte de Italia y de la lucha contra la  corrupción contra el poder central de Roma, pero debido a los escándalos por  malversación de fondos públicos por parte de un buen número de sus diputados y  concejales, ha perdido credibilidad, cayendo del 8% a menos de 5%.

Las reacciones al acuerdo 

«Es la unión de los desesperados, esperan salir así de la situación  catastrófica en que se encuentra el centro-derecha y no se dan cuenta de que es  peor», comentó Maurizio Martina, portavoz del Partido Democrático  (centro-izquierda) en Lombardía, la región norteña en que se encuentra Milán,  la capital financiera de Italia y feudo electoral del magnate.

Con el apoyo de Berlusconi, Maroni aspira al cargo de gobernador de  Lombardía, una de las más prósperas de la península, sacudida este año por las  investigaciones judiciales contra unos 60 concejales sobre un total de 80,  incluyendo a su gobernador, el ultra católico Roberto Formigoni.

«Es un acuerdo arriesgado, porque la base electoral de la Liga no quiere  seguir del brazo con Berlusconi y será difícil que acepte esa alianza», comentó  a la AFP Stefano Folli, editorialista del diario económico Il Sole 24Ore.

En efecto, la base de la Liga reaccionó indignada contra el acuerdo y una  lluvia de  twitter y mensajes en Facebook cubren de insultos a su líder:  «Maroni has decretado la muerte de la Liga», sentencia Alessandro.

«Es un error de la Liga Norte, porque pierde su autonomía», sostiene Folli.

El movimiento, que se opuso hace un año al gobierno liderado por el  tecnócrata Mario Monti, espera salvarse con una campaña contra las medidas de  austeridad del economista.

«Se trata de una alianza sin sentido, tienen prioridades y visiones  opuestas», sostiene James Walston, profesor de la Universidad Estadounidense de  Roma.

Los sondeos 

Con la ofensiva electoral de Berlusconi y Maroni se intenta dar vuelta a  los sondeos, en los que aparecen como los gran perdedores, y pescar entre los  decepcionados del gobierno Monti y los temorosos de las medidas que podría  adoptar un eventual gobierno de izquierda.

Según los sondeos del 2 de enero realizados por el instituto Tecné para Sky  Italia, la coalición de izquierda, liderada por Pier Luigi Bersani, del Partido  Democrático, alcanzaría el 40.3% de los sufragios frente al 26.3% del partido  de Berlusconi, la Liga y otras formaciones pequeñas.

Monti, quien se lanzó al ruedo de la politica con una coalición de partidos  y formaciones de centro que apoyan la llamada ‘Agenda Monti’, cuenta por ahora  con el 12% de las simpatías y podría convertirse en el aliado de Bersani.

 

 

El Informador

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio