Gobierno quería reclutar a agresor de soldado

26/05/2013

El servicio secreto británico MI5 trató de fichar a uno de los sospechosos de matar al soldado británico Lee Rigby, relató su amigo a la BBC.

En una entrevista con el programa Newsnight del viernes por la noche, Abu Nusaybah aseguró que Michael Adebolajo, de quien era amigo desde hacía muchos años, había sido contactado por el MI5 hacía unos seis meses, pero que éste se negó a colaborar con ellos.

El miércoles, Adebolajo y otro hombre mataron en plena calle al soldado en el barrio de Woolwich. Los dos fueron heridos por la policía y se encuentran estables en un hospital.

Nusaybah relató que Adebolajo estuvo hace un año en prisión en Kenia, tras lo cual sufrió un cambio de personalidad y se volvió muy reservado. Allí sufrió abusos físicos y acoso sexual. Tras regresar a Reino Unido lo contactó el MI5 para que les pasara información sobre ciertas personas.

“Pero después de que él les dijera que no conocía a esos individuos, me dijo que le preguntaron si quería trabajar para ellos. Él se negó”, añadió Nusaybah a la BBC. Poco después de dar la entrevista, Nusaybah fue arrestado, según la emisora.

Rigby fue atacado a hachazos y cuchillazos en medio de una calle de Woolwich. Adebolajo y otro hombre, Michael Adebowale, se quedaron con las armas en la mano en el escenario del crimen y fueron arrestados tras resultar heridos en un enfrentamiento con la policía.

Mientras tanto, otros dos hombres, de 24 y 28 años, fueron detenidos también por el mismo caso por fuerzas de la lucha antiterrorista de la Policía Metropolitana en una zona residencial del sureste de Londres.

En tanto, cientos de personas del grupo de extrema derecha Liga de la Defensa Inglesa (EDL) se congregaron en Newcastle (Inglaterra) para protestar en contra de los islamistas, entre fuertes medidas de seguridad, ante los temores de que el reciente asesinato de un soldado británico en Londres avivara las tensiones entre comunidades.

Centenares de congregados de la EDL, relacionados con el movimiento neonazi, se reunieron a las puertas de la catedral de St. Mary, en Newcastle, con cánticos como “Soy inglés hasta que muera” y ante los bocinazos de automóviles que pasaban por la zona.

EXCÉLSIOR

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio