La Hispanidad y el 12 de octubre

14/10/2010

Etimológicamente, la palabra “hispanidad” deriva de Hispania, nombre que los romanos dieron a la Península Ibérica una vez conquistada. Por extensión, la expresión «hispano» ha terminado abarcando a las personas de habla hispana o cultura de ese origen, que viven en América y España.

El 12 de octubre de 1492, cuando Cristóbal Colón y sus hombres llegaron a América, comenzó la conquista e invasión de gran parte de América por la Monarquía Hispana. La Corona de Castilla se extendió más allá de su territorio original, al resto de España y a otros continentes, difundiéndose así su cultura y la lengua castellana.

Las grandes civilizaciones indígenas americanas (Imperio inca, Imperio azteca, etc.) fueron vencidas por los conquistadores españoles, que terminaron por consolidar un inmenso estado hispano bajo la forma de dominio colonial. Simultáneamente, durante el primer siglo de la conquista, se produjo una catástrofe demográfica, en la que murió la mayor parte de la población americana originaria (indígenas americanos) producto, sobre todo, de las enfermedades contagiosas traídas por los europeos, que eran desconocidas en el nuevo mundo, mientras que se producía, además, un intenso mestizaje racial entre españoles e indígenas,  que reconformó étnicamente el continente.

Con la subsecuente formación de la última Raza, ¿La quinta raza?, la de Vasconcelos, La Raza de Bronce, que me recuerda la alegoría de Amado Nervo : “Señor, deja que diga la gloria de tu raza, la gloria de los hombres de bronce, cuya maza melló de tantos yelmos y escudos la osadía: !oh caballeros tigres!, oh caballeros leones!, !oh! caballeros águilas!, os traigo mis canciones; !oh enorme raza muerta!, te traigo mi elegía.” Y los herederos del Cid Campeador  se fusionaron en el Nuevo Mundo, para ser la esperanza y la salvación de la humanidad, tal como nuestra deidad Quetzalcóatl lo predijo antes de los tiempos.

Simplemente Ni Indio Ni Español, herederos de la tenacidad del uno como del otro, de la Avaricia de ambos, de la Sapiencia y espiritualidad dual, Esta importancia deberá componer un renacimiento del espíritu hispano y católico, Revalidará a nivel mundial la alianza de los países hispánicos y la formación de unas elites que respondan a la idiosincrasia del espíritu nacional de Hispanoamérica, ayudará a una mejor explotación de los recursos naturales del continente, en consonancia con el respeto a la naturaleza, ahora esquilmada, y liberará de la esclavitud y la miseria, a la que ahora están sometidos la gran mayoría de los trabajadores, propiciando un desarrollo económico compatible con la justicia social, cada raza que se levanta necesita constituir su propia filosofía, el deux ex machina de su éxito.

Nosotros nos hemos educado bajo la influencia humillante de una filosofía ideada por nuestros enemigos, si se quiere de una manera sincera; pero con el propósito de exaltar sus propios fines y anular los nuestros. De esta suerte nosotros mismos hemos llegado a creer en la inferioridad del mestizo, en la irredención del indio.

La rebelión de las armas no fue seguida de la rebelión de las conciencias. Nos rebelamos contra el poder político de España y no advertimos que, junto con España, caímos en la dominación económica y moral de la raza que ha sido señora del mundo desde que terminó la grandeza de España.

Sacudimos un yugo para caer bajo otro nuevo. El movimiento de desplazamiento de que fuimos víctimas no se hubiese podido evitar aunque lo hubiésemos comprendido a tiempo. Pero ahora que se inicia una nueva fase de la Historia se hace necesario reconstituir nuestra ideología y organizar conforme a una nueva doctrina étnica toda nuestra vida continental.

Comencemos, entonces, haciendo vida propia y ciencia propia. Si no se liberta primero el espíritu, jamás lograremos redimir la materia. Tenemos el deber de formular las bases de una nueva civilización triunfante. Luce meridiana clarus.  “Claro como la luz del mediodía”. Jóvenes Volver A Pensar

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio