La perversidad Trump

20/01/2018

El adjetivo perverso es uno de los vocablos más fuertes de que disponemos en nuestro idioma para denigrar de una persona. Su carga ofensiva, injuriosa y difamatoria es enorme, y por eso no debe hacerse uso de ella alegre e indiscriminadamente. Cuando tildamos a Trump de perverso, la calificación está muy bien fundamentada. De lo contrario, atribuir tal condición a quien en realidad no la tenga puede ser contraproducente, y convertirse así en una perversidad de quien de tal modo actúa.

El DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) define el adjetivo perverso como ‘sumamente malo, que causa daño intencionadamente. || 2. Que corrompe las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas’.

Esta definición refleja fielmente la fuerza semántica con que el vocablo perverso suele aplicarse, para calificar a las personas que actúan de una manera realmente vil, causando a otros un daño de gran intensidad. No se trata de atribuirle a alguien una maldad pura y simple; tiene que ser una maldad de grueso calibre. Otros diccionarios son en este sentido más precisos.

El diccionario de uso del español de América y España VOX, por ejemplo, dice: Perverso, -sa: (persona) que obra con mucha maldad y lo hace conscientemente o disfrutando de ello: Que implica o denota perversidad: perversas costumbres; la venganza es una acción perversa. Hoy que cumple el primer año de mandato del presidente de Estados Unidos, algunas revistas empiezan a dedicarle sus portadas. Donald Trump es el último eslabón de la involución, según la apuesta de la alemana Der Spiegel; el incendiado Trump (TIME) o aquel que cayó en el agujero que él mismo cavó (The New Yorker).

Todas ellas, ilustraciones, caricaturas y críticas dirigidas al líder que ha hecho de la polémica, los arrebatos y los tuits punzantes su forma de gobernar y claro en su perversidad de las declaraciones El presidente estadounidense, Donald Trump, llamó el jueves pasado ‘agujeros de mierda’ a El Salvador, Haití y varios países africanos, y sugirió que preferiría recibir en Estados Unidos más inmigrantes de Noruega en lugar de los de esas naciones, según informó el diario The Washington Post.

¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?”, afirmó Trump durante una reunión con legisladores en la Casa Blanca, de acuerdo con el diario, que cita a dos fuentes familiarizadas con el encuentro, hasta La Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha rechazado las declaraciones ‘racistas’ del presidente de EEUU.

“No hay otra palabra que se pueda usar más que ‘racista”, ha declarado su portavoz. “No puedes definir a países y continentes enteros como ‘agujeros de mierda’, eso significa que cualquier población que no sea blanca no es bienvenida”, ha añadido, este jueves arremete de nuevo en contra nuestra: se refirió a México como el país más peligroso del mundo al insistir en la necesidad de un muro en la frontera sur de Estados Unidos, por lo que condicionó la construcción del mismo con el cierre de un acuerdo, que podría interpretarse como la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC).

“Necesitamos el muro para la seguridad de nuestro país. Necesitamos el muro para ayudar a detener el flujo masivo de drogas desde México, ahora calificado como el país más peligroso del mundo. Si no hay muro, ¡no hay acuerdo!”, escribió este jueves el Mandatario. Además de las constantes amenazas de redadas de latinos para una deportación masiva y así configurando un nuevo Holocausto, y despertando el patriótico espíritu de las batallas de la Angostura, Padierna, Churubusco, Molino del Rey y las del Castillo de Chapultepec, y recordando al glorioso batallón de St. Patricio, me carga de un patriotismo ya casi perdido, me hace cimbrar en mi pensamiento las estrofas olvidadas: “antes, patria, que inermes tus hijos /bajo el yugo su cuello dobleguen,/ tus campiñas con sangre se rieguen,/ sobre sangre se estampe su pie./

Y tus templos, palacios y torres/ se derrumben con horrido estruendo,/ y sus ruinas existan diciendo:/ de mil héroes la patria aquí fue. “Legem oblivisci solita est iracundia” La cólera suele olvidarse de la ley.

Mi correo: tomymx@me.com

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio