Peña Nieto celebra los 50 años del Plan DN-III

8/10/2016

El Presidente exaltó el valor y eficacia de las Fuerzas Armadas en situaciones de emergencia. Rinden homenaje a soldados emboscados en Sinaloa.

Las Fuerzas Armadas nacionales son las grandes aliadas de México, aseguró Enrique Peña Nieto, presidente de la República.

Al encabezar la ceremonia conmemorativa al 50 aniversario de la aplicación del Plan de Rescate y Auxilio a la Población DN-III en la Plaza de la Constitución, el jefe del Ejecutivo federal reconoció la labor que en estas cinco décadas el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea han brindado a millones de mexicanos en situación de desgracia y afectaciones por desastres naturales.

Peña Nieto volvió a exaltar el valor y eficacia de soldados y marinos en los momentos donde más los necesita la población.

Sin importar la magnitud o la dificultad del desafío, soldados, pilotos y marinos han sabido mantener en alto la indeclinable convicción de servir a México, ante los peligros que acechan a la población. Ustedes son los primeros en llegar y los últimos en irse, México está por siempre agradecido con ustedes”, subrayó en su discurso.

En seguida, el comandante supremo de las Fuerzas Armadas pidió a los asistentes a la ceremonia guardar un minuto de silencio en honor de los militares emboscados y asesinados en días pasados en Sinaloa, pero también a nombre de los 114 militares fallecidos en cumplimiento de su deber en lo que va de la administración.

Más allá de su rango o especialidad, este día quiero que los recordemos como personas que han dejado a hijos que crecerán sin su padre, a esposas que enfrentarán solas la responsabilidad familiar y a padres que soportaron el peor de los dolores, tener que despedir a su hijo, a sus familiares y amigos. Les ofrezco mi solidaridad; el sacrificio por la patria siempre será recordado como un acto heroico”, externó Peña ante un Zócalo que aplaudió sentidamente después del minuto de silencio.

El reconocimiento a marinos, soldados y pilotos también fue por su destacada labor en ayudas humanitarias originadas por desastres naturales en el extranjero.

En ese caso, Peña Nieto recordó la ayuda que prestaron las Fuerzas Armadas mexicanas en Indonesia en 2005, luego del tsunami que devastó esa región del planeta, y enlistó las diversas ocasiones en que se ha ofrecido auxilio por sismos o huracanes a países como Ecuador, Irán, Jamaica, Belice, Panamá, Estados Unidos, Colombia, Venezuela y Costa Rica.

AYUDA A HAITÍ

Peña Nieto aprovechó el acto para informar que ha ofrecido la ayuda de México a Haití para apoyarlo en las zonas de desastre que originó el huracán que hace dos días azotó la región del Caribe.

En el mismo acto se entregaron reconocimientos, condecoraciones y menciones honoríficas a personal militar por su destacada participación en labores de auxilio a la población.

También se entregaron recompensas a familiares de elementos castrenses fallecidos en el cumplimiento de su deber.

Incluso se condecoró a altos mandos por su destacada labor en el sismo de 1985, así como por el rescate de personas y cadáveres en las inundaciones causadas por el huracán Inés en 1966, que fue la primera vez que se instrumentó el Plan DN-III E.

Cabe destacar que el 10 de octubre de 1966 fue la primera vez que se implementó el Plan DN-III, luego del paso del huracán Inés por Tamaulipas y Veracruz, que desbordó los ríos Pánuco y Tamesí.

El plan operativo militar se compone de tres fases; la primera se refiere a la prevención; la segunda a la etapa de auxilio y la tercera a la de recuperación.

En lo que va de la presente administración federal se han desplegado en el marco del plan en cuestión más de 100 mil elementos en beneficio de 2.4 millones de mexicanos.

A la ceremonia en el Zócalo, acudieron el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera; los presidentes de las mesas directivas de las cámaras de Diputados y Senadores, así como gobernadores y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

LA PRIMERA VEZ

Hace 50 años la Sedena puso en marcha el Plan de Auxilio a la Población Civil en Casos de Desastre (Plan DN-III-E), durante la emergencia causada por el desbordamiento de los ríos Pánuco y Tamesí, en octubre de 1966, debido al paso del huracán Inés.
Ante la falta de un organismo que auxiliara en las zonas dañadas, el gobierno federal giró instrucciones a la Sedena para aplicar una estrategia de asistencia en el norte de Veracruz. A partir de este hecho, el Ejército ha continuado prestando auxilio en zonas de desastre.

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio