Roger Waters, en contra de un muro

29/09/2016

El músico ofreció un concierto en el Foro Sol –cargado de protesta social en favor de México–, en el que recordó los discos Dark Side of The Moon, Wish you Were Here, Animals y The Wall, con los que recorre la etapa de la sicodelia de los años 60.

roger-waters-1529892

Qué escalofriante es pensar que la semilla de un muro ya está plantada en la frontera entre dos naciones, que es posible que ladrillo por ladrillo se levante para deshonrar la memoria de millones de vidas que dan su vida por florecer la hermandad mundial.

Roger Waters siente ese dolor, es evidente que la idea de un republicano insulta la memoria de su padre, un hombre cuya sangre fue derramada en una costa italiana donde se luchaba por acabar los planes de un dictador despiadado como Adolfo Hitler. ¿Volver a lo mismo? Es inconcebible.

58 mil personas escucharon anoche al exbajista de Pink Floyd rabiar ante el micrófono en el Foro Sol, perder la clase, soltar un grito de ira que simbolizó la voz de toda una nación mexicana que se niega a vivir separada de los hermanos Estados Unidos de América.

“Nosotros no queremos ese puto muro que te separe de tu hermana, de tu madre, de todos los que estamos aquí!”, rugió, porque siempre ha apoyado las causas mundiales y esta vez no fue la excepción.

Sentir que un ídolo de ese tamaño se una a una causa nacional, sólo pudo describirse con un aplauso, gritando “a huevo”, dejando que Roger alzara su puño al cielo en señal de que nadie se va a rendir en este mundo.

Waters vino a recordar los gloriosos discos Dark Side of The Moon, Wish you Were Here y Animals, The Wall, discos en los que recorre la etapa de la sicodelia de los 60, explora la demencia mental, jode al capitalismo y derriba barreras sociales.

Tres pantallas gigantes le dieron vida a un show de ensueño, donde ya no hizo falta ingerir ningún tipo de sustancia para revivir una etapa donde la sicodelia era la entrada a otra dimensión.

Evidentemente todos conocían Money, fue la primera canción que todo mundo quiso cantar pese a que ya había sonado la potencia de One of These Days y Time junto con imágenes que recordaban a su amigo Syd Barrett, cuya muerte no logra superar.

Sobre las tribunas la gente dejó sus celulares, aplicó el estilo de la vieja escuela y rockeó como en los mejores tiempos donde la tecnología ni siquiera era necesaria para ver a Pink Floyd y dejarse llevar a otro mundo.

Con Us and Them salieron todos los conocedores, fue de esas rolas en las que se hizo evidente que al show arribó toda una buena escuela para orgasmearse con el bajo de Waters, junto con sus coristas magistrales que reventaban todo el lugar.

Los niños pequeños, porque había chavitos con sus papás, atestiguaban un pedacito de historia, quizá sea la última oportunidad que tengan de ver a un verdadero ídolo que se atrevió a escupir con más clase a un sistema mundial corrupto y que hasta hoy lo sigue haciendo.

Llegó el turno de Shine on Crazy Diamond, otra joya dedicada a Barrett, a su demencia aumentada en su juventud por el exceso de porquería química que consumía.

Alguien hizo el favor de prender un pipazo en honor al ya fallecido cantante y soplar la bocanada al cielo, justo antes de que Wish you Were Here sonara y diera paso a cuatro chimeneas sobre las tres pantallas que formaban la escenografía.

Se trataba de la reproducción en carne viva, en leds, en estructura de la portada del disco Animals, que sólo significó otra cosa más: patear una vez el trasero y la burda figura de Donald Trump.

Sólo significó que Pigs estaba siendo entonada y mientras las leyendas de “bufón” le daban su merecido al estadunidense, un cerdo apareció flotando con la implacable leyenda “vivos los queremos” y “fue el estado”.

Sólo significaba que Waters no estaba para nada ajeno a la situación del país y fue por eso que eligió un escenario como Animals para protestar.

Hasta el cierre de esta edición Another Brick in The Wall había comenzado a sonar en el inmueble de Río Churubusco.

Another Brick in the Wall, Mother y Run Like Hell simbolizaron más momentos de protesta social en favor de México, lo único que quedó claro es que Roger Waters está al tanto de toda la situación del país.

Gracias a su activismo social, el bajista se ganó a toda la alocada concurrencia que volvió a los mejores tiempos y que disfrutaron de un músico que supuestamente estaba enfermo, pero no dio señal de ningún padecimiento.

Era como estar viendo a David Gilmour, Nick Mason y Richard Wright en el cuerpo de la banda de la noche, mismas notas, misma magistralidad, ningún error y con la misma entrega.

Siguieron los tributos para Barrett con Brain Damage y el músico no se cansaba, sobre las pantallas se mostraba su semblante completamente entero, con los ojos cerrados y detrás de una imagen gris, de luto y respeto a un hermano caído.

“La gente me pregunta en el mundo donde está la mejor audiencia y, por supuesto, les digo que México. Yo estoy muy feliz de estar aquí. La última vez que toqué en el Foro Sol, conocí a algunas familias de los jóvenes desaparecidos de México, sus lágrimas se hicieron mías, pero las lágrimas no los traen de vuelta a sus hijos. Señor Presidente, más de 28 mil mujeres han desaparecido, muchas de ellas durante su mandato desde el 2012. ¿Dónde están? ¿Qué les pasó? Recuerde que toda vida humana es sagrada, no sólo la de sus amigos. La gente está lista para un nuevo comienzo. Es hora de derribar el muro de privilegios que divide a los ricos de los pobres, sus políticas han fallado y la guerra no es la solución. Los ojos del mundo lo están observando”, fue una carta que leyó en español antes de cantar Bring the Boys Back Home.

Se despidió a la medianoche con Comfortably Numb.

Previo a la cita

Desde las cinco de la mañana de ayer los fans comenzaron a llegar a las instalaciones del hotel de Paseo de la Reforma de la Ciudad de México, donde Roger Waters se hospeda durante su estancia en la Ciudad de México.

Conforme las horas fueron transcurriendo, el número de fanáticos y curiosos fuera de las puertas del hotel St. Regis fue aumentando hasta que alrededor de 600 personas llenaban la banqueta del hotel y parte de la banqueta que separa los carriles centrales de Reforma y la lateral.

Cinco minutos después de las tres de la tarde las puertas del lobby se abrieron y la figura de Roger Waters apareció. Vestido con jeans, tenis negros, playera negra y sus inconfundibles lentes oscuros, el británico saludo a los fans y se colocó cerca de la puerta donde comenzó a firmar la memorabilia de 107 personas que fueron las afortunadas de ayer.

Organizados por un grupo de fans, los seguidores de Waters hicieron una fila desde las primeras horas de ayer, siendo los primeros aquellos que asistieron el martes y no lograron la rúbrica del músico. Así, uno a uno, fueron pasando a saludar al exbajista de Pink Floyd, quien anoche ofreció su primer concierto en la capital del país.

“Es el amor de mi vida. Roger cásate conmigo”, “es como ver a Jesús”, “es un tipo a toda madre” fueron sólo algunas de las frases que se escuchaban entre la multitud que, después de 15 minutos de firmas, se despidió con porras al músico quien salió rumbo al Foro Sol custodiado por cuatro camionetas –de ellas, dos de producción–, dos agentes de tránsito y dos de seguridad pública.

Y EL CERDO EN EL AIRE

El emblemático cerdo que aparece en la portada del álbum Animals (1977) de la banda británica Pink Floyd, sigue formando parte de los conciertos de Roger Waters y no fue la excepción en el Foro Sol.

Previo a su show, el artista Héctor Ruiz Reez publicó, a través de su cuenta de Instagram un par de fotografías, una de ellas con el cerdo sin pintar.

“Hoy toca intervenir este cerdo volador para Roger Waters en el Foro Sol. Me pidió que me pasara de vergas. #fucktrump”, escribió en la red social.

Posteriormente difundió otra imagen en la que el porcino ya se ve pintado de negro con un copetudo peluquín alusivo al candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump.

Reez añadió en una de las patas del cerdo una cruz rosa, símbolo de protesta contra los feminicidios en México, principalmente en Ciudad Juárez. La foto fue acompañada del ya simbólico #43.

Algie es el nombre del cerdo que ilustra la portada del álbum Animals de 1977, en el que aparece flotando en una zona industrial de Wandsworth, Londres, y que desde entonces ha formado parte de los momentos más históricos de la banda y Roger Waters.

Deja tu comentario

Más información sobre:

loading...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

* Obligatorio